Las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte y, sin embargo, son evitables

Evitando los malos hábitos y, por tanto, reduciendo los factores de riesgos, se pueden evitar la mayoría de las cardiopatías. Para ello es necesario alimentarse bien, hacer ejercicio y, sobre todo no fumar. Además, la sintomatología de los infartos varía según la persona, algo que hace a estas patologías muy peligrosas

 Mosaico humano corazón padre manjón
Mosaico humano corazón padre manjón

Este sábado, como cada 29 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Corazón. El objetivo es concienciar a la gente de las enfermedades cardiovasculares que les pueden afectar, ya que estas son la primera causa de muerte en España, por encima de cualquier otra.

SALAMANCA24HORAS habla con el doctor Javier Rodríguez Collado, médico del Servicio de Cardiología del Complejo Asistencial Universitario, quien recalca que las enfermedades del corazón, “en la mayoría de los casos, son enfermedades adquiridas”, es decir, que no dependen de la genética de cada uno.

“Sí que hay un factor genético familiar predisponente, pero no es el factor más importante, sino que hay otros factores que contribuyen con una mayor fuerza, como es el tabaquismo, la hipertensión, la hipercolesterolemia, la diabetes o el sedentarismo”, enumera el cardiólogo, quien también explica que “el estrés es un factor precipitante, pero no es un factor de riesgo más importante que los mencionados”.

Y es que “todos los factores de riesgo colaboran” a la hora de provocar una enfermedad cardiovascular. Para una fácil comprensión, el doctor pone el ejemplo de “cuando vas en un coche de noche, con las ruedas gastadas y con lluvia o nieve, que si te sales de la carretera todo influye y no se puede saber cuál es el más importante”. Por ello, evitar esos factores de riesgo es lo más básico, ya que “a más factores, más probabilidades de tener una enfermedad coronaria”.

Unas enfermedades que se pueden prevenir evitando malos hábitos

El doctor Rodríguez Collado cuenta que la patología más frecuente en Salamanca es “la cardiopatía isquémica, concretamente la angina de pecho y el infarto de miocardio”, que son la misma enfermedad pero con distinta gravedad.

Estas dos, al igual que otras cardiopatías, se pueden evitar. “No al cien por cien, porque en medicina es imposible decir eso, pero se pueden reducir de forma más importante los incidentes con enfermedades cardiovasculares más graves, como el ictus o el infarto de miocardio, reduciendo los factores de riesgo”, concreta de manera clara.

Algunos de los consejos que da son “reducir el consumo de tabaco, reducir el colesterol, reducir los azúcares, las bebidas azucaradas y los alimentos procesados además de mejorar la actividad física”. Porque todo ello conlleva, de manera implícita, “reducir la hipertensión, la diabetes, la obesidad y la hipercolesterolemia”, aclara.

“La gente no toma consciencia de los problemas hasta que no los tiene encima”

Pese a que la mayoría de la gente conoce los problemas que pueden llegar a causar los malos hábitos y que se hacen campañas de concienciación, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte en España. Esto es, según supone el doctor Rodríguez Collado, porque “la gente no toma consciencia de los problemas hasta que no los tiene encima”.

De hecho, continuando el ejemplo del coche, el médico expone que es “como cuando la DGT dice que es muy importante ponerse el cinturón o no usar el móvil o no beber”, ya que “parece que les va a suceder a otros y no a nosotros, hasta que sucede”.

Por ello, “cualquier persona normal, en el 2018, sabe que fumar es malo, hasta lo pone en el paquete”, continúa, lamentando que “el tabaco es especial, porque crea dependencia”. Pero el cardiólogo no cree que “sea un problema de defecto de información”, sino que “no es más cómodo vivir de otra manera”.

Y es que “luchar contra estos factores implica estar día a día rechazando cosas que nos gustan”, recuerda. “A la mayoría de la gente no le gusta hacer deporte una hora al día, no le gusta limitarse en beberse cuatro cervezas o tres vinos y comerse unos pinchos, no le gusta moverse andando, prefiere ir en coche”. Todo eso aumenta los factores de riesgo, que son “consecuencia de una vida más sencilla y fácil”.

La “gran tragedia” del infarto es que su sintomatología es muy variable

Javier Rodríguez Collado también explica que, pese a lo que se puede creer, “la sintomatología del infarto es muy variable de unas personas a otras”, lo que es “su gran tragedia, porque sólo el 60% de las personas que sufre un infarto de miocardio llega al hospital”. El otro 40% “muere en la calle”, algo que sucede “porque la sintomatología que percibe no la relaciona con una enfermedad grave como es el infarto”.

De hecho, “si a todo el mundo le doliese el pecho y el brazo izquierdo, sería fácil identificarla”, argumenta, “pero hay gente a la que le duele el estómago, la espalda, otros sudan, y he llegado a ver pacientes que decían que sólo le dolían las muñecas”. En definitiva, síntomas muy variables “que despistan a la población que no es experta” y que, “interpretando síntomas como enfermedades benignas, como puede ser un corte de digestión, luego sufren una muerte súbita por infarto”.

No fumar, alimentarse bien y hacer ejercicio de forma racional, maneras de evitar un infarto

Así, el cardiólogo da tres mensajes sencillos a la hora de evitar las enfermedades cardiovasculares, todos ellos basados en la prevención: no fumar, alimentarse bien y hacer ejercicio. Eso sí, este debe ser racional, ya que “es otro tema de debate, aquellos que hacen ejercicios de alta intensidad sin ningún control médico”.

Algo que puede llevar a la muerte, como ocurrió el pasado domingo a un señor de 65 años en Peñaranda, expone el doctor. Por ello, antes de empezar a hacer ejercicio después de llevar mucho tiempo en una vida sedentaria recomienda realizarse un reconocimiento médico “para saber si están en condiciones de empezar”. “Es una precaución que hay que tomar”, sentencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído