El ERAT, el equipo de élite de la Guardia Civil en la investigación de los accidentes de tráfico

"En la mayor parte de las investigaciones de accidentes de tráfico, el factor más relevante viene a ser la “conducta humana”, que suele estar directamente interrelacionadas con el estado del vehículo, la vía y el entorno", afirma un informe elaborado por el Ministerio del Interior

 Programa Informatico3
Programa Informatico3

Cuando se produce un accidente de tráfico en el que la autoridad judicial determine que se debe realizar una investigación más profunda es cuando interviene el Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil, que está considerado como la élite de la investigación de siniestros en carretera en España.

Sus miembros conforman dos unidades, una situada en Mérida, que nació en 1998 (a la que se denomina DIRAT), la segunda es la de Madrid, que comenzó a trabajar en el año 2003. Las dos analizan cerca de 35 accidentes al año, como el ocurrido en Galisancho hace casi quince días.

En función de las características del siniestro, complejidad o trascendencia social del caso o a petición de los equipos de atestados o también de un juez, este equipo de investigación ha prestado servicios en casos muy complejos y en algunos famosos, como el protagonizado por el bailaor Farruquito o en el que se vio involucrado el torero Ortega Cano en 2001.



Tal y como recoge Circula Seguro, "ante la presión mediática que pueda existir “en ningún caso se producen injerencias en la labor del equipo. Éste actúa con total imparcialidad, independientemente de que las personas implicadas tengan una relevancia social o no”.

Así, su meticulosa labor se reduce a una compleja operación de recopilado de información, que incluye hasta el más mínimo detalle del escenario del siniestro y que acaba con la reconstrucción exacta en tres dimensiones de lo ocurrido tras realizar miles de cálculos físicos y matemáticos. El destinatario de tal exhaustivo informe pericial que se elabora con toda la información es el juez, quien se encarga de buscar responsabilidades en el caso.

Sin embargo, llegar a una conclusión es un proceso que puede conllevar meses de arduo trabajo. "En el siniestro se llega a estudiar cada abolladura producida en el vehículo. Se toman medidas de todas y cada una de las deformaciones provocadas por el impacto y se tratan de asociar con los golpes que presentan otros vehículos. Se estudia a qué distancia es posible ver a otro vehículo que circula en una dirección opuesta y si, por ejemplo, un conductor ha reaccionado al estímulo de unas luces".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído