La esclerosis múltiple: una enfermedad crónica, invalidante y progresiva que afecta a unos 500 salmantinos

Actualmente, la enfermedad no tiene cura, aunque sí hay numerosas investigaciones en marcha que buscan reducir la frecuencia e intensidad de los brotes. Además, está demostrado que realizar distintas actividades puede ayudar en el día a día

 Acto por la esclerosis múltiple.
Acto por la esclerosis múltiple.

Este 18 de diciembre se celebra el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, fecha en la que toman especial relevancia las peticiones de este colectivo, que actualmente no cuenta con datos oficiales de afectados. Todo son estimaciones, pero aproximadamente, se habla de que en España hay alrededor de 50.000 personas con esclerosis múltiples. En Salamanca el dato llega a los 500, aunque tal y como explica el presidente de ASDEM, Gerardo Alonso, es una cantidad estimativa.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica desmielinizante del Sistema Nervioso Central, de origen desconocido. Es conocida como la enfermedad de las mil caras por manifestarse de manera diferente en cada persona, con brotes que aparecen con mayor o menor fuerza.

Sí hay un rasgo común: es una enfermedad joven que, por lo general, se manifiesta desde los 18 o 20 años hasta los 30, aunque también hay excepciones. El perfil también se concreta en cuanto a sexos: un 70% de los afectados son mujeres. Aunque no se conoce su origen, sí hay algo claro: es una enfermedad “crónica, invalidante y progresiva”, tal y como explica Gerardo Alonso Aller.

Las primeras manifestaciones son confusas, de hecho, los síntomas que aparecen son muy variables de una persona a otra y puede transcurrir más de un año desde que se empiezan a hacer las primeras pruebas para descartar hasta obtener el diagnóstico. Algunos de los primeros síntomas son fatiga, problemas cognitivos básicos, problemas visuales como visión doble o borrosa, dificultades en la coordinación o de equilibrio, entre otros.

En cuanto al tratamiento, actualmente no existe cura, aunque sí hay numerosas investigaciones con ese objetivo. No obstante, ha habido intentos infructuosos con células madre y hay en marcha otro tipo de tratamientos de carácter preventivo para reducir la frecuencia y la intensidad de los brotes. Asimismo, un medicamento está ayudando a tener una mejor calidad de vida para aquellos que tienen la enfermedad en estado incipiente. Para los que ya la tienen consolidada en un estado avanzado no funciona.

Tal y como explica el presidente de ASDEM, solo hay pruebas y proyectos experimentales a los que no todo el mundo se quiere adherir. Aun así, lanzaba un mensaje positivo: “Pienso que con el tiempo, como ha pasado con muchas enfermedades, la cura llegará”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído