Las escuelas infantiles municipales de Salamanca mantienen el tipo frente a la pandemia, pero las de la Junta pierden el 29% de sus matrículas

Pelabravo ha abierto un centro educativo por la alta demanda que comienza su actividad en septiembre

un aula de una escuela infantil. | EP
un aula de una escuela infantil. | EP

Padres y madres en situación de desempleo y miedo al contagio. Se trata de dos de las consecuencias que trajo consigo la pandemia del COVID-19 y cuyos efectos se han notado en las escuelas de primer ciclo de educación infantil españolas -dirigidas a niños y niñas de hasta 3 años-. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Educación, las escuelas infantiles españolas han perdido casi 80.000 alumnos desde el inicio de la pandemia, un 17 por ciento del total.

En Salamanca, el impacto de la crisis sanitaria en este sector, en lo que se refiere a los centros de titularidad pública, ha sido dispar. Si bien las escuelas de educación infantil dependientes de la Junta de Castilla y Léon han notado un descenso de las matriculaciones desde el curso 2020/2021, no ha sucedido lo mismo en las que son de titularidad municipal de la capital, donde siguen agotándose las plazas disponibles año tras año.

El plazo para formalizar las matrículas para las escuelas infantiles se cerró el pasado 29 de junio, si bien se trata de un listado provisional en el que las plazas que quedan libres pueden completarse durante los próximos meses hasta llegar al límite establecido para cada centro. Por tanto, los datos ofrecidos por la Junta de Castilla y Léon y por el Ayuntamiento de Salamanca tienen carácter provisional.

 

Un 29% menos de matrículas que antes de la pandemia

Las escuelas infantiles de la Administración de la Junta de Castilla y Léon han pasado de las 195 matrículas del curso 2019/2020 a las 146 -provisionales- del próximo curso 2021/2022. Antes, en el 2018/2019, fueron 206 las plazas ocupadas, mientras que en el curso 2020/2021, el primero afectado por la pandemia, se registraron unos datos similares a los que se prevén para el curso que viene, con 149 matrículas. Se trata de la suma de las escuelas infantiles de San Francisco de Asís, en Béjar, y de las de Lazarillo de Tormes, San Bernardo y Virgen de la Vega, todas en la capital salmantina.

La bajada respecto a los cursos en los que el COVID no existía ha sido del 29 por ciento y está motivada, precisamente, por las dos causas expuestas con anterioridad: progenitores que han perdido el empleo debido a la crisis económica derivada de la pandemia y que pueden hacerse cargo de sus hijos más tiempo y el temor a que los pequeños puedan contagiarse en los centros educativos.

 

Las escuelas municipales siguen agotando plazas

La situación es diferente en las escuelas infantiles municipales que gestiona el Ayuntamiento de Salamanca. Pese a que suelen quedar algunas plazas libres tras el primer periodo de matrícula, siempre se terminan cubriendo la práctica totalidad de las ofertadas, y lo mismo continúa sucediendo en los cursos que han comenzado después de la crisis sanitaria. Para el curso 2021/2022, ya se han cubierto 380 de las 411 plazas que el Consistorio charro oferta en sus centros. 

Las 31 vacantes, un dato coincidente con los años previos en estas mismas fechas, se reparten de la siguiente forma: en Pizarrales quedan ocho vacantes para niños de 0 a 1 años y ocho más para niños de 2 a 3 años; en Garrido, cuatro para niños de 2 a 3 años; en el Zurguén quedan once plazas para niños de 2 a 3 años; y en el Rollo ya no hay plazas disponibles.

 

"Quiero que mi hijo juegue con otros niños"

Como ejemplo a esta disparidad de realidades según los centros educativos y las zonas en las que están ubicados sirve el caso de Pelabravo, cuyo Ayuntameinto abrió el pasado mes de marzo una escuela infantil municipal. Se trataba de una demanda vecinal de multitud de familias jóvenes que se han asentado en la zona y que, a partir del próximo mes de septiembre, ya tienen un centro educativo a la que llevar a sus hijos. 

Una de ellas es Sandra, que llevará a su hijo Aritz a la nueva escuela infantil de Pelabravo desde el próximo curso. “Quiero que mi hijo juegue con otros niños, porque este último año y medio, con la pandemia, ha estado solo en casa y necesita socializar”, explica esta madre que, aunque admite que el virus le da miedo, no puede, por ello, frenar la enseñanza de su hijo.

 

21.000 nuevas plazas públicas

El Gobierno de España parece sentirse esperanzado al respecto del futuro de este sector, ya que transferirá, a través del Ministerio de Educación y Formación Profesional, 200 millones de euros a las comunidades autónomas en 2021 para la creación de las primeras 21.000 plazas públicas de educación infantil.


En este sentido, el departamento que dirige Pilar Alegría, ha destacado que "se sigue avanzado con las comunidades autónomas para cumplir con el objetivo de la universalización de la escolarización de 0 a 3 años".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído