Estiman un avance del PIB entre el 5,3% y el 4,2% en Castilla y León en 2021 y del 4,1% en 2022

La red de Modelización Regional Integrada advierte del impacto en la economía de una nueva ola de infecciones junto al trasvase de afectados por ERTE a parados

0 Comentarios

 Varios butaneros cogen una bombona de butano en plena crisis del coronavirus donde muy pocos trabajos siguen en activo ya el Gobierno recomendó el teletrabajo para todos aquellos que les fuera posibl
Varios butaneros cogen una bombona de butano en plena crisis del coronavirus donde muy pocos trabajos siguen en activo ya el Gobierno recomendó el teletrabajo para todos aquellos que les fuera posibl

La red de Modelización Regional Integrada Hispalink prevé que el PIB de Castilla y León aumentará un 5,3 por ciento este año en un escenario básico y un 4,2 por ciento en otro de evolución menos favorable de la pandemia. Dos porcentajes que no permitirán recuperar el desplome de la economía en 2020, que sitúa en el 8,9 por ciento, según sus últimas estimaciones, recogidas por Ical. Asimismo, sitúa el crecimiento para 2022, en el 4,1 por ciento.

Castilla y León se habría comportado mejor que la media de España en 2020, cuando la economía nacional se contrajo un once por ciento, pero crecerá menos en 2021 y 2022, ya que estima subidas de la producción par el conjunto del país del 7,4 y 5,9, dependiendo del escenario, y del 5,4 por ciento, respectivamente.

Hispalink expone en su informe de finales de febrero que el escenario básico presupone que antes del verano las cifras estadísticas son ya moderadas, sin que sean previsibles nuevas oleadas de infecciones. Esta previsión implicaría una mejoría en las perspectivas industriales y exportadoras, así como un fuerte estímulo para el consumo de las familias. También permitiría un cierto grado de movilidad en los ámbitos nacional e internacional, con una recuperación de turismo y hostelería. En este escenario, no se prevén tensiones adicionales sobre la deuda, y las perspectivas bajistas o estables en relación con los tipos de interés mantendrían una moderación en el servicio de la misma.

Este escenario básico se concreta en una recuperación en Castilla y León que alcanzará un 5,3 por ciento (5,4 por ciento para el conjunto de las ramas no agrarias) con ritmos similares en Industria y Servicios. El documento prevé ritmos superiores estimamos para la Construcción (6,9 por ciento) y crecimientos adicionales a los de 2020 para la economía agraria (3,8 por ciento). “Debemos señalar que, incluso en este escenario dinámico, no es previsible que se recuperen las pérdidas en la economía regional de 2020 en el año actual”, revelan. En el conjunto nacional, se estima un crecimiento de la economía del 7,4 por ciento, con incrementos similares para las ramas no agrarias.

Escenario menos expansivo

Hispalink se plantea un escenario menos expansivo por las incógnitas derivadas de la pandemia y del deterioro de los niveles de confianza de empresas y consumidores, al que asigna “una menor verosimilitud que al anterior, pero que no puede descartarse, especialmente si los ritmos de vacunación mantienen la actual parsimonia y si los niveles de contagio mantienen posiciones elevadas, junto con un trasvase de afectados por ERTE a parados, en lugar de a ocupados”, señala el informe de finales de febrero.

El incremento del PIB de Castilla y León sería en este escenario 1,1 puntos inferior al básico, con una recuperación del 4,2 por ciento. Similares incrementos serían previsibles para Industria y Servicios (4,2 y 4,1 por ciento, respectivamente) y sólo Construcción mantendría tasas algo más animadas (5,3 por ciento). La rama agraria, que mantendría un año más ritmos positivos, se situaría en un 2,9 por ciento, debido a una “disminución de las expectativas en consumo y exportación”. El informe indica que es previsible un menor crecimiento en el ámbito nacional, que se podría quedar en el 5,9 por ciento (1,5 puntos por debajo de las previsiones del escenario básico).

 08MAX202103510955


Incertidumbre para 2022

Las perspectivas para 2022, señalan desde Hispalink, tienen un “elevado nivel de incertidumbre, y deben evaluarse en estos momentos sólo como un dibujo de la senda de crecimiento”. Castilla y León se situaría en incrementos menores (4,1 por ciento) con una Industria en posiciones más dinámicas (4,8 por ciento) y una contención en Servicios (cuatro por ciento) incluso por debajo del escenario menos favorable para el año actual.

Hispalink explica que el balance anual, “parece reflejar una confrontación entre la necesidad de completar la recuperación pos-pandemia con una vuelta a la debilidad estructural en la que se movía la economía europea antes de 2020, y todo ello alimentado por una mayor contención en el gasto público”. En el ámbito nacional, esperan no obtante un incremento todavía destacable (5,4 por ciento) que en una buena parte refleja el aplazamiento de la recuperación que no se haya producido en 2021.

Sectores

El informe indica que en el sector primario para 2021 se producirá una evolución positiva para el sector (3,8 por ciento en el escenario básico), aunque dada la ausencia total de datos de avance se trata de una “cifra volátil, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que la climatología tiene para la mayor parte de las producciones agrarias de la región”. Algo similar apunta para el año 2022, donde se prevé un crecimiento del 2,5 por ciento.

Asimismo, en relación a la Industria, este año sostienen una hipótesis “moderadamente optimista” en el escenario básico (5,4 por ciento) con incrementos más relevantes en Bienes intermedios (6,1 por ciento) y Bienes de consumo (5,8 por ciento) si bien el ritmo será inferior (4,7 por ciento) para Bienes de equipo. La rama energética crecerá al ritmo del conjunto del sector. Este crecimiento desacelerará ligeramente en 2022, situándose en un 4,8 por ciento.

Las perspectivas para construcción en 2021 son “positivas, si bien insuficientes para recuperar los descensos de actividad de 2020”. En concreto y siempre según Hispalink, el sector podría crecer un 6,9 por ciento en el escenario básico, mientras que si las perspectivas relacionadas con la pandemia en contagios y vacunación no son alentadoras, este incremento podría quedarse sólo en un 5,3 por ciento. El estudio concreta que para 2022 los ritmos serían “más moderados”, con una icremento sólo de un 4,7 por ciento.

Por último, en Servicios, se prevé en el escenario básico, que el crecimiento global alcanzará un 5,2 por ciento, con una tasa del 6,7 por ciento para Transportes y Comunicaciones, del 5,6 por ciento para Otros servicios venta y del 3,9 por ciento para los Servicios de No mercado. El crecimiento global del sector se situará por debajo de la media nacional que alcanzará el 7,7 por ciento. La previsión para 2022 situaría el crecimiento en un 5,5 por ciento, con una tasa del tres por ciento para Transportes y Comunicaciones, del 4,9 por ciento para Otros servicios venta y del 2,4 por ciento para los Servicios de No mercado. De nuevo, el crecimiento regional estaría por debajo del crecimiento esperado a nivel nacional (5,5 por ciento).

Cierre 2020

El estudio de Hispalink constata una fuerte recesión en el año que estalló la pandemia, 2020, cuando la economía castellana y leonesa decreció un 8,9 por ciento y la española, un once por ciento. Al respecto, sólo se estima un incremento para la rama agraria (4,8 por ciento) con un descenso del 9,6 por ciento para el conjunto de las ramas no agrarias.

El mayor descenso de la actividad habría sido en Construcción (once por ciento) seguida de la Industria, que habría contraído un 10,2 por ciento, de manera más intensa que en el ámbito nacional (menos 9,4 por ciento). La actividad de Servicios, con un mayor peso del comercio en el ámbito regional frente al nacional, y menor del turismo, hostelería y transportes, con una disminución del VAB del 9,3 por ciento (menos 11,2 por ciento en el conjunto español) “ha marcado el elemento diferencial frente al conjunto del país”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído