Un estudio revela que beber vino con las comidas se asocia a un menor riesgo de diabetes tipo 2

A pesar de los resultados de este sólido análisis de bebedores sanos, la relación entre el consumo de alcohol y la diabetes de tipo 2 de nueva aparición sigue siendo controvertida, recuerda el doctor Robert H

EP

3 Comentarios

Imagen de archivo de un varón sirviendo vino | EP
Imagen de archivo de un varón sirviendo vino | EP

Un análisis de los datos de salud de casi 312.400 bebedores actuales sugiere que el consumo de alcohol, sobre todo de vino, con las comidas está asociado a un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según una investigación preliminar que se presentará en la Conferencia de Epidemiología, Prevención, Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica 2022 de la Asociación Americana del Corazón.

"Los efectos del consumo de alcohol en la salud se han descrito como un arma de doble filo debido a sus aparentes capacidades para cortar profundamente en cualquier dirección: perjudicial o útil, dependiendo de cómo se consuma", recuerda el autor del estudio Hao Ma, un analista bioestadístico en el Centro de Investigación de la Obesidad de la Universidad de Tulane, en Estados Unidos.

"Los estudios anteriores se han centrado en la cantidad de bebida y han obtenido resultados contradictorios --añade--. Muy pocos estudios se han centrado en otros detalles de la bebida, como el momento de la ingesta de alcohol".

El consumo de alcohol está relacionado con riesgos para la salud a corto y largo plazo, como los accidentes de tráfico, la violencia, los comportamientos sexuales de riesgo, la hipertensión arterial, la obesidad, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer de mama, las enfermedades hepáticas, la depresión, el suicidio, los accidentes, el abuso del alcohol y el alcoholismo.

Estos riesgos para la salud aumentan a medida que se incrementa la cantidad de alcohol que un individuo bebe. En el caso de algunos tipos de cáncer y otras enfermedades, el riesgo aumenta incluso con niveles muy bajos de consumo de alcohol, menos de una bebida diaria.

La Asociación Americana del Corazón y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan que los adultos que no beben alcohol no empiecen a hacerlo. Los que beben alcohol con regularidad deberían hablar con sus médicos sobre los beneficios y los riesgos de consumir alcohol con moderación. Algunas personas no deberían beber en absoluto, como las mujeres embarazadas o que intentan quedarse embarazadas, los menores de 21 años y las personas con determinadas afecciones.

La clave para quienes ya beben alcohol es la moderación. El consumo moderado se define como un vaso de vino u otra bebida alcohólica al día para las mujeres y hasta dos vasos diarios para los hombres. Esto equivale a un máximo de 14 gramos, o unos 150 ml, de vino al día para las mujeres y hasta 28 gramos, o unos 300 ml, de vino al día para los hombres, según Ma.

"Los ensayos clínicos también han constatado que el consumo moderado de alcohol puede tener algunos beneficios para la salud, entre ellos, para el metabolismo de la glucosa. Sin embargo, no está claro si los beneficios del metabolismo de la glucosa se traducen en una reducción de la diabetes de tipo 2 --señala--. En nuestro estudio, tratamos de determinar si la asociación entre la ingesta de alcohol y el riesgo de diabetes de tipo 2 podría diferir según el momento de la ingesta de alcohol con respecto a las comidas".

En este estudio, los investigadores examinaron específicamente el efecto que el consumo moderado de alcohol puede tener en relación con la diabetes tipo 2 de nueva aparición entre todos los participantes del estudio durante unos 11 años (entre 2006 y 2010).

Se revisaron los datos de casi 312.400 adultos del Biobanco del Reino Unido que se autodeclararon bebedores habituales de alcohol. Los participantes no tenían diabetes, enfermedades cardiovasculares ni cáncer en el momento de inscribirse en el estudio. Se excluyeron del estudio las personas que redujeron su consumo de alcohol por enfermedad, por consejo del médico o por embarazo. La edad media de los participantes era de unos 56 años, algo más de la mitad eran mujeres y el 95% eran adultos de raza blanca.

Según el análisis durante una media de casi 11 años de seguimiento, unos 8.600 de los adultos del estudio desarrollaron diabetes de tipo 2. El consumo de alcohol con las comidas se asoció a un riesgo 14% menor de diabetes de tipo 2 en comparación con el consumo de alcohol sin comer.

El beneficio potencial del consumo moderado de alcohol sobre el riesgo de diabetes de tipo 2 fue evidente sólo entre las personas que bebieron alcohol durante las comidas, aunque en este estudio no se recogió el momento específico de las comidas. La asociación beneficiosa entre el consumo de alcohol con las comidas y la diabetes tipo 2 fue más común entre los participantes que bebían vino frente a otros tipos de alcohol.

El consumo de vino, cerveza y licores se asoció de forma diferente con el riesgo de diabetes de tipo 2. Mientras que una mayor cantidad de vino se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2, una mayor cantidad de cerveza o licor se asoció con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

"El mensaje de este estudio es que beber cantidades moderadas de vino con las comidas puede prevenir la diabetes de tipo 2 si no se tiene otra condición de salud que pueda verse afectada negativamente por el consumo moderado de alcohol y en consulta con el médico", resume Ma.

A pesar de los resultados de este sólido análisis de bebedores sanos, la relación entre el consumo de alcohol y la diabetes de tipo 2 de nueva aparición sigue siendo controvertida, recuerda el doctor Robert H. Eckel, de la FAHA, expresidente (2005-2006) de la Asociación Americana del Corazón, que no participó en el estudio.

"Estos datos sugieren que no es el alcohol de las comidas, sino otros ingredientes del vino, tal vez los antioxidantes, los que pueden ser el factor que reduzca potencialmente la diabetes de tipo 2 de nueva aparición. Aunque hay que definir el tipo de vino, tinto o blanco, y validar estos hallazgos y los mecanismos de beneficio, los resultados sugieren que si se consume alcohol con las comidas, el vino puede ser una mejor opción", señala Eckel, profesor de medicina, emérito de la División de Endocrinología, Metabolismo y Diabetes y de la División de Cardiología del Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído