Un estudio de la Universidad de Burgos concluye que escuchar música al volante provoca más infracciones de tráfico

El informe establece que conducir sin música reduce la probabilidad de superar el límite de velocidad

4 Comentarios

Un agente de la Guardia Civil durante un control de Tráfico
Un agente de la Guardia Civil durante un control de Tráfico

Investigadores de las universidades de Burgos, Cantabria y Westminster han medido la influencia de la música durante la conducción a la hora de cometer infracciones de tráfico. Los resultados demuestran que, si no se escucha música, la probabilidad de conducir sin superar el límite de velocidad es del 95,34 por ciento.

Sin embargo, cuando los conductores ponen cualquier tipo de música, aumenta la tendencia a subir el nivel de velocidad. Las diferencias también se aprecian dependiendo de la canción, y se cometen infracciones más graves si se reproduce música alegre.

Esta investigación ha sido realizada por los profesores de la Universidad de Burgos Susana García-Herrero, Elvira Cabrerizo, Santiago García-Pineda y Miguel Angel Mariscal Saldaña, en colaboración con Carlos Catalina del ITCL, Sixto Herrera de la Universidad de Cantabria y Fatemeh Mohamadi de la Universidad de Westminster.

Este equipo de investigación ha evaluado infracciones de distinto tipo, como las relacionadas con los semáforos, señales de tráfico vertical o marcas viales, pero el análisis se ha centrado en la de superar el límite de velocidad legal. En el estudio se han tenido en cuenta tanto el tipo de música, el sexo de los participantes y su destreza en la conducción. 

En total han sido analizados 19 jóvenes de entre 20 y 28 años, que se dividieron en grupos demográficos según su género y su experiencia en la conducción. Cada uno tuvo que clasificar las 20 canciones propuestas de distintos géneros musicales, que fueron seleccionadas de las principales plataformas que existen actualmente, según las emociones de agresión/felicidad y tristeza/relajación con el fin de crearse una lista personalizada. 

El análisis muestra que los conductores menos experimentados llevan una velocidad adecuada si no ponen música, mientras que si la que escuchan es alegre no notan si van más rápido y tienen más probabilidad de sobrepasar el límite en comparación con los conductores expertos, que sufren en menor medida el efecto musical. 

Para la prueba se utilizó un simulador de conducción que incluía todo tipo de situaciones y contextos realistas, como conducir con mal tiempo o con otros conductores con comportamiento agresivo, siempre por vías de alto rendimiento con tráfico. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído