Aparentemente fue uno de los mayores logros de la historia. Hablamos de la desaparición de un barco entero. Según la leyenda, el Experimento Filadelfia fue un gran éxito, pero tuvo un alto coste en vidas humanas. Esta semana recuperamos un expediente clásico dentro del ámbito de la investigación parapsicológica, mistérica o anómala si se quiere definir así. Para ello, rescatamos de la particular fonoteca de mi programa de radio Angulo 13, una amplia e interesante entrevista realizada hace un tiempo a la periodista y escritora, Mónica González.

Experimento Filadelfia, ¿se puede sintetizar en qué consistió?

- El Experimento Filadelfia, también se conoce por el nombre en inglés, Project Rainbow, o proyecto Arco Iris. Realmente creo que es un mito que se narró durante años a partir de la Segunda Guerra Mundial, que es cuando supuestamente acaeció, y el experimento Filadelfia sería como un grupo de científicos norteamericanos trataron de hacer que un buque de guerra y su tripulación se volvieran invisibles a la vista de todos. Parece ser que este hecho habría finalizado con trágicas y paranormales consecuencias […]

¿Cómo arranca el proyecto?, ¿en qué momento surge?

- La leyenda o el experimento en este caso, comienza a tomar forma a partir del año 1939. En ese año algunos científicos de la Universidad de Chicago se interesan por una serie de investigaciones muy concretas. Me refiero a las realizadas por el famoso inventor, y experto además en electromagnetismo, Nikola Tesla, además del célebre Albert Einstein, lo cual no es baladí. En aquel momento, estos dos genios investigaban acerca de la posibilidad de conseguir la invisibilidad de pequeños objetos, y fue entonces cuando este grupo de científicos de la universidad decidieron presentar al gobierno de los EE.UU. un estudio. Estos especialistas creyeron posible que a partir del trabajo de estos dos sabios, podrían lograr curvar los rayos de luz que llegan a los objetos para así volverlos invisibles. Es evidente que el Gobierno les dio el visto bueno inmediatamente. Imagino que vieron grandes aplicaciones militares para sus buques de guerra, que supuestamente estaban siendo derribados por los famosos submarinos alemanes en el Atlántico, los Ubut. […]Se pretendía como digo, y como además algunos historiadores dicen y apuntan, emplear unos generadores eléctricos en el interior de este buque, con el fin de formar campos electromagnéticos lo suficientemente potentes como para las ondas de luz y radio alrededor de este navío, logrando así hacerlo invisible.

¿Estamos hablando de un barco de guerra, que en un momento dado desaparece de la señal electromagnética, para cualquier otro barco, submarino, etc… pero que además yo estoy viéndolo y en un momento, de repente, dejo de verlo?

- Así es. Este es un supuesto experimento que realizaron durante la Segunda Guerra Mundial. Además el navío que se utilizó era el llamado Eldridge, un destructor de escolta que podía albergar hasta 200 marineros en su interior. Supuestamente lo eligieron en agosto del año 1943, con vistas a llevar a cabo un experimento de invisibilidad. […]Si hablamos del experimento, este fue realizado por científicos norteamericanos, según el mito dicen (yo creo que no), se encontraba el propio Albert Einstein, e investigadores también alemanes, contrarios al régimen nazi. Ahí comenzó la historia. La prueba se hizo en la base naval de Filadelfia, de ahí el nombre del proyecto, y la primera demostración se efectuó el 22 de julio del año 1943 en las aguas de dicho puerto, teniendo un relativo éxito. Según los testigos, el destructor norteamericano quedó cubierto de una especie de luz verde, hasta que desapareció a la vista de los allí presentes. La tripulación quedó en estado de shock, sufriendo muchos de ellos, desórdenes vitales.

Tras esa primera experiencia, se decide realizar una segunda…

- Sí, sí, y fíjate la escena. Los norteamericanos a la vista de estos primeros acontecimientos, ya se creían los inventores de la técnica vital definitiva. El 28 de octubre del año 1943, supuestamente se realiza el segundo experimento, y los resultados fueron catastróficos. Parece ser que durante el experimento, comenzó a materializarse un campo de energía perfectamente visible alrededor del buque. Después, ascendió una neblina de color verde desde el casco, hasta que de repente, el buque desapareció por completo. Sin embargo, según varios testimonios, se podía apreciar que aún se encontraba en el agua, porque las marcas que el peso del barco provocaba en el mar, se podían ver perfectamente. Se cuenta que momentos antes de volverse invisible, varios marineros sufrieron desmayos, y que uno fue fulminado al instante. Incluso algunos testigos se atrevieron a afirmar que varios marineros sufrieron combustiones espontáneas, que sus cuerpos comenzaron a arder de un modo súbito, sin que nada lo hubiera provocado aparentemente.

Otros en cambio, cayeron desprendidos al suelo. Tras los terribles incidentes, hubo una explosión luminosa, y las marcas en el mar desaparecieron […] Parece ser que tras desaparecer de este puerto de Filadelfia, el buque americano fue avistado durante 15 minutos por la tripulación de un mercante, en Norfolk, a 600 km. de distancia del lugar en cuestión, de Filadelfia.

¿Se teletransportó?

- Eso es lo que dice la teoría. En vez de hablar de invisibilidad, estaríamos hablando de que el navío de guerra se teletransportó con toda la tripulación hacia ese punto del planeta.

Un experimento como este no se hace con nocturnidad y alevosía, hay gente que lo está presenciando. ¿Algún testigo que podamos destacar?

- Hay uno en concreto, que se llama Carlos Allende. El nombre real en inglés es Carl Allen, que además fue un testigo presencial, pues aseguró ver esos 15 minutos al Eldridge, en base naval de Virginia, de Norfolk. No solo dijo eso, sino que además este hombre corroboró ver cómo algunos de sus marineros se fundían con la estructura de metal del buque, y que algunos de los supervivientes, sufrieron lo que se llaman “desmaterializaciones”; tu cuerpo se empieza a descomponer.

Philadelphia 002

¿La imagen podría ser la de una persona fundida con el metal del barco?

- Imagínate que nos pegamos a nuestro coche, y de repente la mitad de nuestro cuerpo ya es nuestro coche, estamos fundidos. Mitad es cuerpo humano, mitad ya somos parte del coche, como quien funde plomo.

Dice la leyenda, que los marineros que pudieron declarar tras el experimento, atestiguaron que cuando el destructor se desmaterializó, sintieron cómo flotaban sobre la nada. También hay que decir que otros sin embargo, dijeron que no se acordaban de nada. Imagino que sufrieron una amnesia total. El propio Allende dijo textualmente: “A unas pocas millas del muelle, uno de los hombres de civil que estaba en la timonera, ordenó por la radio al comandante del crucero que encendiera los generadores. Entonces alrededor del crucero comenzó a fluir con gran fuerza un singular campo de energía, perfectamente visible, que giraba en torno de la nave en sentido contrario a las agujas del reloj. Vi que el aire que rodeaba al barco se volvía un poco más oscuro que el resto de la atmósfera. A los poco minutos vi levantarse del agua una bruma verdosa, similar a una nube muy tenue. De pronto el barco desapareció completamente y nosotros experimentamos una gran sacudida. Varios de nuestros hombres se desmayaron, y a muchos comenzó a salirles sangre de la nariz”.

¿Por qué hablamos entonces de un experimento leyenda, un mito, y no de una realidad contundente?

- El problema es que esta historia se basa en una información contenida en unas cartas. El párrafo que acabamos de comentar, pertenece a unas cartas que escribió Carlos Allende. Este hombre escribió lo que él vio. Nadie puede demostrarlo, solo él.

¿Y de Einstein que podemos decir en este caso?

-No existe evidencia que demuestre que Albert Einstein participase en el proyecto. Sí es cierto, que el experimento se basó en sus teorías, pero no quiere decir que él estuviera en ello personalmente.

¿Mentiras entremezcladas con verdades?

-Te aporto otros dos datos importantes. Primero, los llamados Ubut - submarinos nazis-, ya habían dejado de ser peligrosos para los barcos aliados por esas fechas, y segundo, el destructor Eldridge, el protagonista de este enigmático episodio, en realidad y según figura en los archivos oficiales, entró en servicio después de la fecha del primer experimento. Entonces, ¿con qué nos quedamos? ¿Cuál es la versión correcta?

¿Y la postura oficial de los EE.UU. en este caso?

- Pasaron muchos años. En 1979, debido a las presiones de investigadores e historiadores especialistas que hablaban de este supuesto experimento, la marina norteamericana decide publicar una nota en la que afirmaba que no había tenido lugar ningún experimento de estas características, al considerarlo, y digo textualmente como lo expresaron “totalmente imposible, y que cae en el terreno de la ciencia ficción”.

¿Qué opinas tú?

- Yo te voy a aportar varios datos: Después de la Segunda Guerra Mundial, la marina norteamericana vende el destructor a la marina griega. Este destructor sirve en la marina griega hasta el año 1990, esto es importante que lo diga. Hay varios hechos que me resultan llamativos sobre la participación o no de este buque en el experimento.

Primero, que las páginas del cuaderno de bitácora estaban cuidadosamente arrancadas, desde su botadura, desde que el barco se bautiza en el mar, esas páginas estaban arrancadas hasta el 1 de diciembre del año 1943.

Segundo, es inquietante que la instalación eléctrica del barco presentara ciertas anomalías que además llegaron a sorprender a los técnicos griegos.

Y tercero y último, es que desde que los griegos adquirieron este buque, se reportaron muchos incidentes menores. Por ejemplo, la desaparición de pequeños objetos, extrañas vibraciones, e incluso una presencia de ese halo verde que comentábamos al principio. Dicho esto cabe la posibilidad de que esto fuera debido a la autosugestión de la peculiar historia del barco… pero, ¿estamos tan seguros de ello? ¿Fue realmente el Experimento Filadelfia algo real?

Philadelphia 003

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído