​Francisco Igea admite que “no es fácil pactar con el PP después de 32 años” pero explica que acepta “un matrimonio sin amor” por “un compromiso de responsabilidad”

El futuro vicepresidente y portavoz del Gobierno regional explicó que entregarán a Mañueco “hoy nuestra confianza y mañana nuestro esfuerzo”, pero aseguró que exigirá la misma responsabilidad. Fernández Mañueco le agradeció su apoyo y le recordó que tienen la misma idea de Castilla y León 

 Redebate de investdura Mañueco (3) 1200x798
Redebate de investdura Mañueco (3) 1200x798

“Las cosas podrían haber acaecido de otra manera. Sin embargo, sucedieron así.” Comenzó Igea citando a Miguel Delibes, asegurando que sabe que muchos preferirían a otro candidato en la investidura de hoy, pero si se ha llegado a este punto es “porque creemos que hay cosas esenciales en política”, especialmente “libertad e igualdad”.

Así, y recordando la figura de Montesquieu que hablaba de “hacer lo que las leyes permitan”, valoró que todo el PSOE ha mantenido silencio en torno a los pactos del Gobierno con los nacionalistas pese a que “mañana pagarán el peaje en la financiación” y que “cada pacto con los nacionalistas implica un coste para Castilla y León”, otro de los aspectos que le disgustó, por lo que pidió a Tudanca que no le reproche su decisión de pactar con el PP ya que Igea no le reprocha su silencio y su lealtad al partido.

Eso sí, Igea confirmó que “no es fácil pactar con el Partido Popular después de 32 años”, puesto que Castilla y León necesitaba “cambio y regeneración” y que “32 son muchos años”, por lo que se es propenso “a las malas políticas”. Y, pese a que ha tenido sus dudas, finalmente ha aceptado “un matrimonio que no es con amor, es un compromiso de responsabilidad”.

Un compromiso que ha decidido aceptar porque “los políticos no podemos permitir el bloqueo de las instituciones” y ha reflejado que “no son los ciudadanos los que votan mal”, por lo que condenarlos a unas nuevas elecciones sería un ejercicio de mala responsabilidad “porque nuestra tarea es convertir en gobierno la voluntad de los ciudadanos”.

Además, a todos aquellos que les pedían que cediesen a sus principios para que pactasen con el PSOE, les enseñó la propuesta que los socialistas les remitieron “cuando vieron que se les acababa el tiempo”. Esta consistía en 34 puntos “sin desarrollar”, achacándoles que eso no es un programa de Gobierno ni es “como se hacen las cosas”.

Sobre las acusaciones de perseguir cargos y sillones, Igea valoró que es una negación de la realidad puesto que durante casi el mes de negociaciones han desarrollado un programa “con medidas concretas y sin hablar de sillones y Consejerías” que ha resultado con 100 medidas “que usted (Tudanca) no se ha leído”.

Esa afirmación vino motivada porque, prosiguió Igea, si lo hubieran hecho habrían visto medidas para frenar la despoblación como la tarifa plana de los autónomos en el mundo rural, la bajada del IRPF en las poblaciones de menos de 5.000 habitantes o aquellas destinadas a fomentar el turismo rural y desestacionalizarlo.

Pero el portavoz de Ciudadanos siguió ofreciendo al resto de fuerzas políticas, aunque “ustedes se ofendan”, el participar en el desarrollo de una Castilla y León más próspera, como puede ser participando en la comisión para revertir los procesos de la sanidad pública que actualmente se encuentran privatizados.

Medidas que favorezcan una muerte digna o una Ley de Diversidad Sexual, primeras medidas

“Apostar por la vida es apostar por la libertad y poder ejercer tus derechos hasta el último minuto, y eso vamos a asegurar a los ciudadanos de la Comunidad”, continuó Igea para referirse a una ley que pretenden impulsar para “que no tengan que acabar sus días sujetos a una cama”.

Esa es una de las leyes que pretenden desarrollar en los primeros meses de trabajo, según detalló el futuro portavoz del Gobierno regional, aunque no será la única, ya que una Ley de Contra la Discriminación Sexual (o “Ley LGTB”, según la denominó Igea) para acabar con la con los ataques será otro de los puntos que desarrollarán, puesto que “si algo ha sido Ciudadanos ha sido el partido de la igualdad. Y nadie, ningún fascista, ni rojo ni azul, va a conseguir que nos apartemos de la lucha por la igualdad”, afirmó.

Una igualdad que tiene dos vertientes, si bien valoró que “quien exige respeto, tolerancia y libertad, tiene que dar respeto, tolerancia y libertad”, y calificó “lo sucedido en Madrid” como “un auténtico ataque”.

Estas no son las únicas de las 100 medidas alcanzadas en el acuerdo de gobernabilidad entre Partido Popular y Ciudadanos ya que, según esgrimió el portavoz de la formación naranja, el 70% de las mismas “son programáticas”, lo que supone “hacer política, alcanzar medidas que cambian la vida de la gente” y no elegir cargos o sillones.

Objetivo: acabar con la política conservadora de estos años

El objetivo de ese acuerdo, recalcó Igea, es “acabar con la política conservadora de estos años” y que verbos como anclar o frenar den paso a zarpar y avanzar, lo cual se podrá conseguir gracias a “un Gobierno conjunto” en el que “no solamente ambos nos vamos a someter a las reglas establecidas”, sino que tiene como objetivo “seducirles y conseguir que ustedes entiendan que este partido, al final de la legislatura, puede ser su partido”.

Un Gobierno que desde Ciudadanos tratarán como propio y como igual, por lo que “no aceptaremos la corrupción en su partido, como ustedes no lo aceptarán en el nuestro; y no aceptaremos el clientelismo”. Algo establecido en el acuerdo “que nos compromete, por lo que su faltas serán las nuestras y nuestros errores serán los suyos”.

Así, “no habrá varas de medir”, sino que sólo habrá una que estará marcada “por el mérito y la capacidad”, confiando en que los ciudadanos no piensen que se trata de un ejercicio de continuidad porque “si se percibe así, habremos fracasado”.

Por último, Igea valoró que si al final de la legislatura hay más autónomos, más igualdad y mejor atención a las personas, entre otros aspectos que destaco el futuro vicepresidente, “todo lo pasado y sucedido habrá valido la pena. Pero si no, no valdrá para nada”.

Estas fueron las últimas premisas que dedicó el líder de la formación naranja en las Cortes a Fernández Mañueco antes de otorgarle “hoy nuestra confianza y mañana nuestro esfuerzo” acompañados siempre de la exigencia, porque “nos jugamos el futuro de nuestros hijos y de nuestros ciudadanos”. Confirmó pues que “Mañueco tendrá nuestro apoyo para gobernar conjuntamente, pero le exigimos responsabilidad”.

Fernández Mañueco: “Tenemos la misma idea de Castilla y León, y eso tendrá resultados positivos”

Fernández Mañueco aceptó el turno de réplica para agradecer el apoyo que recibirá porque “por encima de los intereses personales estaban los de los ciudadanos de Castilla y León”, confirmando que será un gobierno conjunto y dialogante “no solo entre dos fuerzas políticas, sino con todas las fuerzas parlamentarias”, si bien el mismo estará sustentado y sostenido por PP y Ciudadanos.

Además, admitió que es “mejor gobernar con quien compartes cosas que con quien tienes temas de conflictos”, y aseguró que Igea y él tienen la misma idea de Castilla y León, lo que dará “resultados positivos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído