Con el afán de fomentar el trabajo en equipo, la convivencia y la diversión, el colegio Calasanz ha introducido una novedad en su internado.

Se trata de jugar al fútbol con los participantes metidos dentro de una burbuja de aire que va desde el cuello hasta las rodillas.

El estreno de la actividad terminaba con los futbolistas y sus educadores cenando pizza fuera del colegio.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído