Gargantillas de San Blas para no enfermar… tampoco de COVID-19

Los charros ya pueden adquirir la tradicional prenda

0 Comentarios

Venta de gargantillas junto a la iglesia de San Juan
Venta de gargantillas junto a la iglesia de San Juan

La leyenda indica que San Blas, médico y obispo de Sebaste (Armenia) que vivió en el siglo III, curó a personas y animales de varias dolencias y que incluso salvó a un niño de morir ahogado por culpa de una espina de pescado que se le había enganchado en la garganta. Por eso, se le considera el protector de las enfermedades de esa parte del cuerpo y es el patrón de los laringólogos.

Su festividad se celebra el 3 de febrero, pero como marca la tradición, los vendedores de gargantillas están instalados en las calles del centro de Salamanca desde días antes para que los viandantes pueden hacerse con estos objetos. Y es que, según la creencia cristiana, este trozo de tela mantiene sana durante un año la garganta del que se lo anude a ella hasta el Martes de Carnaval y lo queme el Miércoles de Ceniza.

Así, los charros ya pueden adquirir la tradicional prenda, más simbólica que efectiva, para llevarla al cuello como tradicionalmente se hace. Este año, eso sí, será más recomendable llevar anudado al cuello o a la boca una mascarilla que una gargantilla.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído