Un grupo de investigación del IBSAL, pionero en el diagnóstico genético de trastornos plaquetarios

En cinco años, el éxito en el diagnóstico de un tipo de enfermedades raras caracterizadas por las hemorragias ha pasado del 30% al 70%

0 Comentarios

Equipo de investigación del IBSAL que estudia las trastornos plaquetarios.
Equipo de investigación del IBSAL que estudia las trastornos plaquetarios.

La Unidad de Trombosis y Hemostasia del Hospital Universitario de Salamanca y del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) es pionera en el uso de las técnicas de secuenciación masiva para lograr el diagnóstico genético de trastornos plaquetarios congénitos. Este grupo amplio y heterogéneo de enfermedades raras tiene una base genética que afecta a la formación de las plaquetas, a su función o a las dos cosas. Como las plaquetas detienen el sangrado, la principal complicación que pueden llegar a tener los pacientes que sufren estos trastornos son las hemorragias espontáneas, que en los peores casos pueden llegar a comprometer la vida.

“Hay alteraciones en determinados genes que pueden provocar complicaciones graves, como puede ser un daño renal que requiera hemodiálisis o un trasplante renal. También provocan infecciones, alteraciones pulmonares y digestivas, como fibrosis o colitis ulcerosa, o incluso predisponer al desarrollo de leucemia u otros cánceres”, explica a DiCYT José María Bastida, médico del Servicio Hematología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca (CAUSA), investigador del IBSAL y coordinador del Grupo Español de Alteraciones Plaquetarias Congénitas (GEAPC) de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).

El diagnóstico de estas patologías es complejo. De hecho, “estos pacientes suponen un reto, porque un diagnóstico incorrecto puede suponer un tratamiento insatisfactorio con riesgo de que el paciente pueda experimentar nuevos episodios de sangrado”, advierte el experto. Por otra parte, tener que emplear métodos diagnósticos gravosos en tiempo y en dinero, condiciona las pruebas financiadas que se pueden realizar.

Incorporar la tecnología de secuenciación masiva ha supuesto un cambio muy relevante, ya que en los últimos 5 años se ha pasado de un éxito en el diagnóstico que estaba entre el 30% y el 40% (sólo se habían identificado 7 trastornos y 30 familias con esa herencia a nivel nacional) a cerca de un 70% (43 trastornos diferentes, y 300 familias). En total, ya se han descrito más de 50 genes causantes de trastornos plaquetarios congénitos, lo que muestra que son muy variados.

“Esta mejora en el diagnóstico genético nos permite dar una respuesta a los problemas que presenta el paciente, evitar tratamientos inapropiados y ofrecer, en determinadas situaciones, tratamientos dirigidos; así como un consejo genético adecuado y un pronóstico, identificando precozmente otras alteraciones que pudieran aparecer”, comenta Bastida. Todo ello repercute en la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Sin embargo, el trabajo de este grupo del IBSAL no se reduce al diagnóstico, ya que realiza investigación traslacional, conectando el laboratorio y las necesidades de los pacientes. Para ello tratan de identificar nuevos genes no descritos en estos trastornos, así como modelos celulares y animales que puedan demostrar la relación entre los genes alterados y las enfermedades. Para este propósito utilizan la tecnología de edición genética CRISPR. Estos estudios “pueden sentar las bases de futuros tratamientos no disponibles en el momento actual”, destaca Bastida.

Todos estos avances se están logrando gracias a proyectos de investigación financiados por el propio IBSAL y otras entidades públicas (como la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León y el Instituto de Salud Carlos III) y privadas (Fundación Mutua Madrileña). De esta manera, “ya podemos ofrecer esta tecnología en la práctica clínica habitual”, destaca Bastida.

A través del GEAPC, el trabajo es colaborativo y multicéntrico, de manera que están involucrados especialistas de casi todos los servicios de Hematología y Pediatría del país. La colaboración es especialmente intensa con el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria Virgen de la Arrixaca (IMIB), donde trabaja José Rivera, el otro coordinador del grupo. Dentro del IBSAL destaca también la participación del grupo de Patología Tombótica y Hemostasia, liderado por José Ramón González Porras, y el grupo de Genética Molecular en Oncohematología, de Jesús María Hernández Rivas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído