La historia de Sandra y de muchos salmantinos: normalizar una vida con una pluma de insulina, un glucómetro y un sensor

Sandra personaliza el día a día de muchos salmantinos que tienen que convivir con la diabetes tipo 1

Sandra García salmantina con diabetes tipo 1.
Sandra García salmantina con diabetes tipo 1.

Sandra García es una salmantina de 23 años que a los siete recibió la noticia de que tenía que convivir con una enfermedad durante toda su vida. Fue diagnosticada con diabetes tipo 1 y desde entonces tienen que vivir con la necesidad de controlar su propio cuerpo, pero esto no le impide desarrollar una vida 100% normal.

En las personas se dan, principalmente, dos tipos de diabetes. La tipo 1, con la que convive Sandra, es aquella causada por una reacción autoinmunitaria impidiendo que el cuerpo produzca insulina, hormona que a las personas que no tienen diabetes les ayuda a regular los niveles de glucosa. Por tanto, estas personas deben auto suministrarse dosis diarias de insulina todos los días para controlar esos niveles.

Glucómetro
Glucómetro 

Es diferente a la diabetes tipo 2. El problema de esta última es que el cuerpo no usa la insulina de una forma adecuada y por ello no puede mantener el azúcar en la sangre a niveles normales. A diferencia del primer tipo, este se puede prevenir o retrasar con cambios de estilo de vida saludable y con actividad física, pero la persona no debe administrarse insulina diariamente.

Sandra forma parte de las personas que conviven con la diabetes tipo 1. Fue durante su séptimo verano de vida cuando su madre observó que estaba bebiendo constantemente agua y por ese motivo decidió llevarla al médico. Allí le realizaron una glucemia y detectaron que su nivel de azúcar se situaba en 200.

De esta forma llegó su primer diagnostico y su primer ingreso por la enfermedad. Le estabilizaron los niveles de azúcar con inyecciones de insulina. Precisamente, sobre esta última, las personas que tienen diabetes tipo 1 cuentan con dos tipos de plumas inyectables. Una cuenta con insulina rápida y otra con lenta, la primera tiene un efecto de duración aproximado de cuatro horas y se administra antes de cada comida; por su parte la lenta tiene una duración de 18 a 24 horas y se suele poner al levantarse.

Reportaje Diabetes (64)
Plumas de insulina (a la izquierda la de uso lento, a la derecha la de uso rápido)

Un segundo ingreso fruto del desconocimiento

De vuelta a la rutina y al colegio, era todo nuevo, “ya que había que informar a profesores, compañeros y padres de la situación para que tuvieran cuidado. En los recreos, no podía ingerir hidratos y los compañeros le ofrecían galletas y dulces como a cualquier niño”, cuenta a SALAMANCA24HORAS.COM Sandra, “Comía sin conocer las consecuencias”.

Esto le llevó a su segundo ingreso en el Hospital y aquí comenzó a darse cuenta, a pesar de su juventud, que debía controlar su cuerpo. “Una de las cosas que más me ayudaron fueron unos campamentos que duraban quince días y que solo eran para niños diabéticos. Me sirvieron para conocer qué era la diabetes y a ser más independiente para afrontar esta enfermedad con madurez”.

Reportaje Diabetes (67)
Procedimiento a la hora de hacerse una glucemia (Sandra se pincha en un dedo para extraer sangre, después lo aplica a una tira)
Reportaje Diabetes (68) 

La tira se introduce en el glucómetro y este dara los niveles de glucosa en sangre

Sandra cuenta que las primeras noches no fueron fáciles. “Cada tres horas tenía que hacerme la glucemia y esto suponía una atención constante por parte de mis padres y mi hermana”.

El avance de la tecnología también ha facilitado la vida a los diabéticos tipo 1

Desde aquel verano en el que le diagnosticaron la diabetes tipo 1 hasta hoy, todo ha cambiado mucho y también en los avances médicos. En su día a día, Sandra tiene que seguir realizando un control de sus valores glucémicos, pero ahora es algo más sencillo.
Para realizar la glucemia Sandra puede usar el glucómetro, algo que lleva siendo usado desde hace mucho tiempo, pero también puede controlar sus valores a través de su teléfono móvil. “Tengo colocado un sensor en la parte trasera de mi brazo y el resultado me llega al móvil en el cual tengo una aplicación compartida con familiares donde puedo ver los resultados de las últimas veinticuatro horas”.
Reportaje Diabetes (11)         
Reportaje Diabetes (48)
Sistema flash de monitorización de glucosa

También cuenta con una bomba de insulina, un dispositivo que regula la insulina del cuerpo y que evita los 120 pinchazos al mes que tenía que realizarse. Con esto solamente debe cambiar la cánula que lleva instalada cada tres días. “Es un adelanto, porque ya no tengo los hematomas que antes me salían en los brazos, la barriga o en la parte superior del glúteo por tener que pincharme todos los días”

Reportaje Diabetes (49)
Bomba de insulina

Este sistema es de monitorización continua y los datos son enviados al receptor de manera constante. Se pueden programar alarmas y cuando los niveles de glucosa se desvían de un valor, el receptor avisa para tomar las medidas lo antes posible.

¿Cómo funciona el sensor?

El sensor se coloca a nivel subcutáneo y va midiendo cada cinco minutos los valores de glucosa intersticial. Este tiene una vida útil de 14 días y tiene que estar perfectamente pegado a la piel. El transmisor se coloca encima del sensor y se encarga de recibir los datos que se leen por el sensor y mandarlos al receptor.

El receptor puede ser un teléfono móvil que recibe la información y muestra en la pantalla los valores de glucosa y su tendencia.

1fd224ee 030f 48a6 a4ab 5ee126026152
Gráfico diario que muestra los resultados las 24 horas
 

La diferencia entre el glucómetro y el sensor es que en el glucómetro se miden los niveles de glucosa en sangre mientras que en el sensor de glucosa se miden los niveles de glucosa en el líquido que rodea las células de sus tejidos, conocido como líquido intersticial (adelantándose a si sube o baja el azúcar para actuar cuanto antes).

¿Cuál es la situación actual sobre la financiación pública de los instrumentos para diabéticos?

“El hospital se encarga de cubrir el gasto de la bomba de insulina, destacando muy positivamente el soporte técnico, el sensor actualmente está subvencionado y se conceden dos sensores; también dos cajas de tiras con 100 unidades en total para todo el mes”, cuenta Sandra a SALAMANCA24HORAS.COM

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído