El Hospital Clínico ya ha suministrado leche humana donada en Valladolid a cinco bebés

El servicio entró en funcionamiento en diciembre de 2018.

 Banco de leche (4)
Banco de leche (4)

Cinco recién nacidos en Salamanca se han beneficiado ya del servicio de suministro de leche humana donada procedente del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid que la unidad de Neonatología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca lleva ofreciendo desde diciembre de 2018.

El mencionado centro vallisoletano alberga desde 2015 el Banco de Leche Materna de Castilla y León. Allí se recoge la leche humana entregada por madres que, en tiempo de lactancia y tras amamantar a sus hijos, tienen cantidad sobrante para entregar de forma altruista. Tras pasar varios controles sanitarios, la leche se congela y se distribuye a diversos hospitales de Castilla y León para poder alimentar a bebés de madres que carecen de leche propia suficiente.

Los destinatarios de este servicio son, principalmente, niños prematuros que pesan menos de 1,5 kilos, si bien pueden recibir esta leche bebés operados de los intestinos o con enfermedades graves siempre que sus madres no tengan leche fresca para darles. Los neonatos pueden tomarla, aproximadamente, hasta que cumplen un mes y medio de vida.

“Lo ideal es que los niños reciban leche de su propia madre, pero si es imposible porque no tiene, es preferible alimentarlos con leche humana en vez de artificial, ya que previene de enfermedades graves que pueden ser mortales. Además, la toleran y digieren mejor”, cuenta a SALAMANCA24HORAS Laura San Feliciano, pediatra de Neonatología en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca.

Los propios médicos son los que ofrecen a los padres de los recién nacidos que lo precisan poder optar a este servicio surgido en Viena (Austria) en 1909. Si se muestran de acuerdo, firman un consentimiento y se procede a suministrar a sus hijos esta leche externa. “De momento, todos han aceptado y las madres desean donar”, explica San Feliciano.

Para adaptarse a este servicio, la unidad de Neonatología, instalada en el Hospital Clínico Universitario de Salamanca, ha tenido que dotarse de un congelador específico, un ordenador, una etiquetadora y un lector de código de barras.

Con todo este equipamiento trabaja Inmaculada Ferreras, una de las técnicas en cuidados auxiliares de enfermería de esta unidad: “Estos bancos de leche, con los cuidados actuales, cumplen la misión que antes realizaban las amas de cría. Los padres reciben con gusto este nuevo servicio porque es beneficioso para sus bebés. Hay que agradecer a las madres que donan su leche que lo hagan con la única recompensa de ayudar a niños que no son sus hijos”.

El personal sanitario de la unidad de Neonatología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca ha recibido formación en Madrid, Valencia y Valladolid para poder prestar este servicio de la mejor manera posible.

Los cinco bebés que han tomado leche humana en Salamanca procedente del Banco de Leche de Castilla y León han abierto un camino que las profesionales dedicadas a este ámbito consideran muy positivo: “Es como si los niños tomasen leche de sus propias madres”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído