La hostelería, harta, pide a la Junta que la actividad en terrazas no impida acogerse a los ERTE: "Es inviable mantenerse así en este crudo invierno"

"Lamentablemente la situación que está atravesando la hostelería está llena de incertidumbre, desasosiego, desmoralización y hartazgo desde el 14 de marzo, fecha en la que se decretó el estado de alarma", señala la Confederación de Hostelería

Un cartel de un establecimiento hostelero de la calle Zamora, anunciando la dificultad para realizar su trabajo
Un cartel de un establecimiento hostelero de la calle Zamora, anunciando la dificultad para realizar su trabajo

Salamanca y las otras ocho provincias de Castilla y León cierran desde las 00:00 horas de este miércoles, 13 de enero, y durante las próximas dos semanas el interior de los negocios de hostelería, así como la práctica totalidad de los locales interiores de los centros comerciales, los gimnasios y las salas de juego, tal y como ya ocurrió el pasado mes de noviembre. Aunque con una salvedad, en noviembre también permanecieron cerradas las terrazas, y esta vez la Junta permite que permanezcan abiertas. Aunque a ver quién es el valiente que, con esta ola de frío, aguanta mucho tiempo sentado en una de ellas.

Las restricciones han sido tomadas por el Consejo de Gobierno de la Junta tras la reunión del Gabinete de Crisis, y vienen motivadas al dispararse la incidencia de los contagios, cinco veces superior a la registrada en la semana de Navidad.

La hostelería cierra el interior, permitiéndose las terrazas al 75% del aforo, pero sin posibilidad de habilitar terrazas ‘pecera’, a las que muchos bares y restaurantes habían recurrido para sacar partido a las terrazas durante el invierno y conseguir clientes a pesar del frío. Estos establecimientos podrán continuar con el servicio de recogida y a domicilio. Por su parte, los centros comerciales —establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados— deberán cerrar gran parte de sus tiendas. Es decir, en el caso del Centro Comercial El Tormes, sólo abrirán desde este miércoles y a lo largo de las próximas dos semanas los locales de alimentación y supermercado, peluquerías, ópticas, papelería, tintorería, el centro de estética y las tiendas de telefonía.

Las instalaciones deportivas también se clausuran desde este miércoles, suspendiéndose la actividad deportiva no oficial ni federada; y los locales de juego. Los partidos de este fin de semana, por lo tanto, deberán jugarse sin público. 

Los hosteleros, hartos, aseguran que es inviable mantenerse sólo con las terrazas con este crudo invierno y piden poder acogerse a los ERTE

Los hosteleros se muestran hartos ante el nuevo anuncio de la Junta de Castilla y León sobre el cierre del interior de bares y restaurantes a partir de este miércoles 13 de enero. También se muestran especialmente preocupados porque la restricción exclusiva al interior de los locales y la permisividad para utilizar las terrazas impide que se acojan a los ERTE por impedimento. Por eso, casi que prefieren cerrar del todo porque así, al menos, pueden incluir en estos ERTE al personal.

La Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, ha calificado de "perfil bajo" la resolución de la Junta que cierra los establecimientos hosteleros en el interior, por lo que ha exigido en las últimas horas un "cambio de estrategia" ante unas medidas de la Junta, que consideran de "perfil bajo". En concreto, estas restricciones en hostelería, que sólo permiten terrazas con aforo limitado ha llevado a la presidenta de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, María José Hernández, a solicitar al consejero de Turismo, Javier Ortega, que considere la actividad en terrazas como una actividad "residual" y que no influya a la hora de pedir los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por impedimento, las utilicen o no, dada la climatología actual.

La Confederación, en un comunicado recogido por Europa Press, ha asegurado que el consejero ha aceptado el compromiso de trasladarlo al Consejo de Gobierno, para que a su vez se comunique a la Dirección General de Trabajo, y ha recordado que ya el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, adquirió este compromiso y aún se está "esperando respuesta".

"Lamentablemente la situación que está atravesando la hostelería está llena de incertidumbre, desasosiego, desmoralización, desencanto y hartazgo desde el pasado 14 de marzo, fecha en la que se decretó el estado de alarma", ha señalado la organización de hosteleros.

En este sentido, ha señalado que no pueden entender que no se intenten buscar otras medidas que sean "menos gravosas y lesivas" para un sector "muy dañado" que arrastrará las consecuencias de la "mala gestión" tanto del Gobierno autonómico como del central "durante bastante tiempo".

"Nos encaminamos a un tercer cierre, rejón de muerte para muchos negocios, sin que todavía ninguna administración haya fundamentado esa decisión con datos contrastados; los únicos datos que parecen contar son los de cumplir con los compromisos del pago de impuestos de los días 20 y 30 de enero", ha aseverado.

"En vez de recibir ayudas del Gobierno ayudamos nosotros al Gobierno", ha afirmado la Confederación, que considera "paradójica" la situación y recuerda que siempre han tratado de que las decisiones fueran consensuadas pero no se les ha tenido en cuenta.

A este respecto, ha incidido en que su petición de que los cierres se avisen con tiempo para coordinar los turnos de trabajo o la compra de suministros "no se ha cumplido una vez más" y se ha notificado esta circunstancia con apenas 24 horas de antelación.

Pérdida de empleo

Así, ha criticado el desconocimiento de este sector por parte de los dirigentes, que conlleva que sean "con diferencia" el sector más perjudicado por la situación y ha recordado que en Castilla y León se ha perdido en afiliación a la Seguridad Social más de 21.000 trabajadores desde marzo.

La Confederación contabiliza la destrucción de uno de cada cinco empleos desde el pasado mes de marzo y ha apuntado a que el impacto se refleja en que la afiliación a la Seguridad Social del colectivo se encuentra ligeramente por encima de los 61.000 trabajadores, "muy lejos" de los casi 80.000 de principios de 2020, según los datos publicados recientemente por el Consejo Económico y Social de Castilla y León.

"A grandes rasgos, esto supone la cifra más baja de la historia en afiliación del sector, con 1.000 menos que en la recesión de 2012", ha señalado la organización de hostelería y turismo, que ha agregado que de las 35.000 empresas de restauración y alojamientos que comenzaron el año 2020 se estima al día de hoy un cierre aproximado ya del 20 por ciento, "con tendencia a subir exponencialmente si no se adoptan soluciones rápidas en forma de ayudas directas".

"Dejación de funciones" del Gobierno de Pedro Sánchez

Aunque las medidas son adoptadas en última instancia por el Ejecutivo autonómico, la Confederación ha incidido en no olvidar lo que considera "dejación de funciones" que el Gobierno de la nación que, "refugiándose en las decisiones de las diversas Comunidades Autónomas, está demostrando para atajar el problema que se está generando a la hostelería".

"Asistimos atónitos, en las distintas comparecencias del presidente y sus ministros, cómo sacan pecho y presumen de una gestión brillante para ellos. Nefasta para nosotros. No entendemos que se pueda calificar de brillante la destrucción, en poco menos de un año, del principal, o uno de los principales, motores de la economía española como es el turismo y con ello la destrucción del buque insignia del mismo, como es la hostelería", ha agregado el colectivo.

La Confederación ha recordado que en el año 2019, según datos del INE, visitaron España 83,7 millones de turistas que hicieron un gasto de 92.278 millones de euros, lo que supone el 12,4 por ciento del PIB, y generó generando 2,72 millones de puesto de trabajo (el 12,9 del empleo total). A estas cifras, ha añadido, la hostelería por sí sola aportó casi 130 millones de euros lo que representa un 6,2 del PIB.

"Estamos hartos de escuchar mentiras, verdades a media y promesas incumplidas, haciéndonos creer que su gestión es brillante. El panorama que se presenta en el sector es desolador, el año 2020 se perdió la campaña de Semana Santa, la campaña de verano, la campaña de las fiestas locales y la campaña de Navidad, y este año tenemos la previsión de volver a perder la campaña de Semana Santa, y probablemente la de verano", ha apuntado la organización.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído