​La hostelería salmantina, abocada al cierre entre la resignación y la desesperanza: “Somos parte de la solución, no del problema”

Hosteleros charros relatan cómo afrontan el cese de actividad durante dos semanas que ha anunciado la Junta de Castilla y Léon

Terrazas
Terrazas

Este viernes todos los bares de Salamanca -y de Castilla y Léon- estarán cerrados. El sector de la hostelería debe cumplir así con la nueva orden dada desde la Junta que ordena el cese de su actividad durante 14 días como medida para tratar de frenar la incidencia del coronavirus en la Comunidad Autónoma. Tras la imposición de varias restricciones a sus horarios de apertura por parte de la institución regional, los bares y restaurantes tienen ahora ante ellos dos semanas de cierre total.

El anuncio este martes de la nueva medida, por parte del presidente de la Junta de Castilla y Léon, Alfonso Fernández Mañueco, no ha pillado por sorpresa a los hosteleros de Salamanca, que lo veían venir. “No por esperado resulta menos doloroso”, comenta Jorge, del restaurante Tapas 3.0. “Esperaba que nos cerraran, pero con una batería de medidas firmes, algo a lo que acogernos”, dice, y defiende el valor de la hostelería: “En agosto, el presidente del Gobierno nos dijo que habíamos doblegado a la curva y que había que salir a gastar y ahora nos responsabilizan de los contagios. Se nos ha criminalizado de manera injusta y somos parte de la solución, no del problema. Los datos están ahí, se dice que hay un 3,5 por ciento de contagios en la hostelería y es el primer gremio que cierran”.

En la misma línea, Germán, de Casa Paca, reivindica la seguridad en los restaurantes y bares y apunta a la bajada de la incidencia en Madrid, donde no se ha cerrado la hostelería. “Llevamos abiertos desde que se levantó el estado de alarma y ningún empleado se ha contagiado, y nos pasamos aquí 12 o 13 horas diarias. ¿Dónde están los contagios en hostelería? Que lo demuestren”, reta, e incluso invita a los políticos de la Junta a que pongan un precio para este cierre: “Lo que tengo que negociar con Alfonso Fernández Mañueco, con Francisco Igea y con Verónica Casado es cuánto van a pagar por que yo cierre mi restaurante los días que ellos crean oportunos”. También esperaba el anuncio, pero lo esperaba antes, “cuando vino Masterchef y no ahora, justo antes de que llegue la Vuelta a España”.

En el Café Novelty tampoco les ha pillado por sorpresa el anuncio del cierre. “Estmos deseando volver y aún no nos hemos ido”, relata Víctor, que cree que “el virus está por todos los lados y lo puede coger cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar”. Miguel Ángel es camarero del bar Segundo: “No somos el foco del problema”, asegura, y considera que se está culpabilizando a la hostelería de forma injusta “porque es donde más gente se reúne, pero casi hay más medidas aquí que en un centro hospitalario”.

El futuro, con un cierre que por ahora va a extenderse durante dos semanas pero que es prorrogable en caso de que la situación sanitaria no mejore, no es demasiado prometedor para la hostelería charra. “Si esto se alarga mucho va a ser una masacre de negocios de hostelería en Salamanca”, lamenta Jorge desde el Tapas 3.0.

Por parte de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca recordó, en un comunicado, que son un sector “seguro” que apenas produce contagios y, pese a aceptar con resignación el cierre del sector, pidieron mayor contundencia contra las reuniones en domicilios privados. Asimismo, reclaman que las ayudas sean rápidas y directas.

Precisamente, para protestar contra todo ello, los hosteleros se concentrarán este jueves frente a las Cortes de Castilla y León. Una manifestación promovida por la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León y que estaba prevista antes del cierre de la hostelería, puesto que se convocó este pasado lunes. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído