La huelga de examinadores de tráfico afectará al menos a 720 personas en septiembre

Las autoescuelas llegan a cifrar las pérdidas económicas en torno al 50% durante este pasado verano y piden que se llegue a una solución pronta. De hecho, algunas han tenido que cerrar ya y otras tienen preparadas un ERE por si la situación se sigue extendiendo en el tiempo. Durante el verano, han sido más de mil los exámenes que no se pudieron realizar y en España superan los 105.000, en comparación con el año pasado. A ello se le suma los problemas organizativos de las autoescuelas y una menor preparación de los alumnos a la hora de enfrentarse al examen
 

0 Comentarios

 La huelga de examinadores de tráfico afectará al menos a 720 personas en septiembre
La huelga de examinadores de tráfico afectará al menos a 720 personas en septiembre

Un verano casi parado al que le seguirá, previsiblemente, y como mínimo, otro septiembre de apenas ocho días de exámenes de los veinte que normalmente había. La huelga de examinadores está afectando a autoescuelas y usuarios por un hecho, eso sí, que entienden, aunque obviamente no compartan, al menos varias personas perjudicadas. Las promesas de 2015 que consiguieron evitar una huelga por aquel entonces se han enquistado en 2017 con difícil solución y una cabeza visible al frente de la Dirección General de Tráfico diferente, de María Seguí a Gregorio Serrano. 

Sin embargo, lejos de encontrar soluciones al respecto, los paros de los examinadores ha provocado el cierre de varias autoescuelas en el territorio nacional con despido para trabajadores. Otras, tienen preparado un ERE si la solución no llega pronto. “Si la empresa no tiene ingresos, es difícil continuar”, comenta Luis Rodero, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Salamanca. 

De hecho, aunque admita la dificultad de cuantificar las pérdidas, desde Codasa, Miguel Ángel García, afirma que estas pueden ser cercanas al 50%. De hecho, durante este verano apenas ha podido examinar tres veces en tres meses cuando antes lo hacía cada dos semanas. “Nosotros tenemos gente pero los profesores no trabajan bien. Los exámenes son cada mes y medio y eso provoca parones en las clases de los alumnos hasta que vean cerca el examen. Tengo a los profesores medio parados y es difícil facturar”, comenta.

Este hecho que ocurre en Codasa sirve para cualquier otra autoescuela. De hecho, son 60 los exámenes que se hacen diariamente por lo que la huelga, que finalmente será de tres días semanales, se llevará con ella unos 180 exámenes a la semana por los 120 que se harán. En total, en el mes, de los 1.200 que se realizarán, dejarán de hacerse 720, un 60%. Las cuentas son fáciles. Y esto solo en septiembre. Si la huelga continúa, los números, ya amplios con cerca de mil exámenes menos durante el verano, podría llegar a cifras insostenibles. 

Número de alumnos

Luis Rodero admite que se ha notado una baja del alumnado de las autoescuelas, “una de las grandes preocupaciones”, aunque en Codasa, asegura Miguel Ángel, no lo han notado. No, al menos, en cuanto a los teóricos ya que, una vez aprobado este, sí que hay muchos que deciden esperar para hacer las prácticas correspondientes para poder presentarse al práctico. 

Y es que el problema de extender el periodo de preparación tiene un triple vertiente, también para el propio alumno. “Hay una disyuntiva que es si da clase todos los días, la cuenta sube mucho. La otra es que paro y puedo dar clases dos días antes o hacer alguna clase intermedia e intensificar al final. Las dos últimas corta una continuidad y, aunque no se te olvida conducir, indudablemente se llega menos preparado”, comenta Miguel Ángel García. 

Esto, además, provoca problemas de organización en las autoescuelas, quizás el hecho menos importante a nivel cuantitativo pero sí el más farragoso. “Es muy difícil planificar la acción formativa con los alumnos”, se queja. 

105.000 pruebas suspendidas en España

Asextra, la Asociación de Examinadores de Tráfico, comenta que el incumplimiento de los acuerdos por la cúpula de la DGT está ocasionando “gravísimos perjuicios a ciudadanos y empresas del sector” al aplazarse más de 105.000 pruebas de circulación comparando con los exámenes realizados el año pasado durante el mismo periodo de tiempo. 

“La DGT no ha querido negociar, pero es que ni siquiera acudió a una reunión en sede parlamentaria donde se encontraban diputados, autoescuelas, profesores y los propios examinadores con el fin de buscar una salida al conflicto y eso a pesar de que fueron insistentemente requeridos y sólo se trataba de ir de una sala a otra del Congreso”, dicen.

“Una actitud absolutamente pasota que venimos denunciando porque no es de recibo. Desinterés que se volvió a demostrar nuevamente el 25 de julio cuando gran parte del colectivo examinador estaba a las puertas de la DGT con su comité de huelga al frente y al que no se llamó, siendo otra oportunidad fallida de resolver el conflicto. Entendemos que un Organismo como éste, con las responsabilidades que tiene encomendadas no puede estar a cargo de gestores indolentes, ineficaces y que son incapaces de resolver los gravísimos problemas que tiene”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído