Igea afirma de forma tajante que no se cumplen las condiciones necesarias para proceder a una desescalada en Castilla y León

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha sido muy rotundo al mediodía de este jueves, 9 de abril, al asegurar que no es el momento de iniciar una desescalada. "Aún no estamos en un escenario en el que no se produzcan nuevos casos. Es absolutamente precipitado hablar de iniciar una desescalada cuando continúan incrementándose los casos de Covid-19", ha comentado

 Igea
Igea

Francisco Igea, que es médico, ha asegurado que "es verdad que comenzamos a tener un balance positivo y que estamos en una situación que, parece, tiende a la estabilidad y a un futuro descenso gradual; pero si se produce una relajación de las medidas de confinamiento podría producirse un nuevo rebote que podría generar una catástrofe en nuestro sistema sanitario". 

Por ello, el vicepresidente indica que la Junta de Castilla y León "pide al Gobierno que convoque al comité de expertos con urgencia y se comicen a evaluar las medidas necesarias para proceder con seguridad, ya que nosotros consideramos que la situación está, hoy por hoy, lejos de ser segura".

En ese consejo de expertos la Junta va a defender una serie de propuestas, como es la de tener la capacidad para hacer testeos masivos, "que ahora mismo no existe". "Estamos realizando un número de test muy por debajo para plantear un cambio de estrategia porque no tenemos ahora mismo los medios para saber quiénes han pasado la enfermedad, quiénes no la han pasado y quienes están inmunizados. 

Para ello, Igea cree que existen aplicaciones informáticas y para teléfonos móviles que "han demostrado su utilidad para el conteo de casos y que mantienen la confidencialidad de los datos".

Siguiendo con esa idea del inicio, la Junta de Castilla y León, en palabras de Francisco Igea, considera que no es razonable que 100.000 o 200.000 personas vuelvan a trabajar el próximo lunes "sin las medidas de protección y segmentación demográfica adecuadas". "Los mayores de 50 años directamente no deberían exponerse volviendo al trabajo, porque son el segmento poblacional con mayor incidencia y no existen protocolos generales establecidos por el Gobierno a la hora de que las empresas regresen al trabajo", ha dicho el vicepresidente.

"Nuestra recomendación es mantener la situación actual hasta que estas medidas sean una realidad. No podemos iniciar la actividad si no podemos testear a todo el mundo. Estamos en un momento de crecimiento del virus, ni siquiera en la parte más alta de la meseta y no es el momento de exponer de nuevo a la población a resultar contagiados", ha puntualizado el vicepresidente.

Pregunta: ¿Creen que con la desescalada que se plantea corremos el riesgo de que haya un repunte en contagios? 

"Creo que hemos sido bastante claros al respecto. Consideramos que la situación es de riesgo y no hay protocolos específicos. Nuestra recomendación al gobierno es la de mantener la situación actual hasta que haya una batería de medidas".

"Ahora mismo el Gobierno no puede garantizar que todos los trabajadores que se incorporen el lunes al trabajo acudan con guantes, mascarillas de calidad, con aparatos preparados para la medición de temperatura, con posibilidad de tener cerca la solución hidroalcólica y con protocolos para cuando haya una sospecha de que un trabajador está contagiado". 


Pregunta: ¿Piensa la Junta que en Castilla y León hay que hacer un progresivo desconfinamiento por zonas?

"Sí, quizás en algunas zonas ya hubo que haber hecho medidas de confinamiento selectivo; pero en la desescalada también debería hacerse así, ya que hay zonas con un mayor número de contagios que otras".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído