​Indignación entre los autónomos por las medidas económicas del Gobierno: “Nos están poniendo al borde del precipicio, y no somos superhéroes”

Los trabajadores por cuenta propia lamentan que están siendo “los grandes pagadores de esta situación” y recuerdan que muchos llevan sin facturar absolutamente nada desde que se decretarse el estado de alarma

 Terrazas Rúa
Terrazas Rúa

El Gobierno aprobaba este pasado martes, y tras muchos reclamos, una moratoria de seis meses en el pago de las cotizaciones de la Seguridad Social a los autónomos. Una moratoria que, para muchos, llegaba tarde, ya que ese mismo 31 de marzo tuvieron que hacer frente al pago de dicha cuota en lo correspondiente al mes de marzo.

No ha sido hasta dos semanas después cuando los trabajadores por cuenta propia veían como sí se aprobaba una medida económica de la que se iban a ver directamente beneficiados ya que, a su parecer, la gran mayoría de decisiones adoptadas hasta el momento buscaba proteger a los trabajadores por cuenta ajena.

Uno de los autónomos afectados por la crisis del Covid-19 charla con SALAMANCA24HORAS, explicando que si bien las medidas adoptadas eran buenas “porque se protegía a los trabajadores”, algo bueno para la sociedad porque así se garantizaba una renta e ingresos mínimos para todos los que habían perdido sus empleos, se estaba “poniendo al borde del precipicio” a los autónomos, que debían asumir una obligaciones “cuando no tenemos ingresos”.

Y es que, como recuerda, mucho de los autónomos, que fundamentan junto a pequeñas y medianas empresas el tejido empresarial de Salamanca y alrededores, “han dejado de facturar a mediados de marzo”, mientras que la cuota llegó, religiosamente, este pasado martes, al igual que las cuotas empresariales.

Por ello, cree que el anuncio del Gobierno, a través de la vicepresidenta Nadia Calviño, llega “tarde”, y considera que hay una “descoordinación” en la legislación. Como ejemplo, que dos de los últimos Reales Decretos, el del cese de la actividad no esencial -y el permiso retribuido recuperable- y el que especificaba que eso no afectaba a los autónomos, se publicaron a las 23:30 horas. “Nos hemos despertado el lunes por la mañana sin saber si podíamos trabajar o no”, indica, remarcando que “no sé si somos una especie de superhéroes, que no lo somos, pero parece que un albañil, un fontanero y un electricista pueden trabajar en un mismo sitio, con un metro de distancia, porque no se van a contagiar”.

Diferentes criterios en Castilla y León para aprobar un ERTE

El problema que está habiendo desde que estallase la crisis del Covid-19 no sólo se basa en los criterios de interpretación que tengan que realizar los autónomos, sino en los diferentes criterios que hay a la hora de aprobar o no un ERTE (expediente de regulación de empleo temporal).

Y no ya diferencias entre comunidades autónomas, que existen, sino entre provincias de una misma región. Sin ir más lejos, este autónomo conoce el caso de empresas dedicadas a la misma actividad empresarial que han visto que en Segovia sí le aprobaban un ERTE por fuerza mayor y en Zamora no. “Le pides explicaciones a la autoridad laboral y se remiten al criterio provincial, algo que no tiene sentido”, señala.

Esto provoca que “no es que sea un reino de taifas, es que es un reino provinciano”, apuntando que cuando oyes hablar a los políticos “parece que todos los empresarios son la FASA Renault, Inditex o Apple, pero no”, insistiendo en que el tejido empresarial de Salamanca y de muchas más provincias está formado por pymes y autónomos, que en más de un caso “están endeudados” y que no son muy optimistas con las medidas que se están adoptando.

Además, otro aspecto a remarcar es que el próximo 20 de abril, en teoría, hay que presentar las cuentas trimestrales de las empresas, pero “las empresas están cerradas, como poco, hasta el 13 de abril” y, aunque probablemente el Gobierno termine alargando el plazo, “se tienen que recoger los papeles para liquidar impuestos, y eso puede ser un foco de contagio; y digitalmente muchas personas no pueden hacerlo porque no tienen escáner”.

Sea como fuere, este autónomo comenta que parece que España está fuera del entorno europeo en medidas económicas. “más de 20 países han extendido el plazo de cumplimiento de las obligaciones tributarias a la generalidad de las empresas, y pocos, aunque sí potencias como Francia, han aplazado el pago”, algo que se asemeja a lo que ha hecho el Gobierno pero más tarde.

Y luego está el caso de Italia, que ha suspendido las cotizaciones para los sectores afectados durante los meses de marzo y abril. “Nosotros somos el segundo país más afectado después de Italia y, por el momento, el día 20 estamos en las mismas y vamos a tener que presentar impuestos”, afirma.

Los autónomos somos los grandes pagadores de esta situación”

Sobre las ayudas que se están encaminando al mantenimiento del empleo, este autónomo cree que, más allá de financiar a todos aquellos que se han quedado sin un trabajo por esta crisis, también se debería mirar por las empresas “que son las grandes generadoras de empleo”, sobre todo si se trata de dinero que “hay que devolver”, ya sea a través de subvenciones, con una parte reembolsable y otra no, o créditos a bajo interés.

De hecho, este autónomo valora que es el momento ya no sólo de que el Gobierno, sino de que las entidades financieras “que tienen una obligación moral con la sociedad porque muchas siguen en pie gracias a las ayudas gubernamentales”, devuelvan esos favores y ventajas que tuvieron y abran una línea de liquidez hacia las pymes.

Porque, como refleja, si las empresas comienzan a “financiar pérdidas”, estarán entrando “en la espiral más negativa que puede encontrar una empresa”, puesto que al final cada vez irán perdiendo más dinero “y, finalmente, cerrando”.

Y, además de eso, pide que el Gobierno trasmita “mayor tranquilidad”, y pone el ejemplo de que, cuando los sindicatos pidieron que se prohibieran los despidos improcedentes vinculados a esta situación, la Administración lo ejecutó al día siguiente. Esa celeridad, “que es buena y más en un tema como ese”, no es la que están teniendo con los autónomos, que “somos los grandes pagadores de esta situación”.

Incluso refleja que, salvo sectores puntuales como el sanitario o en el sector alimentario, los únicos que están trabajando, y no todo lo que lo hacían antes, son autónomos. “Creo que es el momento de cuidar a ese tejido industrial y romper la idea de diferencias entre trabajadores y empresarios porque, en este caso, vamos todos en el mismo barco”, lamenta, reiterando que “no se está dando el apoyo necesario”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído