Una infracción que puede costarte la cárcel: la DGT ya la tiene en el punto de mira

Esta última campaña de la DGT estará presente desde este lunes 2 de agosto hasta el domingo 8

Tráfico | EP
Tráfico | EP

Con las vacaciones en punto caliente, la DGT no baja la guardia y lanza una última campaña relacionada con la vigilancia y el control del consumo de alcohol y drogas. Con ella trata de perseguir infracciones que suponen una multa de 1.000 euros (en el caso más leve), la retirada de puntos e incluso la cárcel.

Para llevar a cabo esta intensa vigilancia, la DGT ha pedido refuerzo a los Ayuntamientos. De esta manera los controles se extenderán por las carreteras las 24 horas del día, con el objetivo de pillar infraganti a los infractores. Lo más importante que se pretende reducir con este intensivo control es reducir el número de muertes. Ya que según un informe de la propia DGT, en 2020 fueron casi 600 las personas que perdieron la vida a causa de un accidente de tráfico. De ellos casi el 50% había dado positivo en alcohol y drogas.

Cabe recordar que según la Ley de Seguridad Vial lo máximo de alcohol en sangre permitido siempre que nos pongamos al volante es 0,5 g/l, y 0,25 mg/l en aire espirado. En caso de un conductor novel será 0,3 g/l en sangre y 0,15 mg/l en aire espirado. A medida que se superen estos límites se irán incrementando las multas.

Superar los 0,6 mg/l en aire espirado o más de 1,2 g/l de alcohol en sangre ya es delito, y supondrá la retirada del carnet de uno a cuatro años. También puede ir acompañado de una pena de cárcel. En el caso de las drogas, su consumo está penado con 1.000 euros de multa y la pérdida de 6 puntos. Si el conductor constituye un delito podría pisar la cárcel.

No obstante, negarse a realizar las pruebas de alcohol y drogas en un control también es un delito penado con la prohibición de conducir de uno a cuatro años, y seis meses a un año de cárcel.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído