​Un Juzgado de Salamanca condena a la Junta a dotar con material de protección a los trabajadores del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Psíquica de La Salle

Le obliga, además, a que proceda a la instalación de contenedores para residuos especialmente peligrosos

 La salle
La salle

El Juzgado de lo Social nº 2 de Salamanca ha condenado a la Junta de Castilla y León a dotar a las y los trabajadores del CAMP de Salamanca (Centro de Atención a Personas con Discapacidad Psíquica de La Salle) de mascarillas FPP2, gafas de protección , calzas, botas y mandiles impermeables a raíz de una denuncia interpuesta por Comisiones Obreras.

La sentencia viene a dar la razón a la petición que CCOO venía planteando desde que se inició la emergencia por el Covid-19. La falta de material de protección necesaria es causa directa del número tan importante de trabajadores que se encuentran infectados por el virus o con síntomas compatibles con esa enfermedad (algunos de ellos se encuentran hospitalizados con cierta gravedad).

CCOO viene reiterando la necesidad de afrontar esta situación en el CAMP de Salamanca, desde la perspectiva de que la mejor garantía para la protección de los usuarios “es una correcta protección del personal que se encarga de su cuidado y atención”. De ahí la petición de medidas concretas para la organización del personal: evitar la rotación de trabajadores y trabajadoras para que sean siempre los mismos los que atienden a los usuarios aislados; o establecer normas de organización para evitar la confluencia de los trabajadores y trabajadoras en el vestuario, pudiendo agruparse mucha gente en poco espacio.

Por otro lado, en este centro se ha venido incumpliendo sistemáticamente diversas recomendaciones como que las estancias de la zona de aislamiento de residentes con sintomatología sean estancas, se encuentren en una zona no aislada ni señalizada ni tampoco está bloqueada. Los usuarios de la zona de aislamiento no permanecen en sus habitaciones, sino que están todos juntos, junto con el personal, en una sala de unos 20 metros cuadrados, sin garantizar la distancia mínima establecida. Tampoco se está realizando aislamiento de usuarios con infecciones respiratorias leves tal y como viene establecido en la normativa estatal.

Desde CCOO reiteran que la entrega, en cantidad suficiente, del material de protección individual (mascarillas, guantes, calzas…) “es fundamental para prevenir los contagios, pero el resto de medidas de carácter organizativo son imprescindible para evitar o limitar el contacto”. Es en este sentido donde en el CAMP de Salamanca “aún falta mucho por hacer y el tiempo es mínimo, cuando no inexistente”.

CCOO ha anunciado que volverá a reclamar en todas las instancias a su alcance estas medidas de carácter organizativo para proteger “la salud de usuarios y trabajadores”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído