La labor de las UCIs: “Están trabajando al 250% de manera incansable con un gran rigor”

Los criterios que siguen las Unidades de Cuidados Intensivos son los mismos que aplican habitualmente evaluando varios criterios. Entre ellos, la reversibilidad de la situación, la fragilidad, la edad o las enfermedades subyacentes

 Jesús Blanco Varela
Jesús Blanco Varela

La Consejera de Sanidad, Verónica Casado, aprovechaba este viernes para hacer un rendido homenaje “a todos esos profesionales que trabajan en unidades de cuidados intensivos, a los médicos, enfermeras, auxiliares, personal de limpieza… Todos los que hacen que esto funcione. Están en el 250%, la capacidad que hemos aumentado. Están demostrando lo que son, grandísimos profesionales”. Aseguraba que “estamos hacemos medicina de vanguardia en un contexto de guerra como es el actual”.

El coordinador de unidades de cuidados intensivos, Jesús Blanco Varela, confirmaba estas palabras y detallaba también en la rueda de prensa el funcionamiento de estas UCIs extendidas. El dato en Castilla y León de pacientes en UCI (actualmente del 13,1%) coincide con los estándares de los países de nuestro entorno. No obstante, destacaba que en las últimas 24 horas ha habido un 7% incremento menor a otros días, un dato a tomar con precaución.

De aquellos pacientes en UCI, el 92,5% están ventilados mecánicamente con un respirador, mientras que alrededor de un 8%, menos grave, están con oxigenoterapia con otras modalidades. A las 8 de la mañana de este viernes había 69 camas libres y todos los hospitales tenían al menos tres camas libres en uci. El número total de camas en UCIs extendidas en la comunidad es de 533.

La organización de las UCIs extendidas

El coordinador detallaba que esa ampliación al 250% “se ha conseguido gracias a las ucis extendidas. Para ello se han utilizado las reanimaciones post-anestésicas, las salas de despertar postquirúrgicas… En todos los hospitales se están utilizando estos recursos, incluso los quirófanos, salvo los reservados para urgencias”.

Detallaba que esa expansión de las capacidades de la atención a pacientes críticos  también ha sido posible gracias a los cambios de la organización: “Demuestra la plasticidad de los hospitales de capacidad de adaptación y la constitución de equipos mixtos de profesionales de medicina y enfermería. Sin la incorporación de los anestesistas en colaboración con los intensivistas no habríamos llegado”. Estos equipos multidisciplinares son los que han facilitado dar un tratamiento óptimo a los pacientes, subrayaba. Lo mismo ha ocurrido en los equipos de enfermería, a los que se han incorporado recursos afines.

Los criterios para ingresar a un paciente en la UCI

“El trabajo de las áreas es incansable, se está haciendo con un gran rigor y hay que reconocerlo y dar el apoyo que merecen”, explicaba Jesús Blanco. “Todo se ha hecho respetando los principios de bioética. Estos pacientes se seleccionan de la misma manera que se seleccionan todos los demás pacientes”. Esos principios son los de autonomía, beneficencia, no-maleficencia y justicia.

El doctor resumía que cuando un intensivista es consultado sobre el ingreso o no de un paciente en la UCI este evalúa la reversibilidad de la situación, teniendo en cuenta el tipo de paciente, la fragilidad, su edad –aunque nunca como criterio único, sino adicional-, así como las enfermedades subyacentes. También tiene en cuenta la reversibilidad del proceso en el que se encuentra, en este caso del covid-19. “Se trataba con una enorme presión, tomando decisiones constantemente, pero con el máximo rigor desde el punto de vista clínico y desde el punto de vista bioético”, reafirmaba el coordinador.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído