​Laura Moraleda: “Hay personas que lo están pasando realmente mal con muchos problemas de ansiedad e hipocondría"

La psicóloga salmantina considera que habrá un repunte de casos de ansiedad en el postconfinamiento. Además de su consulta particular, también ayuda en el servicio de teleasistencia del Ayuntamiento

 Laura Moraleda
Laura Moraleda

Laura Moraleda es psicóloga general sanitaria y especialista en terapia psicológica con niños y adolescente, terapia familiar y de pareja y pedagogía terapéutica. Tiene claro que hay que dejar fluir los sentimientos y las sensaciones y no encerrarse en hacer que el confinamiento solo tiene su vertiente positiva. Laura ayuda también en el servicio de teleasistencia del Ayuntamiento de Salamanca y reconoce que existen muchos problemas de ansiedad e hipocondría y que en el futuro se esperan aún más.

¿Cómo estás viviendo la situación como psicóloga? “Me baso un poco en los casos que tengo y estoy en un servicio de teleasistencia del Ayuntamiento. Hay personas que lo están pasando realmente mal con muchos problemas de ansiedad e hipocondría. También hay personas que, con su ritmo de vida tan alto, están muy concienciadas de lo que están pasando y se han conectado consigo mismo. Son situaciones extremas”.

¿Cómo se teletrabaja con tus pacientes? “El teletrabajo está siendo muy satisfactorio y es similar al trabajo de despacho. Sí es cierto que con los niños pequeños he tenido que finalizar el proceso, pero con los adultos no hay problema. Incluso se sienten más seguros porque están en su zona de confort”.

¿Cómo están viviendo ellos el confinamiento? “Creo que tengo de todo. En general, puedo decir que mis pacientes lo están viviendo bien. Al final, es cierto que han tenido que parar, observarse y escuchar sus emociones. La sociedad nos educa en estar bien, tirar para adelante y ser fuerte. Pero, cuando paras y te escuchas, te sientes más en sintonía y te permites expresarlo. Así pueden observar su mundo interno”.

Principales hándicap de los pacientes. “Quizá la incertidumbre. Y yo creo que también el duelo que, realmente, nos han impuesto. Hay una perdida social, de trabajo, económica… y esa parte la estoy viendo mucho en el trabajo con estas personas. Es un duelo y tiene sus etapas. Hasta llegar a la aceptación, tenemos que pasar por el túnel del resto de etapas. También es complicado no poder despedirse de las familias. Está siendo totalmente diferente a cuando sucede en una situación normal”.

Crece el número de personas con ansiedad. “Eso es. En el teléfono de asistencia gratuita, sí es cierto que las personas que están en una situación de crisis. Se están encontrando, en redes sociales, que hay que ser fuertes. Lo cual, invalida un sentimiento de rangos en una crisis como esta. Las sensaciones tienen derecho a ser escuchadas. Hay un abanico de palabras para hacer que la persona se sienta mejor o peor. Tienes derecho a vivir el confinamiento como tú quieras. No solo siendo fuerte y productivo”.

Situación tras el fin del confinamiento. “Creo que va a haber un repunte de casos de ansiedad. Estamos ante una situación de vulnerabilidad y necesitamos un reajuste de expectativas. No va a ser a todo o nada. Necesitamos también pasar por ciertas etapas para que nuestra mente quizá no esté preparada. Sí me espero que existan más casos de ansiedad, depresión o hipocondría. Hay que tener claro que tenemos que ocuparnos de eso”.

Secuelas psicológicas. “La situación va a ser completamente diferente. Los seres humanos somos seres sociales y ahora es una pérdida de todo esto durante no sabemos cuánto tiempo. Con lo cual, yo creo que puede dejar muchas secuelas a nivel psicológico. No puedo abrazar, no puedo ver a mi padre porque está lejos…”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído