El lipedema, una nueva enfermedad que afecta al 20% de las mujeres

Fue una de las últimas enfermedades reconocidas por la OMS en el 2018. En ella, la grasa se acumula en el cuerpo provocando pesadez y fragilidad capilar, entre otros síntomas

0 Comentarios

Infosalus
Infosalus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en un 20% el número de casos de lipedema que se dan en mujeres. Esta enfermedad, una de las últimas reconocidas por la misma entidad en el 2018, consiste en la acumulación de grasa enferma en una parte del cuerpo y puede manifestarse por dolores, pesadez y fragilidad capilar, entre otros síntomas. Esta enfermedad, distinta a la del sobrepeso, a la de la obesidad y a la de la celulitis, es crónica y requiere tratamientos de por vida.

Según la OMS, la definición científica es “un exceso de grasa del ombligo hacia abajo”. Visualmente, estas mujeres presentan una gran desproporción entre la parte superior de su cuerpo y las extremidades inferiores, desde el ombligo hasta los tobillos.
La grasa enferma también produce hematomas y dolor agudo al tacto o al realizar movimientos con impacto, como bajar escaleras a cierta velocidad y retención de líquidos.
Además, tal y como publican periódicos como La Nueva España, produce graves secuelas en la salud mental de los pacientes.

De entre los síntomas que suelen darse en las mujeres, debemos destacar la acumulación de grasa enferma, que se sitúa desde el ombligo hasta mitad de muslo. Aquí, la grasa enferma afecta a toda la extremidad, hasta el tobillo.

El lipedema comienza a aparecer en la pubertad y aumenta con los embarazos.
También es muy común entre aquellas mujeres que toman anticonceptivos estrogénicos o aquellas que han sufrido tumores hormonodependientes como algunos cánceres de mama.
Es precisamente esta relación hormonal lo que la convierte en una enfermedad eminentemente femenina (el 99% de los casos), lo cual no quiere decir que se tenga que dejar de lado el componente genético, que también influye y que es la causa de entre el 20 y el 50% de los casos.

¿Cómo se trata?

Una vez que alguien es diagnosticado de lipedema, la liposucción parece ser el tratamiento más efectivo. Esta liposucción es diferente a la que se realiza por motivos estéticos porque lo que hace es eliminar el mayor número de células grasas enfermas posible. Con esta intervención quirúrgica se ralentiza el avance del lipedema, ya que impide que el índice de masa corporal aumente tras la cirugía.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído