​Este es el manifiesto del Movimiento Feminista de Salamanca: advierte de la contraofensiva machista y pide poner el foco en el agresor y no en la víctima

Además, reitera que el feminismo no está dispuesto a dar “ni un paso atrás” y pide mejoras en las leyes de violencia de género y sexual además de la ley del aborto público en Castilla y León, una ley trans y una ley que proteja la infancia, entre otras

 2323751
2323751

Una vez la manifestación de este Día de la Mujer llegue a la Plaza Mayor, el Movimiento Feminista de Salamanca, organizador de la movilización y de los diferentes actos de este domingo, leerá un manifiesto, tal y como se hace en los últimos años.

Dicho manifiesto recuerda que este 8M llega “con más retos que nunca” ya que la reclamación de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en los últimos años ha provocado “una contraofensiva machista que estamos viviendo con toda su crudeza”. Posteriormente, muestra su solidaridad con las compañeras que están sufriendo recortes en sus derechos a causa del auge de la extrema derecha “y sus cómplices”, y recuerda que no van a dar “ni un paso atrás”.

Asimismo, cifra las víctimas de violencia de género desde 2003 en más de las 1.047 oficiales, ya que “hay mujeres excluidas de esta estadística”, y piden no ser la noticia morbosa de la prensa sino un correcto tratamiento de lo que sucede, puesto que el asesinato es “el pico del iceberg” de las violencias que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo.

Precisamente por eso mismo, el manifiesto pide poner el foco en el agresor en vez de en las agredidas, porque “son el machismo y la misoginia los que nos asesinan, y esto debe quedar más claro que nunca”. Nuevamente, también exige que se dote el Pacto de Estado contra la Violencia de Género con fondos y un mayor presupuesto para así hacer cumplir la ley.

Pero más allá de esa ley, el Movimiento Feminista de Salamanca reclama otras tantas en la comunidad, como una que permita el aborto público en Castilla y León, una ley que proteja la infancia, una ley trans o una ley de familias monomarentales. También se rechaza el 'pin parenal' y piden acabar con los sesgos y roles de género.

Este es el comunicado completo:

Bienvenidas una vez más a otra jornada histórica de lucha feminista. Este 8 de marzo nos encontramos con más retos que nunca. La potencia de nuestra lucha en los últimos años ha provocado una contraofensiva machista que estamos viviendo con toda su crudeza. Nos solidarizamos con las compañeras que están sufriendo fuertes recortes en sus derechos dentro de sus comunidades autónomas provocados por el auge de la extrema derecha y cómplices. Hoy gritamos más fuerte que nunca que no vamos a dar NI UN PASO ATRÁS. Los logros conseguidos a través de nuestra lucha no se negocian. Los Pactos de Estado no se cuestionan.

Nos siguen matando. Desde 2003 que comienza la cuenta en España son más de 1.047 las asesinadas por sus parejas; pero la cifra no es exacta: todavía hay mujeres excluidas de esta estadística. No queremos ser la noticia morbosa de la prensa, queremos un correcto tratamiento por parte de los medios de comunicación. El asesinato es sólo el pico del iceberg de un proceso continuo de violencias que se ejercen contra nosotras por el hecho de ser mujeres. No queremos tener miedo, pero nos pasamos la vida ajustándonos a cánones imposibles de belleza y obediencia, nos silencian, nos niegan nuestra historia y nuestra memoria, nos agreden, ¡y encima, nos matan! Por eso creemos fundamental comenzar a poner el foco en el agresor en vez de en las agredidas. Son el machismo y la misoginia los que nos asesinan, y esto debe quedar más claro que nunca. Por eso, de nuevo, volvemos a exigir un mayor presupuesto para el Pacto de Estado contra la Violencia de Género para que se cumpla la ley. Y hoy estamos aquí para decir ¡BASTA YA DE VIOLENCIAS MACHISTAS!

No estamos dispuestas a dar ni un paso atrás. Debemos estar más unidas que nunca. El contexto nos exige esta responsabilidad compartida. En los últimos años hemos estado tejiendo una red de sororidad que intenta siempre tener en cuenta las demandas, identidades y sentires de todas las mujeres que conformamos el feminismo. Nos sabemos migrantes, racializadas, gitanas, trans, con diversidad funcional, lesbianas, hetero, bisexuales, presas. Somos diversas, y, le pese a quien le pese, este espacio es de todas.

Este 2020, especialmente, decimos que todas somos necesarias, y que el feminismo o es de todas o no es feminismo. Desde nuestro feminismo de base seguiremos peleando día a día contra todas las discriminaciones a las que nos enfrentamos: en el ámbito laboral, educativo, sanitario, rural, cultural, y en todas las esferas de la sociedad.

No podemos seguir más tiempo:

  • Sin mejoras en las leyes de violencia de género y sexual.


  • Sin aborto público en Castilla y León.


  • Sin una ley que proteja la infancia.


  • Sin una ley de familias monomarentales.


  • Sin una ley trans.


  • Sin mejoras en la sanidad: hay que asumir que la violencia obstétrica y ginecológica son una realidad.


  • NO A LA LEY DE EXTRANJERÍA. Sí al cierre de los CIES.


Nos marcan desde que nacemos poniéndonos pendientes. Nos educan de rosa y nos enseñan desde pequeñas a ser sumisas y a estar calladas, estereotipos que se ven alimentados por la publicidad. Lo poco que habíamos ganado en la educación nos lo quieren arrancar. NO AL PIN PARENTAL. Tenemos mejores rendimientos en la universidad que los hombres y, aun así, seguimos siendo minoría en puestos organizativos y de dirección. Reducimos nuestras jornadas laborales para conciliar la vida familiar y, como consecuencia de todo esto, nuestras pensiones se ven reducidas. La pobreza tiene rostro de mujer.

Paralelamente, cargamos con todos los cuidados de infancia y dependencia, además de los familiares. Denunciamos la situación laboral de las mujeres migrantes que están asumiendo actualmente todo el tema de cuidados. Los cuidados son una cuestión de Estado, no solo de las mujeres.

Las críticas al feminismo hegemónico desde distintos colectivos nos enriquecen, y juntas queremos seguir construyendo un feminismo interseccional, un feminismo que nos incluya a todas. Nos precede una larga genealogía feminista de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas. Hemos aprendido de ellas, igual que aprendemos día a día de nuestras compañeras: solo luchando conseguiremos avanzar.

Y hoy queremos recordar muy especialmente a nuestra compañera Fuensy : AMIGA Y COMPAÑERA FEMINISTA. Por ti y por todas. Es el legado que nos han dejado y lo vamos a defender mientras vivamos.

Unamos nuestras fuerzas. Nuestros derechos no se tocan, no se negocian, han costado vidas: SON CONQUISTAS DE LA LUCHA FEMINISTA.

NI UN PASO ATRÁS

VIVA LA LUCHA FEMINISTA

LA REVOLUCIÓN SERÁ FEMINISTA O NO SERÁ

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído