​“El mejor apoyo a una persona con discapacidad es el empleo”

La tasa de actividad entre las personas con discapacidad es notablemente menor que entre el resto de personas, si bien poco a poco van logrando una mayor penetración en el mercado gracias, especialmente, a asociaciones que trabajan para que así sea

 1221777
1221777

Uno de los grandes retos que afrontan las personas con discapacidad es el acceso al mercado laboral. Si ya de por sí se trata de un hecho que se antoja complicado para la mayoría de la gente, estas personas que sufren algún tipo de discapacidad suelen tener mayores dificultares a la hora de conseguir un empleo.

Poco a poco, esa discriminación o reticencia existente se va eliminando. Más allá de las ayudas y beneficios fiscales que se promueven desde todo tipo de administraciones (desde niveles europeos hasta locales) y de las ofertas de empleo ‘restringidas’ u orientadas de manera específica que se lanzan, muchas asociaciones trabajan con este tipo de personas para formarlas de manera adecuada al mercado y adaptar la labor que desempeñan a las funciones que se les exigen, logrando así profesionales totalmente cualificados.

Una de esas asociaciones que más destaca en Salamanca y su provincia es Asprodes. Creada hace más de 50 años, busca la plena inclusión de todas las personas con discapacidad (y más específicamente de las personas con discapacidad intelectual) y mejorar su calidad de vida. Y es que, como asegura a SALAMANCA24HORAS su gerente, Juan Recio, “el mejor apoyo a una persona con discapacidad es el empleo”, motivo por el que la asociación dispone de una agencia de colocación en la que se forma a toda esta gente para el mercado.

Se trata de un tema de “desarrollo vital”, ya que un empleo afecta en varios ámbitos de la vida

Esa afirmación del gerente de Asprodes viene motivada porque no se trata solamente de un trabajo, sino que es “un tema de desarrollo vital”. De hecho, Juan Recio recuerda que a casi nadie le gusta trabajar “pero no podríamos vivir sin trabajar”, puesto que las relaciones e interacciones que tienen lugar en el puesto de empleo (ya sea con compañeros, superiores, clientes o proveedores) hacen que nos desarrollemos como seres humanos de manera más completa.

Así, explica que bajo su punto de vista, si bien el estado del bienestar que hemos alcanzado puede situar a las personas que reciban una prestación en “una situación cómoda de no hacer nada” mientras viven dignamente (algo básico, insiste), para todo el mundo es mejor recibir estímulos y desarrollar a la par que se mejoran las competencias profesionales “y se mantiene una relación e implicación el trabajo con más gente”, algo que “la prestación lo anula”.

Es por ello que reitera que entre las diferentes visiones que hay en Europa en las que se dice que “somos los mejores en políticas activas y tenemos peores prestaciones”, el gerente de Asprodes se quedaría “con lo nuestro” ya que otros muchos países tienen a las personas con discapacidad “bien cubiertos” pero cree que muchas de esas personas “elegirían trabajar”, algo que ocurre en nuestro país.

Porque Juan Recio remarca que no habla de esfuerzos “sino de desarrollos y de una inquietud diaria” que ya no se centra exclusivamente en lo laboral, sino que trasciende y se amplía a la motivación personal e incluso de “reivindicación de derechos”.

Por tanto, el gerente de Asprodes considera que un trabajo es “un elemento plenamente integrador” y considera que las personas con discapacidad deberían optar a uno siempre que tenga un “mínimo económico” garantizado, al igual que las prestaciones, que son un servicio que ofrece “justicia y comodidad” pero de las que no se debe abusar. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído