El ‘mindfulness’ aterriza en Salamanca como una novedosa práctica para reducir el estrés o la depresión

Desde hace al menos dos años decenas de salmantinos aprenden a utilizar herramientas, cuyo origen se basa en las prácticas contemplativas orientales, para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión a través de una serie de sesiones semanales. También para ser más cariñosos y amables con uno mismo

 El ‘mindfulness’ aterriza en Salamanca como una novedosa práctica para reducir el estrés o la depresión
El ‘mindfulness’ aterriza en Salamanca como una novedosa práctica para reducir el estrés o la depresión

“Podemos hacer que nuestras mentes se asemejen tanto a aguas inmóviles, que los seres que se reúnan a nuestro alrededor puedan ver sus propias imágenes y así vivan, por un momento, con más claridad y quizás con una vida más impetuosa debido a nuestra tranquilidad”. Así describe William Butler Yeats, poeta y dramaturgo irlandés, Premio Nobel, siempre envuelto en un halo de misticismo, una de las prácticas de autocomplacencia que cada vez está cobrando mayor auge en Salamanca.

Se trata del ‘Mindfulness’ y la autocompasión, cuyo origen se remonta a las antiguas prácticas contemplativas orientales, que lleva más de una treintena de años expandiéndose por todo el mundo. Estas prácticas se aplican con éxito, además, como medio terapéutico para gran variedad de problemas psicológicos en diferentes contextos como salud, trabajo social, educación o entornos laborales.

“Las ciencias cognitivas han demostrado que prestar atención plena mejora la regulación de las emociones, las relaciones inter e intrapersonales”. Así lo señalan los difusores de esta práctica como es el caso en Salamanca de Fernando Sánchez Turrión, destacando que son de gran ayuda para todas las personas que sufren una enfermedad crónica y un método eficaz para gestionar el dolor. “El cultivo del ‘Mindfulness’ constituye herramientas muy útiles para reducir el malestar psicológico y los síntomas físicos asociados al estrés. Practicando la cualidad de la mente de estar presente nos abrimos a nuevas posibilidades de bienestar individual, grupal y social”.

Durante ocho semanas, Turrión desarrolla en la capital del Tormes sesiones semanales diseñado para cultivar la autocompasión. “No es otra cosa que la capacidad de ser amables y amorosos con nosotros mismos en momentos de sufrimiento, dándonos atención, cariño, cuidado y consuelo al igual que lo hacemos con nuestros seres queridos. La autocompasión no debe ser confundida con la lástima, pues se entiende como un entrenamiento para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.

Entre las actividades que se desarrollar durante el programa se incluyen meditaciones guiadas específicas, charlas, ejercicios vivenciales, momentos para compartir en grupo, prácticas en casa, etcétera. “Se utiliza mucho el tacto con uno mismo. Igual que le pones la mano a un amigo cuando lo está pasando mal,  en el hombro o en alguna otra parte del cuerpo, es importante hacerlo con uno mismo. También decirse frases y afirmaciones con una connotación positiva. Más que eso, sembrar una serie de buenas intenciones con uno mismo”, explica Fernando Sánchez.

Calendario y lugares de impartición

Sesión de orientación (grupos 1 y 2): martes, 24 de enero de 2017 de 20.15 a 21.30.

Lugar: C. M. I. Julián Sánchez "El Charro". Plaza de la Concordia s/n. Salamanca.

Grupo 1 (Salamanca): martes de 18.30 a 21.30.

Lugar: Colegio Arzobispo Fonseca, Sala de la Cúpula.

C/ Fonseca, 4. Salamanca. Tlf: 923 29 46 45.

Enero: 31.

Febrero: 7, 14, 21, 28.

Marzo: 4 (intensiva), 14, 21, 28.

Grupo 2 (Salamanca): sábados de 10.30 a 13.30.

Lugar: Casa de Espiritualidad N. S. de la Vega.

Plaza Alto del Rollo, 7. Salamanca. Tlf: 923 18 57 38.

Febrero: 11, 25.

Marzo: 11, 25.

Abril: 8, 22 (intensiva), 29.

Mayo: 13, 20.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído