La misión casi imposible de sacar dinero en Salamanca, una provincia a la cola de España y obligada a olvidarse del efectivo

Solo nueve provincias de España tienen menos número de puntos de acceso al efectivo, pero en Salamanca es donde más se concentran los cajeros o sucursales

Cartel de "Se alquila cajero automático para bancos" ubicado en Salamanca | Foto: S24H
Cartel de "Se alquila cajero automático para bancos" ubicado en Salamanca | Foto: S24H

Usar dinero en efectivo para poder pagar cualquier cosa sigue siendo algo muy importante para muchos ciudadanos. En particular lo es para aquellas personas de franjas de edad elevada que no están tan familiarizados con las nuevas tecnologías o para aquellos donde la falta brecha digital por falta de infraestructuras de telecomunicaciones hace muy complicada las operaciones bancarias por internet.

Por ello, en lugares como la provincia de Salamanca se antoja necesario seguir manteniendo medios para que las personas tengan facilidad para poder acceder al efectivo. Sin embargo, lejos de mantener esa situación, la desaparición de cajeros automáticos o oficinas bancarias ha acelerado el ritmo, sobre todo en zonas rurales, haciendo que el acceso al dinero en efectivo sea una misión cada vez más difícil.

Precisamente, ese grado de acceso físico a servicios financieros básicos, como es sacar dinero, determina el nivel de inclusión financiera de la población y la de la provincia de Salamanca se coloca en el lado contrario, el de la exclusión.

Tal y como detalla un informe del Banco de España, desde 2008 la reducción del número de puntos de acceso al efectivo ha sido muy notable en nuestro país. El número de oficinas bancarias ha disminuido cerca del 50%, mientras que el total de cajeros automáticos se ha recortado un 20%. Sin embargo, ese mismo informe apunta que la reducción de “la capacidad instalada ha sido desigual entre provincias, con efecto asimétrico sobre la cobertura de la infraestructura tradicional de efectivo y, por lo tanto, sobre el acceso a este medio de pago”.

¿En qué lugar queda Salamanca?

Intentar potenciar el mundo rural para evitar la despoblación de ciertas provincias de España debería pasar por incrementar la facilidad de acceso al efectivo. Sin embargo, la inclusión de las nuevas tecnologías y la línea de la banca online, por la que están apostando fuertemente la mayoría de entidades bancarias, hace que algo tan sencillo como sacar dinero de un cajero sea cada vez más complicado.

Una mayor reducción y concentración de las infraestructuras de efectivo aumenta la brecha entre quienes encuentran dificultades para acceder al efectivo y quienes tienen fácil acceso a él. En el primer grupo entra de lleno la provincia de Salamanca.

De todas las provincias de España, Salamanca ocupa el décimo puesto por la cola (sin contar Ceuta y Melilla) en número de puntos de acceso al efectivo (466). Por detrás, solamente se encuentran otras cinco provincias de Castilla y León, como son Ávila, Soria, Segovia, Palencia y Zamora; así como Guadalajara, Huesca, Ourense y Teruel.

Sin embargo, el grado de concentración de esos puntos de acceso en Salamanca es el segundo más alto de todo el país ¿Qué significa esto? Pues que la provincia charra tiene pocos puntos para sacar dinero y, además, están todos concentrados en pocos lugares. Así, solamente Guadalajara cuenta con un grado de concentración superior al salmantino con 0,93, mientras que Salamanca, con 0,90, comparte ese segundo puesto con Ávila que cuenta con la misma cifra.

Este hecho hace que Salamanca sea la cuarta provincia de España que cuenta con el mayor número de población sin puntos de acceso al efectivo (61.447), por debajo de provincias con mucho mayor número de personas censadas como son Barcelona, Valencia o Gerona.

Esos números suponen que el 18.7% de la población salmantina no tiene acceso al efectivo cerca de sus viviendas y tienen que hacer uso de medios de transporte si quieren sacar dinero en efectivo. Traducido en número de municipios charros, 305 localidades de la provincia de Salamanca no cuentan con ningún de estos puntos.

Por tanto, y de seguir la constante desaparición de cajeros y oficinas bancarias, la población salmantina está cada vez más obligada a adaptarse a las nuevas tecnologías y dejar a un lado el dinero en efectivo. Acto que va de la mano con una obliga conexión a internet, algo que brilla por su ausencia, al igual que los cajeros, en muchos municipios de nuestra provincia salmantina.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído