‘Las mulas informáticas’: una estafa con origen en Nigeria que lleva 56 denuncias y 27 detenciones en Salamanca

En los últimos meses, rara ha sido la semana en la que este medio de comunicación no se ha hecho eco de una noticia —a partir de la información facilitada por la Comisaría de la Policía Nacional— que anunciara la detención en la ciudad de un miembro de la que por entonces comenzó a ser llamada ‘banda de los móviles’. Sus integrantes conforman un entramado familiar que se ha dedicado a obtener teléfonos de alta gama anunciados en Internet, sin llegar en ningún momento a pagar por ellos, para posteriormente venderlos en negocios de compraventa de la ciudad

 Policía clan móviles 11
Policía clan móviles 11

Este grupo criminal ya acarrea 27 detenciones, después de que los agentes de la Policía Nacional de salamanca se hayan tenido que esforzar a fondo tras haber recibido 56 denuncias de estafa de teléfonos móviles y haber recuperado un total de 22 terminales. ¿Cómo opera este clan? SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV-2) de la Comisaría de Salamanca para ofrecer un perfil de esta organización.

El origen de la estafa: ‘Las mulas informáticas’

En el mes de agosto de 2018, la Comisaría de la Policía Nacional de la capital recibió una primera denuncia por el robo mediante estafa a través de Internet de un teléfono móvil de alta gama (cuyo valor era superior a los 1.000 euros), que se había producido fuera de la provincia de Salamanca, pero cuyo destinatario era una persona que sí que residía en la ciudad.

Tras una corta investigación, los agentes pudieron dar con el presunto autor de los hechos y detenerle. Sin embargo, desde entonces comenzaron a sufrir un goteo constante de denuncias por estafas en Internet, que en julio de 2019 ya superan el medio centenar. Así, la UDEV-2, que se encarga de estos casos, llegó a un grupo formado principalmente por ciudadanos búlgaros residentes en Salamanca, que además mantenían lazos familiares con dos mujeres españolas y otras dos de nacionalidad rumana. Todos ellos, hasta 12 personas, han sido detenidos al menos una vez.

“Esta familia y personas de su entorno, todos ellos residentes en Salamanca, se dedican a esta actividad delictiva, pero forman parte todos ellos del nivel más bajo en la escala de responsabilidad, siendo lo que en el argot policial conocemos como “mulas informáticas”. Es decir, posiblemente ni siquiera conocen el aspecto ni el sexo de las personas de las que reciben las instrucciones, porque la comunicación con las escalas más altas se produce siempre a través de WhatsApp o Facebook”, explican a este diario los agentes de la UDEV-2.

La escala principal: El desarrollo de la estafa

Los agentes indican que se puede afirmar, casi con toda seguridad, que la persona o personas que dirigen esta actividad son de origen nigeriano, ya que no dominan el idioma español. “Esto se comprueba claramente en las expresiones que usan a través de WhatsApp, ya que utilizan algún tipo de traductor automático”, explican los investigadores del CNP.

¿Cómo se lleva a cabo esta estafa? La persona supuestamente compradora, es decir, el estafador principal, contacta por Internet con los anunciantes que quieren desprenderse de un teléfono móvil de alta gama u ordenador portátil en Wallapop. “En ningún caso trata de regatear en el precio inicial, indicando que harán el ingreso de la cantidad mediante la plataforma de pago de Wallapop, hasta hace poco Wallapay; ahora Wallapop Envíos”, explican los agentes.

De hecho, el comprador llega a enviar una foto de él mientras sujeta en la mano un DNI, y otra de su DNI para ofrecerle garantías a la víctima, sin que el afectado sospeche que se la están pegando, ya que la foto y el carné son reales, pero pertenecen a una persona que ha sido suplantada. Por lo tanto, el estafador nunca puede ser identificado. Generalmente, el comprador pide que el vendedor haga lo mismo y envíe estas dos mismas fotos suyas. Así consiguen nutrirse con otras identidades para seguir con sus estafas.


Policía clan móviles 12

Poco después, el vendedor recibe un email de una cuenta de correo falsa que suplanta a Wallapay. “Generalmente figura un dominio como wallapay@gmail.com, cuando el verdadero correo electrónico es @wallapay.com, o contiene algún error ortográfico en la dirección”, cuentan. En ese correo, que imita de forma bastante aceptable el correo original, indican que el dinero ha sido enviado pero que se encuentra retenido hasta que se haga el envío del terminal y se indique el número de seguimiento.

Para tratar de dar legalidad a las compraventas, la trama incluye en esos emails falsos que la operación “está controlada por la Guardia Civil”, añadiendo el anagrama de Instituto Armado para generar confianza en la víctima. “Si en ese punto, el vendedor envía el paquete con el producto lo pierde, sin llegar a recibir nunca la contraprestación económica”, afirman desde la Policía Nacional. El mulero, en este caso de Salamanca, es el encargado de recibir el teléfono y, acto seguido, venderlo en un negocio de compraventa. “El mulero se reparte el beneficio obtenido por la venta del teléfono con su contacto, enviándole la parte de éste por Western Union a nombre del ciudadano nigeriano que se le indique, cuyo destino suele ser en la ciudad de Ibadán.

Una estafa extra dentro de la primera estafa

No conformes con lo anterior, el organizador de esta modalidad de estafa se permite ir más allá. “En ocasiones, el vendedor recibe un nuevo email supuestamente de Wallapay/Wallapop Envíos donde se le indica que el comprador ingresó por error más cantidad del dinero acordado en la compraventa acordada. Por ello, se le pide que envíe por Western Union ese importe para que el comprador desbloquee la transacción en Wallapay y se lleve a cabo el ingreso en la cuenta bancaria del vendedor”, cuentan los agentes de la UDEV-2.

En este caso, si el vendedor lo hace, además de perder el producto pierde el dinero ingresado. Sin embargo, esta nueva estafa se produce muy pocas veces, porque el vendedor desconfía a la hora de tener que utilizar Western Union para enviar dinero a Nigeria cuando la persona que les ha contactado en todo momento es española.

El goteo de denuncias recibidas en la Comisaría de la Policía Nacional es constante y llegan de todas partes de España, especialmente de personas estafadas en Cataluña, Andalucía y Madrid, cuyos móviles reciben los muleros de Salamanca. Eso sí, por el momento ninguno de estos detenidos en Salamanca ha ingresado en prisión por los hechos.

Consejos para prevenir este tipo de estafas por Internet

Debido a la normalización de Internet a la hora de comprar y vender productos, Los estafadores han hecho de la red su lugar de trabajo. Los internautas debemos estar alerta para no caer en sus engaños. Así pues, las asociaciones de consumidores y las Fuerzas de Seguridad recomiendan a los usuarios sospechar si se producen una serie de indicios como los siguientes:

- Ponen un artículo a la venta con un precio muy inferior al valor real del producto.

- Al navegar por una web en la que vaya a realizar un pago, mire la URL de la barra de direcciones del navegador. En caso de que se den algunos de estos casos abandone la página de inmediato: Contiene el nombre oficial del sitio web pero no es la dirección oficial. Utiliza el nombre del sitio oficial con alguna letra o símbolo añadidos. Tienen un fallo ortográfico como “paypa1” en vez de “paypal”. No usan un protocolo seguro, es decir, la URL no comienza por https://.

- Cuando un comprador se ponga en contacto e intente forzar a que el método de pago sea mediante MoneyGram, Western Union o plataformas similares.

- Evite cualquier tipo de oferta que solicite dinero por adelantado.

- Nunca proporcione datos personales y bancarios. Conviene recordar también que, en un pago online, la transferencia bancaria no es un método seguro.

- No facilite en ningún caso copia de su DNI para comprar artículos.

- Busque indicios para acreditar la legitimidad la página web en la que se encuentra, como que contenga faltas de ortografía o no estén bien construidas algunas de las frases que contiene debido a que han sido realizadas con un traductor online.

- Desconfíe si la plataforma para establecer el pago cuenta con logos de la Guardia Civil, de la Policía Nacional o de cualquier otro Cuerpo de Seguridad. Los agentes no revisan las transacciones habituales de compraventa que se producen en Internet.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído