​“El mundo del acoso escolar es el mundo del silencio: muchos lo ven y miran para otro lado”

La Asociación Salmantina Contra el Bullying y el Ciberbullying trata de evitar que se produzcan más casos y de ayudar a los que ya lo sufren. Las redes sociales han provocado que el acoso escolar se produzca en cualquier momento y de manera anónima. Además, no hay un perfil de víctima ni de acosador 

 Acoso escolar bullying
Acoso escolar bullying

Este pasado jueves, 2 de mayo, se celebró a nivel mundial el Día Internacional Contra el Acoso Escolar. Un problema que se encuentra lejos de desaparecer, por desgracia, ya que según diversos estudios, uno de cada tres alumnos de la educación española sufren o han sufrido algún tipo de acoso o vejación por sus compañeros.

De hecho, el pasado martes, 30 de abril, el Ministerio de Educación y Cultura publicaba los datos recogidos entre noviembre de 2017 y octubre de 2018 en el que registraban casi 13.000 llamadas al teléfono contra el acoso, de las cuales casi 5.560 eran posibles casos de acoso. Pese a que el número total de llamadas descendió, esto tiene una simple explicación: muchas de las comunidades autónomas de España han habilitado a lo largo de 2018 un número propio para que, ante posibles casos de acoso, llamen ahí.

Así lo explica la presidenta de la Asociación Salmantina Contra el Bullying y Ciberbullying (ASCBYC), Carmen Guillén, a SALAMANCA24HORAS. De hecho, refleja que el problema está más vivo que nunca porque durante los primeros siete meses del año pasado se atendieron en la provincia charra tantos casos de acoso como el año pasado.

Por ello, la presidenta de ASCBYC habla de la necesidad de “concienciar, visibilizar y cambiar el chip ante esto”, porque el acoso hoy en día se visibiliza más a causa de las redes sociales, que “están complicando todo”. Porque si antes el acoso escolar afectaba en el horario de las clases, ahora se ha extendido “las 24 horas del día, los 7 días de la semana y los 365 días del año”.

Además, Carmen Guillén recuerda que detrás de las redes sociales “hay anonimato, rapidez y son virales”, lo que complica aún más la problemática, lamenta, insistiendo en que es un grave problema porque “aunque apagues el ordenador, el rastro queda y te puede perseguir toda la vida”.

De hecho, aunque el acoso puede darse exclusivamente de manera cibernética, lo normal es que el ciberbullying ‘complemente’ al acoso típico donde el agresor encara y veja a su víctima frente a frente. “Cada caso es especial, diferente y se debe tratar de manera individual al anterior”, aclara la presidenta de la Asociación Salmantina contra el Bullying, si bien repite que sea cual sea el caso, todos son formas de acoso.

No hay un perfil determinado de acosador y de acosado: “Le puede tocar a cualquiera”

Carmen Guillén, en conversación con este medio, pide derogar uno de los grandes mantras que existen en torno al bullying: “no hay un perfil de niño víctima”, como tampoco lo hay de acosador. Es decir, y en definitiva, que “le puede tocar a cualquiera: al hijo del vecino, a su amiga o incluso a ti”.

De hecho, recuerda que el día a día de las personas que luchan contra el acoso demuestra que “no son causas, son consecuencias”. Consecuencias de un acoso prolongado que, cada vez, se da antes, ya que si hace años la edad media de las víctimas era de 12 años, ahora se ha reducido a poco más de 9 “y sigue bajando”.

Uno de los grandes problemas para que esto suceda así es que mucha gente “mira para otro lado”. Especialmente los escolares, que “ríen las gracias para que no les pase a ellos”. Un miedo que les convierte en actores pasivos del acoso y que son, según valora la presidenta de la Asociación Salmanitna contra el Bullying y el Ciberbullying, contra los que hay que actuar, ya que “son el elemento clave para desmontar al líder”.

Así, Carmen Guillen explica todo con pelos y señales: el ‘líder’ se rodea de gente que lo apoya y que son su principal ‘amparo’ para acosar. Por ello, “si tú actúas sobre la gente que lo apoya, el acoso no llega a suceder”. En eso se basa en ‘Método KiVa’, que se ha implantado en Finlandia y que está reduciendo a niveles ínfimos el acoso escolar.

Pero la educación no se debe dar sólo en el colegio, sino que como recuerda Carmen Guillén, “en casa se tienen que fomentar los valores”, puesto que los hijos repiten lo que ven en casa. Por ello, desde el hogar, los padres deben “implicarse y educar”, algo que también se tiene que dar en el colegio, pero de manera complementaria.

“El silencio cobarde de la mayoría es el lamento de las minorías”

Hace apenas unas semanas se conocía el caso de un joven de un instituto de Madrid que se suicidó a causa del acoso que sufría por parte de ciertos compañeros. Una muerte que “se podía haber evitado”, como asegura Carmen Guillén, si se hubiese frenado el bullying a tiempo.

Porque, como continua, “el mundo del acoso escolar es el mundo del silencio”, en el que “muchos lo ven y miran para otro lado, pensando que no va conmigo o que no se van a jugar el pan de sus hijos” en el caso de algunos profesores. Y, como hace ver, “cuando hay cierto desinterés o se mira para otro lado”, pasan cosas terribles, porque “el silencio cobarde de la mayoría es el lamento de las minorías”.

Por ello, lanza un mensaje alto y claro: hay que cambiar el chip y no mirar para otro lado, “y menos cuando son menores”, porque es “un problema de todos para el que todos tenemos que buscar una solución”. Si todo el mundo pone de su parte, todas las muertes que se dan por acoso en España podrían evitarse.

Afortunadamente, Salamanca no tiene ningún caso similar recientemente (o, al menos, a la asociación no le consta), aunque sí han ocurrido “casos extremos” que, como el de Madrid, demuestran “hasta qué punto de maldad podemos llegar”. Por ejemplo, hace unas semanas la asociación trató uno que “nos costó, pero salió adelante” porque, como le dijo Carmen Guillén al psicólogo de la ASCBYC, “no quería un globo más en la Plaza Mayor”.

Las instituciones actúan bien “pero todo se puede mejorar”

Sobre la actuación de las instituciones para afrontar y eliminar el acoso escolar, la presidenta de la Asociación Salmantina contra el Bullying y el Ciberbullying cree que “todo se puede mejorar” puesto que tienen las llaves para muchas cosas. Su actuación no es mala, aclara, pero una vez vistas las cifras de acoso que hay en España (uno de cada tres alumnos), recalca que “indudablemente las cosas pueden mejorarse”. Y es que con que haya un solo niño que sufre acoso, Carmen Guillén ya lo califica de fracaso, puesto que el objetivo es la desaparición total del bullying.

Uno de los ámbitos en los que trabajan las diferentes instituciones es en la creación de un protocolo para actuar frente al acoso escolar. El que afecta a Salamanca, el de Castilla y León, apenas tiene poco más de un año, y aun así “es mejorable”, cree la presidenta de la ASCBYC, “al igual que el protocolo de otras comunidades autónomas”.

Es más, concreta que las leyes deben ir adaptándose a los tiempos y a la sociedad, porque el acoso escolar o el ciberacoso no están contemplados como delitos. “Sí que contempla actos como vejaciones, agresiones, suplantación de identidad… pero no el acoso, el ciberacoso o el sexting, por ejemplo”, detalla Carmen Guillén. Por ello, pide a las instituciones que se apliquen más y que adapten la ley, puesto que el bullying y el ciberbullying “tienen datos alarmantes que están cotizando y, encima, al alza”.

Actos durante los próximos días para implicar a toda la sociedad salmantina

La Asociación Salmantina Contra Bullying y Ciberbullying realizará diversos actos durante los próximos días para tratar de implicar a toda la sociedad salmantina y que se conciencien sobre el gran problema que esto supone.

El más importante, que estaba previsto para el 2 de mayo pero que se ha pospuesto para el jueves 16, es el Paseo de Orientación (una especie de gymkana) que está dirigido tanto a escolares como a empresas de Salamanca y que está organizado, además de por ASCBYC, por la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el Club Oesteextrem AFN.

Además, este domingo, 5 de mayo, acudirán a Arévalo (Ávila) a la Danza Teatro contra el Bullying, cuya recaudación irá destinada para la asociación. Igualmente, el día 10 se celebrará la III Edición del Festival Contra el Bullying en el Music Factory en el que se entregarán los premios Embajadores Contra el Bullying a las instituciones públicas o empresas que han estado implicados en este tipo de problemas. Concretamente, esta vez irá para el Ayuntamiento de Carbajosa por la Ciudad de los Niños.

Por último, el día 11, la Asociación Salmantina Contra el Bullying y el Ciberbullying estarán presentes en la concentración motera Ruedas Contra el Bullying que irá desde Santa Marta hasta Peñaranda para luego volver y parar en el Centro Comercial el Tormes, donde habrá una fiesta con hinchables y música.

Asimismo, con motivo del Día Internacional contra el Acoso Escolar, el Ayuntamiento de Santa Marta y el de Salamanca iluminaron de color azul las diferentes fuentes; taxistas de Salamanca han llevado cartelería de la asociación; y los comercios y la hostelería de Santa Marta han lucido en sus escaparates tantos luces como lazos azules.

Todo el mundo puede contactar con la asociación

Carmen Guillén recuerda que todo el mundo puede contactar con la Asociación Salmantina Contra el Bullying y Ciberbullying, ya sean profesores (de hecho, la asociación cuenta con varios profesores en ella) o padres de personas tanto acosadas como acosadores.

Puede ser tanto físicamente (ASCBYC está en la calle Ramón y Cajal 5-7 y, sobre todo, pueden encontrarlos los jueves por la tarde) como vía mail (ascbyc@gmail.com), y la presidenta anima acudir para recibir asesoramiento porque “no dejamos sin ayudar a nadie, hayan hecho lo que hayan hecho o les hagan lo que les hagan”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído