Octubre arranca con dos citas astronómicas: oriónidas y dracónidas


Arranca octubre y con él llegan dos citas ineludibles para los aficionados a los meteoros y la contemplación del cielo nocturno: las dracónidas y oriónidas. Estas lluvias de estrellas dan el pistoletazo de salida a los eventos astronómicos del otoño y permitirán contemplar, además un hermoso espectáculo de la naturaleza, Mercurio y Urano

 Lluvia de estrellas
Lluvia de estrellas

La actividad de las dracónidas

Las Dracónidas podrán verse entre los días 6 y 10 de octubre en el hemisferio norte. Su origen está en la constelación Draco -de ahí su nombre- aunque también son conocidas como Giacobínidas porque provienen del cometa 21p/Giacobini-Zinner, descubierto en el año 1900.

La actividad de las Dracónidas suele ser bastante modesta. Según el Observatorio Astronómico Nacional, se podrán divisar aproximadamente 20 meteoros por hora, especialmente en la noche del 8 al 9 de octubre, que albergará la máxima actividad. El mejor momento para observarlas suelen ser las primeras horas de la noche, aspecto que las convierte en singulares. Meteored aconseja elegir zonas con cielos despejados, sin obstáculos, oscuros y que presenten poca contaminación lumínica.

En comparación con otras lluvias, las Dracónidas tienen velocidades lentas, aproximadamente se mueven a 20km/s, lo que las hace ligeramente más visibles. Los modelos de predicción, de momento, prevén para la noche de máxima actividad tiempo tranquilo, gracias al anticiclón, con predominio de los grandes claros. Se prevé que durante esas noches refresque.

Las oriónidas estrenarán el cielo

Las oriónidas son estrellas fugaces débiles y rápidas; su actividad también es menor que otras, pero a diferencia de las Dracónidas, las de Orión pasarán entre 20 y 30 veces por hora a más de 66 km/s. Cabe recordar que el 13 de octubre habrá luna llena y dificultará la observación, que no será idónea hasta la recta final del mes.

La buena noticia es que la duración de las Oriónidas será más larga, y se podrá disfrutar  de ellas desde hoy hasta el 7 de noviembre, presentando su pico máximo en la noche del 21 al 22 de octubre.

Esta lluvia de estrellas viene asociada a la estela del cometa 1/P Halley, que orbita alrededor del sol cada 76 años y que fue visto desde la Tierra por última vez en 1986. Sus partículas se incineran al entrar en nuestra atmósfera dejando ese destello que tanto gusta e invita a pedir deseos. Se podría decir que las Oriónidas son las ?teloneras? de la gran lluvia de estrellas del otoño, las Gemínidas del mes de diciembre, que ya tendrán una tasa de actividad de entre 100 y 140 meteoros por hora.

¿Qué se ve exactamente?

No se trata de la típica estrella fugaz. De vez en cuando, las bolas de fuego de las oriónidas dejan flujos incandescentes de escombros a su paso que permanecen durante unos minutos. Dichos filamentos de "humo de meteoros", torcidos por los vientos de la atmósfera superior en formas contorneadas, pueden ser incluso más espectaculares que los propios meteoros.

¿Hacia dónde hay que mirar?

Las oriónidas salen de un área pequeña cerca de la constelación de Orión, pero se moverán por todo el cielo. La estrella más brillante de todas, Sirius, se encuentra justo debajo del pie izquierdo de Orión, un buen lugar para apuntar la mirada mientras se espera la aparición de los meteoros. 

Las dracónidas podrán ser observadas desde todo el hemisferio norte, zona ecuatorial. En España, será posible contemplarlas en la constelación de Draco, situados de espaldas a la luna. Es recomendable localizar las estrellas más brillantes de la constelación, Etamin y Rastaban.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído