La OCU alerta de que abusar de las bebidas energéticas, sobre todo en adolescentes, es un riesgo real

Abusar de las bebidas con cafeína para estudiar, ir al gimnasio o salir de fiesta, todo en un mismo día puede llegar a ser una gran bomba explosiva para el organismo

La OCU alerta de que abusar de las bebidas energéticas, sobre todo en adolescentes, es un riesgo real
La OCU alerta de que abusar de las bebidas energéticas, sobre todo en adolescentes, es un riesgo real

Las bebidas energéticas son una gran tentación para muchas personas ya que su consumo combate el cansancio e impulsa el rendimiento. Sin embargo como todo en la vida, el exceso no es bueno, y si hablamos de esta bebida estimulante mucho menos, ya que puede convertirse en una auténtica bomba explosiva.

La OCU alerta de sus perjuicios, especialmente para los menores, esos adolescentes que se pasan horas estudiando, en el gimnasio o de fiesta después de largas jornadas en el colegio y quieren rendir más por las noches. Su solución las bebidas energéticas. Es importante recordar que consumir 1ó 2 no es malo, pero abusar diariamente de ellas sí lo es, ya que puede dañar seriamente nuestro organismo.

La cantidad de cafeína ingerida puede provocar trastornos del sueño, ansiedad e incluso cambios en el comportamiento. Y no solo eso, porque los problemas se pueden intensificar, dando lugar a problemas cardiovasculares, disparar la tensión o incluso si se trata de mujeres embarazadas, estas corren en el riesgo de que se retrase el crecimiento del feto. En relación a las cantidades que no conviene superar se pone la mira en los   “5,7mg por cada kg de peso corporal, por ejemplo, para una persona de 60kg, la cantidad inocua sería de 342mg al día”.

La OCU también alerta de que el consumo excesivo de cafeína en personas con poco peso es mucho más dañino y recomienda que “una persona de 50kg no debería de sobrepasar los 150 mg de cafeína de una sola vez, pues con esta cantidad estaría alcanzando el 100% de la ingesta que se considera segura”.

Por otro lado, mezclar las bebidas energéticas con el alcohol no es una buena elección. Según la OCU “el peligro de mezclar bebidas energéticas con alcohol está en que las grandes cantidades de cafeína reducen el sueño y el cansancio, pero no disminuyen los efectos del alcohol, lo que se traduce en un estado de ‘borrachera completamente despierta’. El resultado es que se está más tiempo despierto y, por tanto, se mantiene la posibilidad de seguir bebiendo, mucho más que si se tomara un combinado con un refresco clásico con cafeína”, una táctica muy habitual en los adolescentes. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído