La "originalidad" mantiene a flote la supervivencia del único taller de vidrieras existente en Salamanca

'Opal Vidrieras' mantendrá abiertas sus puertas al público este sábado, 2 de abril, como taller participante en la celebración de los 'Días Europeos de Artesanía' organizados por la Junta de Castilla y León

Taller artesanal 'Opal vidrieras'. Fotos Andrea M.
Taller artesanal 'Opal vidrieras'. Fotos Andrea M.

La celebración de los ‘Días Europeos de la Artesanía’ ofrece a Salamanca la participación de cuatro talleres artesanos, todos ellos ubicados en la capital y donde uno de los más destacados por ser “original” y “desconocido” para el público es ‘Opal Vidrieras’, ubicado en la calle Honduras.

Esta feria, organizada por la Consejería de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León y la Federación de Organizaciones Artesanas de Castilla y León (FOALCAL), que trata de dar visibilidad a los trabajos artesanales, tanto a nivel nacional como europeo tiene lugar de forma anual para dar a conocer la riqueza, diversidad y singularidad de estos oficios.

Concretamente su celebración este año se ha extendido desde el pasado 28 de marzo hasta el próximo 3 de abril, y donde el turno para ‘Opal Vidrieras’ es este sábado, 2 de abril, en horario de 11:00 a 14:00 horas por la mañana y de 15:00 a 20:00 horas por la tarde.

Este taller es una ventana primordial para dar a conocer un oficio prácticamente extinguido en nuestra ciudad, donde ‘Opal’ reina como el único superviviente en toda la provincia: “Este es un oficio que está olvidado. Con el taller básicamente buscamos dar a conocer nuestro trabajo y decirle a la gente que existimos. El objetivo es que la gente observe nuestro trabajo que es muy peculiar y nada visto”, revela Julia, una de las socias de esta cooperativa que trabaja mano a mano con Purificación, y quienes se encargan del montaje de las vidrieras. 

Es también la propia Julia quien confiesa que esta "jornada de puertas abiertas" que tendrá lugar este sábado viene motivada porque "son muchos los paisanos que se acercan a nuestro taller, llamados por la curiosidad para preguntarnos si pueden entrar a observar nuestro trabajo. Nosotros, por supuesto les damos paso". 

Taller artesanal 'Opal vidrieras'

La participación de ‘Opal’ en estos talleres divulgativos, por segundo año consecutivo, será únicamente demostrativo de cara a los espectadores, ya que “es un trabajo peligroso porque se manipula un material, el cristal, que no es manejable por todo el mundo”, informa Julia.

La originalidad es la cualidad principal que mantiene a flote la supervivencia de este negocio que lleva en pie 30 años: “Fuimos una cooperativa con cinco socios y ahora quedamos solo dos socias y un trabajador. Aprendimos en una escuela de artes y oficios, y posteriormente nos constituimos como cooperativa”.

¿Cómo es el trabajo que se realiza en un taller de vidrieras?

En primer lugar, tal y como describen Julia y Juanmi hay que medir el lugar dónde va a ir ubicada la vidriera y posteriormente ya hay que centrarse en el diseño de esta: “Al cliente se le hace un diseño y después una plantilla a tamaño real, sobre la que se va cortando cada pieza de vidrio, se estudia los colores y cómo va a ir pintada. Se corta sobre esa misma plantilla y se pinta en la mesa de luz.

La luz es fundamental en la vidriera porque tiene que estar detrás para que se vea bien. Se pinta con grisallas que van al fuego, luego van cocidas en el horno a 150 grados, un proceso que se lleva a cabo varias veces porque siempre se pierde un poco de grisalla en cada cocción.

Taller artesanal 'Opal vidrieras'

El siguiente paso es montar en plomo o en cobre. En cobre es la técnica ‘Tiffany’ y el plomo es la técnica tradicional donde una pieza va metida por un lado y otra pieza por el otro, y luego se suelda. Finalmente, el último proceso es el enmasillado que sirve para fijar las piezas, para que no se muevan, no entre agua y quede bien sellado.

Y luego ya es el montaje en el sitio donde va anclada la vidriera, en una ventana, en una puerta, en una subida de escalera. Y siempre tiene que llevar un bastidor, un marco, para ponerla”, declaran.

En cuanto al diseño, desde ‘Opal’ aseguran que “al cliente se le hace muy partícipe porque es un dinero que él va a pagar y que tiene que estar acorde a su gusto”. Respecto a los colores, Juanmi, diseñador, licenciado en Bellas Artes manifiesta que “normalmente lo que hacemos es estudiar el lugar donde irá ubicada la vidriera para que la luz matice mejor los colores y para saber si los vidrios tienen que ser opacos, traslúcidos o transparentes. Posteriormente lo que se hace es una plantilla con el estudio, donde el cliente puede cambiar las formas y elegir los cristales”.  

El color del vidrio también pasa por un proceso complejo: “Se coje un vidrio con el color base, un rojo o un incoloro y luego lo que se hace es matizarla, hacerle la silueta del rostro, por ejemplo, el sombreado. Todo eso va metido en un horno que lo funde a 650 grados. Realmente lleva muchas hornadas, hay que darle el color de la carne, las sombras, el color del pelo, la perfilería de las cejas, de las pestañas, de los ojos, de las barbas etc”.

Taller artesanal 'Opal vidrieras'

¿Cuánto tiempo se tarda en montar una vidriera?

Julia, una de las montadoras de ‘Opal’ destaca que “una vidriera es un puzle”, principal motivo por el que posteriormente confirma que el tiempo del montaje depende de lo compleja que sea la vidriera: “Si es sencilla a lo mejor se puede montar en una mañana o incluso en dos días. En el caso de la pintura sobre vidrio se tarda más tiempo porque hay que cortarla, pintarla y luego masillarla y montarla ‘in situ’”.

El montaje, por tanto, se traduce en “un trabajo laborioso que requiere de experiencia y práctica para acabarla en menor tiempo posible, con el mayor perfeccionismo”.

En ‘Opal’ también guardan un espacio para la restauración: “Hacemos mucha restauración porque hay vidrieras que ya tienen 100 años y no es que los vidrios estén mal, sino que el plomo no se encuentra en buen estado, entonces lo que hacemos es desemplomarlo y volverlo a emplomar para que queden nuevas.

En el caso de los cristales normalmente se mantienen los mismos, solo se cambia alguno que esté roto, pero por regla general solemos ser muy conservadores en ese aspecto”, concluye Julia.

Taller artesanal 'Opal vidrieras'

Respecto a la demanda de las vidrieras desde ‘Opal’ destacan que “en Salamanca tenemos todo tipo de clientes: iglesias, instituciones, tenemos un trabajo pendiente en Zamora en el Palacio de Justicia y muchos particulares”.

El aspecto económico también depende de la complejidad de la vidriera: “El material con el que se trabaja es de importación porque en España no se fabrica, por lo que es caro, pero todo depende de la vidriera.

En el caso de la pintura sobre vidrio es de las técnicas más costosas, donde los precios rondan de los 300-350 euros el metro cuadrado a los 1000-1200 el metro cuadrado. Todo depende de la elaboración y del tiempo de la mano de obra que es mucha”, revela la montadora.

Finalmente, la principal característica que define a este “oficio desconocido” es que “normalmente solemos hacer un proyecto original, no solemos repetir los proyectos. Tendemos a hacer cosas nuevas”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído