El Pleno municipal, a través de los votos en contra de PP y Cs, rechaza revisar el proceso de pago de las ayudas municipales de emergencia social, después de constatarse importantes retrasos

Los socialistas pedían iniciar un proceso de revisión del procedimiento y los plazos de la concesión de ayudas de urgencia social para simplificarlos y agilizar el pago en la medida de lo posible

La concejala Ana Suárez, en el Pleno municipal
La concejala Ana Suárez, en el Pleno municipal

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca ha llevado al Pleno de este viernes, 26 de febrero, una moción que exigía agilidad en la tramitación y el pago de las ayudas de alquiler y emergencia social que promueve el área de Bienestar Social del Consistorio para que las personas que las solicitan puedan recibirlas a la mayor brevedad posible y no tengan que esperar durante meses este apoyo municipal destinado precisamente a resolver situaciones de vulnerabilidad, precariedad y necesidades sociales urgentes.

Por una parte, los socialistas pedían iniciar un proceso de revisión del procedimiento y los plazos de la concesión de ayudas de urgencia social para simplificarlos y agilizar el pago en la medida de lo posible. Por otra, garantizar que las personas solicitantes reciben su ayuda en un plazo no superior a un mes desde el registro de la solicitud.

Sin embargo, con los votos en contra de PP y Ciudadanos, la propuesta se ha desechado.

El trámite para la concesión de este tipo de ayudas se inicia con una solicitud ante el Centro de Acción Social (CEAS) correspondiente y finaliza con la orden de transferencia del importe aprobado, en caso de que la solicitud cumpla los requisitos establecidos. Entre ambos hechos, el expediente recorre una Comisión Técnica, la Comisión Informativa de Bienestar Social, Intervención, Secretaría y, finalmente, Tesorería.

José Luis Mateos explicó en la presentación de la moción, hace unos días, que “el Grupo Municipal Socialista ha detectado casos reales en los que el Ayuntamiento de Salamanca no es lo suficientemente diligente a la hora de dar respuesta a las familias que necesitan una ayuda rápida o que están en riesgo de exclusión social o económica”, por lo que “se están viendo afectadas por una mala organización en la gestión de estas ayudas de urgencia social”.

Por su parte, José María Collados señaló que “estas familias necesitan una ayuda rápida porque están viviendo una situación difícil en un momento determinado y están tardando meses en recibirlas”. En concreto y explicando un ejemplo real, “es indecente que necesites 200 euros para comer y que no llegue la ayuda hasta cinco meses después. Si ya de por sí el hecho de pedir ayuda es algo muy duro para una persona, tener que esperar meses no se puede permitir ni tiene ningún sentido”, ha manifestado.

Interpelada por ello, Ana Suárez ha afirmado que "es muy fácil decir que las cosas se hacen mal y acusarnos de falta de voluntad e interés. Entiendo que ese es su planteamiento, que si no se hacen las cosas de otra manera es porque no se quiere. Yo les preguntaría a ustedes si se están haciendo bien las cosas con los retrasos del Ingreso Mínimo Vital (...) Ahora mismo hay una demanda terrible en las ayudas sociales y, por mucho que queramos correr, hay unos pasos que dar que no se pueden evitar de ninguna manera", ha indicado Suárez. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído