​El Procurador del Común pide a la Consejería de Educación y al Ayuntamiento de Salamanca la “coordinación necesaria” para resolver los problemas del colegio público ‘Campo Charro’

El Defensor del Pueblo de Castilla y León ha solicitado que se acometan las inversiones “que sean precisas” para ejecutar las obras que permitan la eliminación de las deficiencias estructurales, se solventen los problemas de falta de calefacción, en instalación eléctrica o en la red de tuberías

 Colegio de Educación Infantil Campo Charro 2
Colegio de Educación Infantil Campo Charro 2

El Procurador del Común ha pedido a la Consejería de Educación y al Ayuntamiento de Salamanca la “coordinación necesaria” para resolver los problemas y deficiencia del colegio público ‘Campo Charro’, de las cuales ha tenido constancia tras recibir una serie de quejas y pedir información al respecto.

Según explican en una resolución emitida este lunes, el Defensor del Pueblo de Castilla y León recibió la denuncia tras que las lluvias del pasado otoño derrumbasen parte del techo de una de las aulas de Educación Infantil, lo que motivó de 24 alumnos recibiesen sus correspondientes clases en el hall y en los pasillos del centro.

De igual manera, la denuncia recibida advertía sobre grietas que habían aparecido en el edificio lo que “comprometía su estabilidad”, además de sucederse cortes de luz y otro tipo de deficiencias en las instalaciones eléctricas. No era lo único en mal estado, ya que también se detectaron defectos en la instalación de la calefacción y en la red de tuberías, añadiéndose a ello que el agua podría no ser apta para el consumo humano.

Tras estas denuncias, el Procurador del Común solicitó información tanto a la Consejería de Educación como al Ayuntamiento de Salamanca. Del organismo autonómico se recibió la respuesta de que en los últimos años se habían realizado inversiones que alcanzaban los 72.000 euros y que “se había tratado de reestablecer la normalidad tras las inclemencias meteorológicas”, además de asegurar que durante el 2020 se realizarían obras para reparar, mantener y sustituir la cubierta que alcanzarían un importe de 29.000 euros.

Por su parte, el Consistorio afirmó que en 2016 ya había informado del mal estado de la impermeabilización del edificio y que las obras requeridas “no eran de su competencia” al no corresponderse con mantenimiento. Igualmente, reconocía que una actuación “más inmediata” podría haber evitado los trastornos producidos, tanto para el alumnado como para el profesorado. En lo que al agua respecta, indicaba que su estado era óptimo aunque la red de tuberías era antigua.

Tras recibir todas estas informaciones, el Procurador del Común ha concluido que las sucesivas reparaciones realizadas en la instalación eléctrica, la calefacción y la red de tuberías del centro “podrían ser el reflejo de la necesidad de realizar una intervención más amplia” mediante la sustitución de elementos con objeto de eliminar “unas deficiencias para las que, sin embargo, no se ha previsto ninguna inversión específica para este año 2020 y que, de existir realmente podrían comprometer el derecho a una educación de calidad en una infraestructura educativa apropiada”.

Por ello, han recordado a la Consejería de Educación que debe velar por “la correcta prestación del servicio educativo, para lo cual es necesario que las instalaciones se mantengan en las debidas condiciones” y, para ello, han de actuar en colaboración, en este caso, con el Ayuntamiento de Salamanca, para concretar las deficiencias existentes en Campo Charro y dar solución a las mismas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído