Pseudociencias: Una batalla que ya se está librando para proteger al paciente


Bioneuroemoción, biomagnetismo, fisiognomía, cristaloterapia, iriogenética, flores de Bach, reiki, homeopatía, moxibustión, comunicación telepática con animales, piramidología, terapia magnética, holosíntesis, osteopatía, psicoterapia transpersonal y energética, péndulo hebreo, sanación cuántica... tienen nombres mil las denominadas terapias alternativas o pseudociencias, prácticas que se ofertan como actos médicos sin que se haya demostrado su efectividad de forma científica

 Pseudociencias 2
Pseudociencias 2

Estas actividades cuentan actualmente con millones de seguidores en todo el mundo. Se trata, principalmente, de personas que buscan alternativas a la medicina tradicional. Sin embargo, también son muchos los especialistas sanitarios, científicos y divulgadores de la ciencia que llevan mucho tiempo alertando de los peligros que ocasionan estas "falsas terapias y sectas sanitarias". 

Explican que existe el riesgo de que los pacientes abandonen tratamientos médicos efectivos por prácticas que carecen de valor curativo; asegurando que muchas de ellas pueden tener efectos negativos para la salud y producir también serios contratiempos económicos en los pacientes.

Por ello, para contribuir a poner coto a estas prácticas alejadas de la medicina, el Colegio de Médicos de Salamanca acogió la tarde del miércoles una conferencia del doctor Roi Piñeiro Pérez, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba (Madrid), secretario de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP) y miembro del comité de medicamentos de la Asociación Española de Pediatría. El doctor Piñeiro acaba de publicar su tercer libro, Pseudociencias al desnudo. Que no te engañen. El libro es, según su autor, "un análisis crítico de lo que estamos viviendo hoy, porque las pseudociencias cuentan con un espacio amplio para desarrollar sus teorías y sus hipótesis, sin que se esté produciendo un posicionamiento rotundo no ya solo de los sanitarios, sino de toda la sociedad".

Pseudociencias 4

"Mientras que actualmente en España nos encontramos con un 4% de personas que se presentan como vacunofóbicas o contrarias a las vacunas, en cuanto a las pseudociencias el problema es más grave y llamativo, porque estamos hablando de que hay un 20% de la población que utiliza estas pseudociencias en su vida diaria. Estamos hablando de casi diez millones de españoles, que es un porcentaje muy relevante", afirma el especialista sanitario.

Y de esos diez millones, siempre según el doctor Piñeiro, el 25% sustituye la terapia convencial, que cuenta con evidencia científica, por estas pseudociencias sin ninguna evidencia empírica. "Cuando las cosas van bien y la salud es buena, el "es que a mí me funciona" no es tan preocupante; pero cuando la salud es mala, estas pseudoterapias pueden generar que las enfermedades empeoren e incluso provocar fallecimientos", asegura. 

Claro, a nivel de adultos es difícil de tolerar que se produzca esto, pero a nivel de niños, que es lo que maneja el doctor, es un tema muy grave. " Se trata de una lacra que la sociedad debe rechazar más de lo que lo está haciendo en este momento, sin duda", cuenta.

Por ello, el libro expone una crítica general hacia la sociedad española en su conjunto, "desde el propio ciudadano hasta el profesional sanitario, pasando por gobernantes, responsables de la industria farmacéutica... todo el mundo que lo tolera y no hace nada por cambiarlo". "Todos somos culpables de que las pseudociencias estén instaladas en la sociedad del bienestar. Yo planteo que dudar es lógico y puedo entender algunos razonamientos, pero antes de tomar una decisión hay que estar bien informado, y lo que me encuentro en los padres que llevan a sus hijos a las consultas es una gran incoherencia", explica.

Y sigue, "no vacunas, bien, pero no tienes ni idea de las enfermedades contra las que no vacunas". Pasa lo mismo entonces con las pseudociencias como la homeopatía o el reiki. "Muchos no saben muy bien frente a lo que están luchando y por qué están rechazando los antibióticos". En este sentido, el doctor considera que el posicionamiento oficial de los profesionales sanitarios ante esta problemática es de burla y risa frente al desconocimiento. "Creo que no nos lo estamos tomando en serio y estoy convencido de que debemos de luchar contra ello, porque es peligroso para los ciudadanos".

Un grave problema europeo

El pediatra, eso sí, afirma que somos "afortunados" en España. "Aquí, por suerte, el Gobierno se ha posicionado no claramente, pero sí a favor de estudiar el fenómeno que estamos viviendo. Sin embargo, en Francia, Italia o Alemania esto no es así". Allí, el movimiento contra las vacunas es mucho más intenso y las pseudociencias están plenamente desarrolladas. "Hasta el punto de que si te toca un médico homéopata, o te cambias o no hay alternativa. En España, en cambio, se han conocido sanciones contra facultativos que se posicionaban a favor de las pseudociencias en su consulta y en contra de las vacunas".

El abuso del sistema sanitario lleva a las pseudociencias

El doctor Piñeiro afirma con rotundidad que el abuso del sistema sanitario está acercando a la población a las pseudoterapias, ya sea porque los ciudadanos llenan las salas de espera o porque el sistema público sanitario está sufriendo recortes. "El hecho de que tengamos para atender a los pacientes tres, cuatro o cinco minutos está generando muchos problemas, porque en ese tiempo es imposible que el facultativo pueda preguntar por una historia clínica, por unos síntomas para enfocar un posible diagnóstico después de explorar al paciente y para poder explicar a las familias las posibles terapias. 

"En ese tiempo, como mucho le puedes decir a la familia que no es grave y que se vayan tranquilos a su casa, que al niño no le pasa algo importante. Estas limitaciones llevan a que las familias se vayan a su casa con preocupaciones, pensando que no han sido del todo escuchadas", cuenta. Por ello, estas situaciones, dice, generan un caldo de cultivo que las pseudoterapias recogen y se llevan a su lado.

"Al fin y al cabo, da igual lo que yo venda como remedio, porque si en una hora te escucho y te atiendo con cariño, te vas a ir a casa reconfortado. Da igual que utilice la imposición de manos, la homeopatía o un jarabe... gracias a esa atención personalizada vas a pensar que soy mejor médico por el tiempo que te he dedicado". 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído