Los psicólogos de Castilla y León ayudarán a los diabéticos a gestionar la angustia y el estrés provocados por la crisis de la COVID-19

Las alteraciones emocionales afectan a los niveles glucémicos de las más de 160.000 castellano y leoneses que son atendidas con esta enfermedad en la Comunidad

0 Comentarios

Firma del convenio entre el COPCYL y FADCYL
Firma del convenio entre el COPCYL y FADCYL

El Colegio de Psicología de Castilla y León (COPCYL) ha firmado un convenio con la Federación de Asociaciones de Diabetes de Castilla y León (FADCYL) para ayudar a las personas con diabetes a gestionar la angustia y el estrés provocados por la crisis de la COVID-19, ya que estas emociones pueden alterar los niveles glucémicos de quienes padecen la enfermedad.

Un importante grupo de población que en la Comunidad supera los 160.000 diagnosticados, según datos de la Consejería de Sanidad. Ante esta situación, ambas instituciones pondrán en marcha cursos y talleres dirigidos a personas con diabetes y sus familiares, con el objetivo de ofrecerles herramientas útiles para gestionar sus reacciones emocionales ante momentos de gran estrés.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina, debido a una disminución de la secreción de insulina o a una deficiencia de su acción. Como señala el presidente de FADCYL, Javier García Iglesias, “el estrés, la ansiedad o la angustia provocan una subida de adrenalina, y nuestro organismo entiende que necesitamos más energía y libera glucosa en sangre, un aumento que los pacientes con diabetes tienen problemas para regular”. Por lo tanto, las situaciones de inestabilidad, como la actual crisis sanitaria por la COVID-19, pueden influir negativamente en los estados de ánimo de las personas con esta enfermedad y generar desordenes en sus niveles glucémicos.

Equilibrio emocional

Los tres pilares del tratamiento de la diabetes _medicación, alimentación y actividad física_ deben asentarse en el mantenimiento de un “equilibrio emocional” por parte del paciente. “Los psicólogos les proporcionamos las herramientas necesarias para lidiar con su situación, aconsejándoles que adopten un papel activo y responsable, y para manejar lo mejor posible los momentos de estrés o angustia, que pueden afectar a su nivel de glucosa”, asegura el presidente del COPCYL, Jaime Gutiérrez.

La intervención profesional de los psicólogos comienza en el momento en el que los pacientes tienen conocimiento por primera vez de su enfermedad, el llamado ‘debut diabético’, “que supone un gran impacto emocional”, según Jaime Gutiérrez. “La diabetes es una enfermedad crónica, una realidad difícil de asimilar ya que supone un cambio total en el estilo de vida, y los profesionales podemos ayudar al paciente a tomar conciencia de todo ello, a adoptar una actitud positiva, modificar comportamientos hacia un estilo de vida saludable y, en definitiva, normalizar la situación”, añade.

En FADCYL son conscientes de la importancia del autocuidado, tanto en el plano físico como emocional, por lo que demandan que “se consolide la figura del psicólogo como parte fundamental del tratamiento de la diabetes”. “Nos enfrentamos a tratamientos largos y complejos, por lo que seguramente viviremos situaciones difíciles de gestionar que provocarán una descompensación de los controles”, explica Javier García, quien asegura que “con ayuda psicológica, se puede integrar la diabetes como parte de la vida sin que impida cumplir ningún objetivo personal”.

Acciones formativas

El convenio firmado por el COPCYL y FADCYL se materializará en distintas acciones educativas y formativas, como mesas redondas, cursos o talleres dirigidos tanto a personas con diabetes como a sus familiares. El objetivo es lograr una mejor gestión de las emociones provocadas por los momentos de angustia y estrés, que en los últimos meses se han disparado con motivo de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído