​El Rastro queda suspendido desde este domingo tras dos positivos en coronavirus en el entorno de algunos vendedores

El Ayuntamiento ha decidido seguir las recomendaciones de la Junta de Castilla y León. El mercadillo se estaba celebrando con reducción del aforo y estrictas medidas de seguridad

 Rastro
Rastro

El Ayuntamiento de Salamanca ha anunciado la suspensión temporal del mercadillo que se celebra cada domingo en el recinto de La Aldehuela, el tradicional Rastro, siguiendo la recomendación de la Junta de Castilla y León tras confirmar las pruebas PCR el positivo por COVID-19 de personas que conviven con vendedores titulares de puestos de venta.

En un comunicado, el Consistorio no especifica por cuánto tiempo queda suspendido el Rastro y si afecta solamente al mercadillo de este domingo o si la medida se prolongará en el tiempo hasta que se garanticen las totales condiciones de seguridad.

Tras la suspensión del mercadillo durante el estado de alarma y las semanas posteriores, el Rastro volvió a celebrarse el pasado 5 de julio con, eso sí, unas estrictas medidas de higiene y seguridad para garantizar la salud tanto de los vendedores como de los clientes. La situación de aquel entonces -mejor que la de ahora en número de casos- no impidió que los salmantinos acudieran, como es habitual, a La Aldehuela, si bien todos cumplieron la obligatoriedad de llevar mascarilla -por aquel entonces no lo era en espacios abiertos- y de respetar la distancia de seguridad y el aforo.

Un aforo, limitado en 800 personas, que se encargaba de controlar la Policía Local con un vallado que, además permitía diferenciar la entrada y la salida de los visitantes. Asimismo utilizaban una máquina cuenta personas para evitar que se superase el límite de clientes establecido.

Igualmente, los visitantes del mercadillo tenían a su disposición gel para la desinfección de manos, que se ubicaba tanto a la entrada como a la salida del recinto, así como en cada uno de los puestos, que se colocaron con una separación de dos metros entre sí y que se desinfectaron antes y después del montaje. También garantizaron medidas de desinfección de los productos probados o devueltos y los probadores se higienizarán de forma frecuente, preferentemente tras cada uso.

Así pues, Salamanca da otro paso atrás, esta vez obligado, dentro de la nueva normalidad, si bien la esperanza es que estos positivos no se hayan extendido entre los vendedores y en los próximos domingos pueda volver a celebrarse el Rastro.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído