La realidad muda que golpea a Salamanca: más de 500 mujeres esclavas de la prostitución

Salamanca es un punto caliente en la explotación sexual de mujeres que necesita de un altavoz. Un motivo que ha impulsado a SALAMANCA24HORAS a hacerse eco de esta actividad delictiva en el Día Internacional contra la Explotación sexual y la Trata de personas

Centro de APRAMP en Salamanca
Centro de APRAMP en Salamanca

La trata de personas con fines de explotación sexual es una realidad que existe en todo el mundo pero que es invisible, por eso es necesario que se conozca. Es una violación contra los derechos humanos, considerado como un crimen internacional, concretamente hablamos de un crimen de lesa humanidad que lleva en nuestras vidas desde hace siglos. 

Es una realidad, por tanto, normalizada. España en este sentido es uno de los países de destino donde mayor número de mujeres están obligadas a prostituirse. En nuestro país la industria del sexo está normalizada y este es el principal problema por el que muchas veces no indagamos, ni hacemos la intención de ir más allá, cuando realmente es un problema que nos acecha de cerca.

Este jueves, 23 de septiembre, se celebra el Día Internacional contra la Explotación sexual y la Trata de personas, motivo por el que SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con APRAMP Salamanca: una asociación que prestar asistencia integral a las víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Allí hemos hablado con el equipo que reside en nuestra ciudad, Salamanca, encabezado por la cara visible de la asociación, Blanca Rubio, coordinadora de APRAMP.

El objetivo de este reportaje es dar visibilidad a la labor tan importante que realizan desde esta asociación, quienes además nos han permitido, a través de sus testimonios, conocer más de cerca todo el entramado que envuelve a este mundo de la trata con fines de explotación sexual, antes conocido como "trata de blancas", que bien podríamos definir como la esclavitud salvaje del siglo XXI. 

IMG 4396
 

Antes de desgranar a qué se enfrentan las mujeres que son víctimas de trata de personas, el perfil de estas, el protocolo que se sigue para detectar a una víctima, cómo se trabaja con ellas y cómo se las protege, es necesario comenzar hablando de los datos actuales que se asientan en nuestra ciudad y del ejercicio de la prostitución, que no es un delito pero que tampoco está regulado como una actividad profesional.

Aunque en primer lugar centraremos la atención en conocer cómo se trabaja en APRAMP.

¿Quién es APRAMP y cómo trabajan?

APRAMP es una asociación especializada en trata con fines de explotación sexual y prostitución. Conocida a nivel nacional, europeo e internacional. Empezó a trabajar en Salamanca en el año 2002, y desde el 2017 abarca las provincias de Ávila y Zamora.

Dentro de APRAMP hay programas básicos y fundamentales como la unidad móvil o la unidad de rescate que es la encargada de trasladarse a los espacios donde se ejerce la prostitución, tanto en pisos, como en clubs o en las zonas abiertas que son las calles o los polígonos.

En este sentido Blanca Rubio, coordinadora de APRAMP en Salamanca revela que “la unidad móvil es un pilar fundamental, como también lo es el campo sanitario donde tenemos un programa de prevención de Cáncer de Cuello de Útero que llevamos desde 2007 junto a la Dirección General de Salud Pública de Castilla y León, por el que han pasado 950 mujeres.

Se realiza también la citología y desde hace cuatro años se llevan también a cabo las pruebas del VIH y la Hepatitis C, en coordinación con el servicio de epidemiologia del Hospital”.

Cuentan también con un programa desarrollado mano a mano con la Dirección General de la Mujer de Castilla y León que se llama ‘Atrapadas’, donde “se da una subvención para cubrir las necesidades básicas de estas mujeres para que dejen de ser invisibles”.

IMG 4398
 

Dentro de esta asociación trabajan codo con codo con varios profesionales como trabajadores sociales y psicólogos, pero hay una figura que cumple un papel fundamental y en la que insiste el equipo de APRAMP. Se trata de la figura de las mediadoras que “son supervivientes de la trata que están trabajando con las mujeres a través de la unidad móvil. Son mujeres que han sido víctimas de trata y que han sido rescatadas por APRAMP, se les da una oportunidad laboral para que trabajen como otra profesional más.

Es una herramienta y un recurso súper importante para trabajar con otras víctimas porque ellas las entienden porque han pasado por lo mismo. Entonces a la hora de denunciar es un apoyo fundamental porque ellas ya conocen lo que es el miedo y el terror de denunciar”, aclara una de las trabajadoras sociales.

La coordinadora de este centro, Blanca Rubio, destaca que también llevan a cabo una importante campaña de sensibilización y mentalización en varios Institutos de la ESO y Facultades donde imparten charlas. Actualmente han llegado a más de 4.000 jóvenes.

Además, la gran labor de esta asociación ha hecho que en junio le dieran un premio a nivel mundial desde EE.UU., en Washington, a la directora de APRAMP a nivel nacional, Rocío Mora, una mujer referente a la que nombraron mujer luchadora contra la explotación sexual y la trata.

Situación de explotación sexual en Salamanca

Según ha podido conocer SALAMANCA24HORAS de la mano de APRAMP, en 2020 se detectaron en Salamanca 33 mujeres víctimas de trata de las cuales 8 han sido identificadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esto quiere decir que de esas 33, solamente 8 se atrevieron a denunciar.

“Salamanca es un punto caliente donde se ejerce la prostitución porque está la frontera con Portugal donde hay mucho movimiento de chicas, también en Zamora porque tiene frontera con Portugal y Ávila por su cercanía a Madrid.

En la unidad móvil en 2020 se atendió a 510 personas en Salamanca 263 personas, en Ávila 95 y en Zamora 152. En Zamora hay más porque está Benavente que es frontera también, así que es un punto caliente de prostitución.

Con respecto a los espacios de prostitución se ha intervenido en 33 espacios cerrados, 2 abiertos y 148 espacios invisibles que son los pisos”, según datos proporcionados por el equipo de APRAMP.

IMG 4406
 

¿Cómo se identifica a una persona que está siendo víctima de la esclavitud sexual?

Según relata una de las trabajadoras sociales que forma parte del equipo de APRAMP en Salamanca, las víctimas de trata pueden identificarse “de manera directa porque nosotros nos desplazamos a lugares donde se ejerce la prostitución, detectamos algunos indicios, por ejemplo, en el momento en el que una persona está sola y nos acercamos y deja de estarlo, suben la música para que no podamos hablar con ella o están constantemente vigilándola. Eso nos hace sospechar y ver indicios de que esa mujer está siendo explotada sexualmente”.

También se puede identificar a las víctimas de “una forma indirecta con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que nos las derivan a nosotros y el teléfono que está 24 horas disponibles donde a veces son ellas mismas las que nos llaman”, concluye.

La labor que se realiza dentro de APRAMP es de un gran mérito, algo que se desconoce habitualmente, cuando en verdad es para quitarse el sombrero porque literalmente se juegan la vida para salvar otras.

Uno de los miembros del equipo de esta asociación revela que “vamos a sitios de noche, donde no hay luz, son clubs solitarios porque están en la frontera y no hay nada alrededor. Algunos están en un descampado, no hay pueblos al lado, solo pasan coches y camiones”.

Aunque estas trabajadoras no están desamparadas: “solemos hablar antes entre las compañeras, estamos pendientes las unas de las otras, nos mandamos la ubicación y la Policía también sabe dónde nos encontramos”, confiesa uno de los miembros de APRAMP que trabaja con las víctimas.

WhatsApp Image 2019 06 10 at 18.36.05
 

¿Cuál es el perfil de mujer víctima de trata con fines de explotación sexual?

Respecto a esta pregunta es importante saber que dentro de la trata y la prostitución no hay un perfil exacto, aunque según nos hacen saber desde APRAMP cada son más las menores que se encuentran envueltas en este mundo porque “las jóvenes es lo que demanda”, nos explican.

Nos especifican también que con los datos que trabajan de Salamanca, Ávila y Zamora “el perfil depende de los países de origen. En el caso de Europa del Este suelen ser mujeres de etnia gitana de entre 25 y 35 años, que no suelen tener cargas familiares, que vienen aquí a encontrar un futuro mejor en el ámbito laboral.

En el caso de las africanas, a parte del idioma que no hablan bien el español, son mujeres mucho más jóvenes que se encuentran entre los 18 y los 25 años. A ellas se les presiona con el tema del vudú porque son muy religiosas y creyentes en su cultura.

Por su parte, en América Latina suelen ser cada vez más jóvenes. En los últimos años se ha notado un aumento de las mujeres de Paraguay que son muchos más jóvenes, con muchos más hijos, con cargas familiares más importantes y familias desestructuradas, con adicciones y problemas mentales”.

WhatsApp Image 2019 03 06 at 12.23.59 (1)
 

¿Cómo ha influido la pandemia en la esclavitud de estas mujeres?

Aunque la pandemia ha supuesto un parón en todos los sectores, en el de la prostitución y la explotación sexual de las mujeres no porque ellas han tenido que seguir generando dinero, puesto que tienen una deuda con los proxenetas.

Los clubs tan solo estuvieron cerrados los tres meses del confinamiento, después siguieron desarrollando su actividad, aunque el mismo confinamiento ha impuesto remodelaciones.

En este sentido, desde APRAMP nos confirman que a raíz de la pandemia “se ha aumentado sobre todo la demanda de prostitución en los servicios online, cibersexo y plataformas de pornografía”.

Otro de los cambios es el traspaso de desarrollar la actividad sexual de los clubs a los pisos clandestinos: “con las restricciones los clubes estaban más controlados, por eso las chicas se han trasladado a pisos clandestinos, que nos ha costado mucho detectar. Los pisos no han parado con la pandemia. En Salamanca se contabilizan más de 84 pisos clandestinos”, afirman desde la asociación.

IMG 4389
 

El programa ‘Atrapadas’ del que hablábamos al inicio del reportaje ha supuesto un gran alivio para estas mujeres durante la pandemia porque gracias a asociaciones como APRAMP y Cruz Roja han tenido comida, bebida y productos de higiene con los que poder sobrevivir, ya que al no generar ingresos en este tiempo vivían en unas condiciones inhumanas.

También gracias a APRAMP estas mujeres han podido vacunarse frente a la COVID-19. Concretamente 150 han sido las mujeres vacunadas. De no ser por este centro hoy todavía estarían sin esa vacuna puesto que al no contar con tarjeta sanitaria no se le administraría ninguna dosis.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído