Las relaciones liana se disparan provocando el caos en la sociedad

Los expertos recomiendan no pasar de una relación a otra sin que exista un margen de tiempo. No hacerlo puede dar lugar a la aparición de trastornos y adicciones

Manos entrelazadas | Fotografía Infosalus
Manos entrelazadas | Fotografía Infosalus

Encontrar esa persona con la que complementarte al 100%, compartir mismos gustos y aficiones y sobre todo, fundamental, con la que casen los caracteres es realmente complicado. De ahí, el alto porcentaje de parejas fracasadas.

La manera de relacionarse y sobre todo, la manera de buscar pareja dista mucho de la nuestros padres o abuelos. Aquellos eran otros tiempos. Ni mejores ni peores, simplemente diferentes. Aunque la mayor parte de las personas coinciden en que aquellos tiempos pasados donde las redes sociales era algo que ni existía ni se le esperaba, hacían que las relaciones de pareja fueran más sólidas, y con un compromiso más fuerte.

Esto no quiere decir que las relaciones actuales no sean verdaderas, porque hay muchas donde el compromiso, la lealtad, el respeto y la fidelidad son una base inamovible. Pero es cierto que actualmente hay muchas más distracciones. Las redes sociales son grandes tentadoras para muchos, sobre todo para los menos fieles.

Y justamente, las redes sociales han ocupado y siguen ocupando un importante papel en este tiempo de pandemia. Gracias a ellas son muchas las personas que pueden tener un contacto más o menos “directo” con sus parejas. Pero también el elevado uso de ellas contribuye a las relaciones liana.

¿Qué son las relaciones liana?

Los expertos en psicología identifican las relaciones liana cuando una persona pasa de tener una pareja a otra, sin que exista un mínimo periodo en el que dé tiempo a asentar la ruptura, y a conocer a la nueva persona. Las relaciones liana vienen siendo lo que se conoce como “un clavo saca a otro clavo”. Impulsadas principalmente cuando una persona no acepta el “duelo” que conlleva una ruptura sentimental, y decide paliar su dolor iniciando una nueva aventura.

Cada relación es un mundo, y por ello, esto no quiere decir que las personas que cambian con frecuencia de pareja sean “extraterrestres”. Ni mucho menos. Cada persona tiene total libertad para gestionar su vida sentimental como mejor considere. Pero es cierto que si te encuentras en este punto o conoces a alguien así, debes saber que esa persona es adicta a las relaciones liana. Así lo dicen los expertos.

NovaLife recoge la declaración de la psicóloga y sexóloga, Judith Viudes experta en el estudio de este tipo de relaciones, quien argumenta que “este tipo de relaciones se pueden volver muy adictivas por varias razones. Primero porque llega un punto en que no nos damos el tiempo suficiente para estar a solas con nosotros mismos, tiempo para procesar el duelo, cerrar una etapa, sanar y aprender de todo aquello por lo que hemos pasado. Por tanto, ese miedo a estar solos hace que busquemos rápidamente a otra persona con la que suplir nuestras necesidades y carencias emocionales, formando relaciones nada saludables que normalmente terminan en un nuevo fracaso porque ni nos hemos dado ese espacio a nosotros, ni tampoco el tiempo adecuado para conocer bien a la persona que elegimos para formar una nueva relación. Y esta dinámica puede convertirse en un círculo vicioso sin fin”.

La principal razón que hace engancharse a las relaciones liana es el miedo a estar solo. Hay muchas personas a las que les aterra el tiempo en soledad desde que dejan a una pareja hasta que encuentran a otra.

Sienten la necesidad de ese afecto continuo, por ello pasan tan repentinamente de una relación a otra. Algo que los expertos en relaciones sentimentales no recomiendan, puesto que para amar a alguien, primero hay que saber amarse así mismo. De lo contrario, dicha relación, muy probablemente, se verá abocada al fracaso absoluto. Además, este hábito puede dar lugar a la aparición de trastornos psicológicos y adicciones, según expertos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído