Las relaciones de pareja en jaque por las vacaciones

El coronavirus sigue jugando un papel clave en la mayoría de los problemas que se generan en la pareja

0 Comentarios

Relaciones de pareja | Fotografía EP
Relaciones de pareja | Fotografía EP

Desde que empezó la pandemia se ha incrementado el tiempo de convivencia a nivel familiar y en pareja. Y ese mayor tiempo de contacto y cercanía todavía es aún mayor durante las vacaciones estivales, lo que puede derivar en problemas de relacionales e incluso pone en riesgo la continuidad de muchas parejas. “Las exigencias relacionales son cada vez más estrictas y no admitimos lo diferente del otro. Además, cada vez más se busca encontrar el placer en todo lo que se hace. Y esto no siempre es posible”explica la Dra. Zapico.

La Psicóloga y miembro de Top Doctors Pilar Juan Navarro explica que, aproximadamente entre un 20% y un 30% de las consultas tras el periodo vacacional estival están relacionadas con problemas en la relación de pareja. Para evitar los roces de pareja durante el verano, es recomendable encontrar momentos de intimidad exentos de móviles y aparatos tecnológicos, organizar actividades conjuntas y por separado para poder compartir experiencias, aumentar y mejorar la comunicación de las inquietudes, agobios, alegrías etc.

Por otro lado, este segundo verano pandémico, está poniendo difícil que la población logre alcanzar esa desconexión emocional necesaria al tener que seguir lidiando con las dificultades de seguridad y distancia social, en una situación de pseudolibertad de las restricciones. Las vacaciones con niños o adolescentes suponen un nuevo reto. En la mayoría de los casos, los adultos llegan a las vacaciones cansados de la actividad diaria de todo el año, y las vacaciones se enmarcan en expectativas de ocio y descanso que no siempre se cumplen. Además, este verano en el que aún se convive con la COVID-19 está haciendo que muchos adolescentes tengan la sensación de estar “perdiendo” una etapa clave de su vida, y, por lo tanto, se salten muchas restricciones.

Programar minuto a minuto las vacaciones puede derivar en una insatisfacción por no alcanzar las expectativas, al mismo tiempo, puede hacer que no se priorice la relajación y el disfrute y sanación mental. Esto hará que durante la vuelta a la rutina puedan aparecer síntomas como ansiedad, depresión, palpitaciones, tensión muscular, irritabilidad, taquicardias o temblores, es decir, la conocida “depresión postvacacional”, que, si dura más de dos semanas, deberá tratarse con un especialista.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído