Salamanca anota un total de 150 sanitarios como objetores de conciencia

En la Comunidad se encuentran inscritas 415 personas para la no realización del acto médico para la eutanasia

12 Comentarios

Hospital Clínico Universitario de Salamanca Urgencias (3)
Hospital Clínico Universitario de Salamanca Urgencias (3)

El Consejo de Gobierno celebrado este viernes ha aprobado la creación de un registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia a realizar la prestación de ayuda a morir. Además permitirá a la administración sanitaria disponer de la información necesaria para garantizar la gestión adecuada de la prestación.

La norma regula el ámbito de aplicación, que alcanza a todos los profesionales sanitarios directamente implicados en la prestación de ayuda para morir -es decir, que realicen el acto médico para la eutanasia o las prestaciones y auxilios asistenciales necesarios- y que ejerzan en el territorio de la Comunidad de Castilla y León, independientemente de la naturaleza o duración de su relación laboral y del centro en el que desempeñen su trabajo -público, privado o concertado-.

Tal y como ha informado durante el Consejo, Carlos Fernández Carriedo, hasta el momento, se encuentran inscritas 415 personas como objetores de conciencia. "Cualquiera se puede inscribir en cualquier momento, así que puede haber ahora mismo algún inscrito más. De los 415 inscritos como declarantes de objetores de conciencia, hablando de Ley de muerte digna, en Salamanca hay 150", ha explicado.

Por otro lado, también se establece el procedimiento de inscripción, de manera que el registro será electrónico, único para toda la Comunidad, no es público y se encuentra adscrito a la Dirección General de Salud Pública. Su finalidad será inscribir las declaraciones y revocaciones de objeción de conciencia, así como  facilitar la información necesaria a la administración sanitaria para garantizar la gestión de la prestación.

Del mismo modo, se regula el derecho de acceso al registro, que podrá producirse por el propio interesado, por los gerentes de Asistencia Sanitaria, Atención Primaria y Atención Especializada de Sacyl en el ámbito público o por los directores de la actividad asistencial de los centros privados.

El decreto sistematiza la confidencialidad de los datos del registro, que sólo podrán usarse para fines organizativos, de archivo, estadísticos o científicos, y se garantiza el cumplimiento de la normativa de protección de datos en relación con las personas inscritas en el registro.

Igualmente, la Dirección General de Salud Pública ha puesto a disposición de los profesionales interesados un formulario para realizar la declaración de objeción de conciencia, que se encuentra disponible en el Portal de Salud de la Junta de Castilla y León.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído