​Salamanca, eje de una nueva investigación contra el cáncer motivada por el fallecimiento de un joven de 21 años

La familia de René Rodríguez, joven canario que sufrió un raro cáncer de la meninge que acabó con su vida, ha impulsado un proyecto de investigación que será coordinado por el Centro de Investigación del Cáncer y contará con la estrecha colaboración del Complejo Asistencial Universitario

 álvaro otero dolores tabernero
álvaro otero dolores tabernero

Los meningiomas rabdoides son un tipo de cáncer extremadamente raro. Con apenas 250 casos conocidos en todo el mundo, se tratan de tumores muy agresivos y poco conocidos que surgen en las meninges -envolturas del cerebro y la médula espinal-. Al ser poco frecuentes, las opciones terapéuticas están limitadas a la neurocirugía y a la radioterapia.

Estos tratamientos varían en su efectividad, al igual que el curso clínico de los pacientes que los sufren. Hay algunos que logran superar la enfermedad, mientras que otros no hay manera de controlarlos médicamente y, por desgracia, fallecen.

Precisamente para evitar esto y conocer más sobre los meningiomas rabdoides, la ciudad de Salamanca será el eje de un proyecto de investigación que tratará de estudiar este tipo de tumores. Una investigación que estará coordinada por el Centro de Investigación del Cáncer en colaboración con el Complejo Asistencial Universitario pero que será un “ejemplo pragmático” de la colaboración público-privada y que ha sido presentado en la mañana de este viernes en la Sala de Retratos de la Universidad de Salamanca.

El proyecto nace de la iniciativa de la familia de René Rodríguez Tobar. Este joven canario, natural de la isla de La Palma, falleció con apenas 21 años como consecuencia de un meningioma rabdoide. Estudiante de la Universidad de Salamanca, fue tratado en el hospital Clínico, y su familia ha decidido poner en marcha esta investigación a través de una fundación que lleva el nombre del fallecido con la idea de obtener más información acerca del cáncer que acabó con su vida.

Así lo ha explicado la doctora Dolores Tabernero, investigadora responsable del proyecto y responsable de Genética Tumoral del IBSAL (Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca), quien ha agradecido la iniciativa de la familia de René Rodríguez así como su altruismo por poner en marcha este proyecto.

El mismo cuenta con tres objetivos. El primero, y más básico, es saber cuántos meningiomas rabdoides hay en España. Por ello se colaborará con otros institutos de investigación y centros médicos y hospitalarios para analizar las muestras archivadas que se guardan en toda España “y que no tienen otra utilidad que la para la investigación”, motivo por el que solicitarán la ayuda “de todos los hospitales de España”.

El segundo objetivo es conocer el tumor desde el punto de vista genético; y el tercero es “buscar pistas para curar estos tumores”. El proyecto tendrá una duración de dos años si bien, como reconocía la doctora Tabernero, puede que no sean suficientes. Pese a que su grupo de investigación lleva más de dos décadas estudiando meningiomas, los mismos son tumores muy heterogéneos -hay, por lo menos, 15 subtipos diferentes-, y este es “el inicio de una línea de investigación muy específica”.

Según sus estimaciones, hay unos 100 casos en toda España, ya que “hay 60 servicios de Anatomía Patológica y nosotros, en los últimos 10 años, hemos tratado un caso”. Por ello, esperan recoger muestras de un centenar de tumores, si bien confían en que este sea el punto de partida, en colaboración con otros servicios y, aunque no sea suficiente, el proyecto pueda lograr subvenciones en convocatorias competitivas para proyectos de investigación y así continuarla.

“Esta colaboración es una de las características de las investigaciones del cáncer”

Previo a ella tomó la palabra el director del Centro de Investigación del Cáncer, Eugenio Santos, quien quiso mostrar su agradecimiento a la familia Rodríguez Tobar por la iniciativa propuesta y por poner en marcha un proyecto de investigación “transnacional” sobre los meningiomas rabdoides.

El catedrático e investigador señaló que este proyecto será una colaboración entre todos los agentes que participan en la investigación del cáncer, puesto que se requiere de la participación de los investigadores, la coordinación y la conexión con los pacientes, con la sociedad en general y con las empresas de biotecnología.

“Es un ejemplo paradigmático de la cooperación”, resumió, reafirmando que este tipo de colaboraciones público-privadas que involucran a tantas personas, instituciones y empresas “son una de las características de las investigaciones de los centros integrales del cáncer”. Y es que la iniciativa surge de la familia, se realizará en colaboración entre el Clínico y otros centros hospitalarios y los laboratorios (principalmente, el del CIC) y contará con la ayuda de los biobancos y del Servicio Anatomía Patológica.

Eugenio Santos también quiso agradecer la labor de la doctora Tabernero; de la doctora María Dolores Ludeña de la Cruz, jefa del Servicio de Patología y que no pudo asistir a la presentación; y del doctor Álvaro Otero, jefe del Servicio de Neurología y que también estará participando en el proyecto.

“La financiación pública no es capaz de cubrir todos los estudios que se vienen tratando”

Precisamente Álvaro Otero, que también agradeció la propuesta de la familia, afirmó que este tipo de proyectos muestra la situación actual, un “momento dramático” causado, en gran parte, por la situación epidemiológica, pero que muestran que “la financiación pública no es capaz de cubrir todos los estudios que se vienen tratando”. Por ello, recalcó que la financiación privada es “loable y bienvenida”.

Además, indicó que la colaboración interdepartamental, que desde hace años realiza con el equipo de la doctora Tabernero, es fundamental para facilitar la investigación clínica y médica, y matizó que otro tipo de meningiomas sí que tienen una frecuencia mayor pero que habitualmente se diagnostican en personas de más de 50 años.

Eso sí, en ese tipo de tumores, los médicos también disponen de recursos insuficientes para tratarlos, ya que apenas se conoce sobre ellos, e indicó que, según el grado de benignidad o malignidad del tumor, “el comportamiento clínico es totalmente diferente”. Esto se podría deber a la genética, algo en lo que incide este proyecto puesto que es “el camino que desde hace años llevamos para conocer al enemigo que nos enfrentamos”.

Igualmente, confía en que la investigación permita conocer tratamientos y terapias “más dirigidos” para que en unos años se pueda tratar este tipo de tumores de manera mucho más específica que ahora, que sólo se puede mediante intervención quirúrgica y radioterapia. “Gracias a la familia del paciente pondremos toda la carne en el asador y todos nuestros esfuerzos en conocer este tumor y tratarlo en el futuro”, sentenció.

Se pueden realizar donaciones a través de FICUS y de la asociación René Ignacio Rodríguez Tobar cuando esté constituida

La hermana de René, Maite Rodríguez, mostró la alegría por parte suya y se su familia  porque este proyecto salga adelante, ya que será una oportunidad para el resto enfermos a encontrar una cura para el tumor. La asociación que llevará el nombre de su hermano está a punto de crearse, ya que la pandemia ha ralentizado los trámites.

No obstante, y hasta que sea la asociación la que gestione las donaciones para el proyecto, las mismas se pueden realizar a través de la página del Centro de Investigación del Cáncer (cicancer.org) y de la Fundación para la Investigación del Cáncer de la Universidad de Salamanca (FICUS).

La doctora Tabernero también confirmó que están intentando optar a líneas de financiación, tanto nacionales como internacionales, aunque reconoció que es “difícil, y más en estos tiempos”. Y es que, desde 2010, la financiación para la investigación en España “ha sufrido importantes recortes”.

De hecho, aseguró que la financiación pública “no es ni deficiente, es que no llega a insuficiente”, y ya no sólo para el personal de investigación sino para el material necesario como los reactivos. Por ello, agradeció al CIC que vaya a ser el organismo encargado de gestionar todos estos fondos.

Precisamente, el doctor Eugenio Santos confirmó que, actualmente, los fondos privados son “el mayor fondo de dinero para la investigación en España”, y agradeció a la Asociación Española Contra el Cáncer por sus más de 15 millones anuales que destina a la investigación.

Por último, la vicerrectora de Postgrado de la Universidad de Salamanca, Purificación Galindo, agradeció a todos los investigadores que participarán en el proyecto puesto que “no se podían encontrar mejores manos y mejores cabezas”, y mostró su agradecimiento a la familia por hacer esto posible. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído