Salamanca encara la cuarta ola con la esperanza de que las vacunas mitiguen el golpe

Por primera vez desde febrero se registran más de 50 casos diarios, mientras que los hospitalizados y la incidencia también se encuentran en tendencia ascendente

Salamanca encara la cuarta ola con la esperanza de que las vacunas mitiguen el golpe
Salamanca encara la cuarta ola con la esperanza de que las vacunas mitiguen el golpe

España ya se encuentra inmersa en la cuarta ola, al menos así lo reconocen todas las autoridades competentes. A diferencia de la segunda ola, cuando Fernando Simón llegó a decir “no me atrevería a calificar esto como lo que vivimos en marzo” (13 de agosto) y no reconoció el término hasta finales del mes de septiembre, en esta ocasión ya se ha hablado de una cuarta ola desde que los primeros indicadores comenzaron a saltar las alarmas durante las fiestas de Semana Santa, si bien es cierto que desde Sanidad esperan que sea más leve que la última vivida.

La esperanza de que así sea se fundamenta en dos argumentos principalmente: el número de vacunas inoculadas -con nueve millones de dosis administradas y tres millones de personas inmunizadas con ciclo completo en toda España- y que las restricciones especiales para la Semana Santa, como el cierre perimetral en toda España y el toque de queda a las 22:00 horas, hayan servido para contener la pandemia.

En lo tocante a la provincia de Salamanca, los indicadores relacionados con el coronavirus suman varias jornadas con aumentos en la incidencia acumulada, los casos positivos y las hospitalizaciones. Verónica Casado, consejera de Sanidad en Castilla y León, lleva hablando durante toda la semana del inicio de la cuarta ola.

Incidencia, positivos y hospitalizaciones en aumento

De acuerdo con los últimos datos facilitados por la Junta de Castilla y León, Salamanca suma una incidencia acumulada de 76 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 7 días y de 127 casos en las últimas dos semanas. Es importante destacar que si este último dato llega a superar los 150 casos la hostelería se verá obligada a cerrar el interior de sus establecimientos cumpliendo con un de los últimos acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud.

Por lo que se refiere a las hospitalizaciones, que suelen marcar el nivel de gravedad en las olas del COVID-19, el Hospital Universitario de Salamanca cuenta ahora mismo con 24 pacientes en planta con diagnóstico compatible (el 52% de las camas del centro asistencial están ocupadas) y 3 positivos en la Unidad de Cuidados Intensivos, que actualmente solo presenta u 3% de ocupación COVID-19 (la UCI se encuentra al 50% de su capacidad total con 32 pacientes).

En total hay 1.658 personas enfermas por COVID-19 en Salamanca en estos momentos, una cifra todavía muy alejada de los casi 7.000 que se registraron en los peores momentos de la tercera ola.

Inicio de la cuara ola

Con cerca de 30.000 personas vacunadas con ciclo completo en toda la provincia y los datos que se presentan en estos momentos, la provincia salmantina no presenta una situación alarmante, si bien es cierto que las olas siempre comienzan con un aumento de los casos y posteriormente redundan en un incremento de las hospitalizaciones, donde se encuentra el verdadero peligro, puesto que un colapso de los servicios sanitarios provocaría muertos no solo por coronavirus, sino también por otras afecciones que no son tratadas debidamente por la falta de medios y personal que las situaciones de pandemia conllevan.

Precisamente, el número de contagiados por COVID-19 está experimentando un crecimiento reseñable en Salamanca durante los últimos días. Las últimas tres jornadas han acumulado cifras de infectados por encima de los 50 casos diarios (56, 60 y 61 el martes, miércoles y jueves respectivamente). Datos que no se alcanzaban desde el pasado 23 de febrero, cuando la tercera ola estaba en sus postrimerías y Sacyl contabilizó 51 positivos.

Cómo empezó la última ola

Para entender mejor en el momento en el que no encontramos en estos primeros momentos de lo que las autoridades sanitarias ya han calificado de “cuarta ola” lo mejo es echar la vista atrás y confrontar datos con las últimas dos olas.

La tercera ola empezó a hacerse evidente antes de final de las Navidades, periodo en el que las administraciones abrieron un poco la mano con el fin de salvar la campaña comercial. El 31 de diciembre Salamanca saltó por encima del medio centenar de casos con 58 positivos y 17 hospitalizados en planta; actualmente el Hospital Universitario cuenta con 24 enfermos COVID-19 en planta.

La situación se agravó el día de Reyes con un aumento hasta los 143 casos y la situación se desbocó dos semanas después con cifras nunca antes vistas con 516 casos el 20 de enero. Es cierto que el ritmo de PCR que se realizaba en enero no es comparable con el volumen de pruebas diagnósticas que se ejecutó durante el otoño, por no hablar del inicio de la pandemia, cuando apenas se disponía de los materiales necesarios para hacer los PCR.

El pico de hospitalizados en la tercera ola se alcanzó al mes de iniciarse con 301 hospitalizados en planta el 8 de febrero y 44 en UCI durante la jornada del 3 de febrero.

Personas vacunadas a 7 de abril

¿Un impacto similar a la segunda ola?

Cuando las autoridades se han pronunciado sobre la cuarta ola han descartado, casi deseado, que no sea u trasunto de la tercera, que fue absolutamente devastadora y la peor desde el inicio de la crisis sanitaria. Sin embargo, pensar en un aumento de casos similar al de la segunda ola no sería un futuro mucho más halagüeño.

La segunda ola en Salamanca fue mucho más alargada en el tiempo que la tercera, puesto que su inicio podría situarse desde casi principios de agosto cuando tras unos meses de junio y julio prácticamente en blanco. El 6 de agosto se registraron 30 nuevos positivos (14 ingresados en planta con diagnóstico COVID-19 y 1 en UCI). Un mes y medio después, el 20 de septiembre, se alcanzó una cifra de 200 contagiados en un solo día (82 ingresados en planta y 8 en UCI) y, posteriormente, los casos bajaron para volver a repuntar hasta los 325 el 29 de octubre -récord de casos para entonces- con 189 ingresados en planta y 30 en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El máximo de ocupación del centro asistencial en Salamanca durante la segunda ola se alcanzó el 3 de noviembre en pacientes en planta con 209 ingresados COVID-19 y el 5 de noviembre en la UCI con 32 personas infectadas por el virus.

Los datos de las próximas jornadas son cruciales

Lo que ocurra en las próximas jornadas será crucial a la hora de conocer la evolución de esta cuarta ola. De registrarse semanas con cifras de contagio superiores a los 200 al día podríamos estar ante una situación similar a la de la tercera ola. Sin embargo, dado que buena parte de la población de más avanzada edad, que es la que tiene mayor riesgo de presentar complicaciones que le lleven al hospital (o incluso que acaben en fallecimiento, ya está vacunada, se espera que las hospitalizaciones no sean tan cuantiosas y los servicios sanitarios o se enfrenten a una situación de colapso similar a la vivida durante las últimas dos olas. 

Vacunación masiva en el Multiusos (9)


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído