​De Salamanca a Holanda para hacer el doctorado e investigar con un Premio Nobel de Química

David Villarón estudió Química en la USAL y, tras un máster en Tarragona, se aventuró a emprender esta experiencia en Groningen, donde investiga para Ben Faringa, Premio Nobel de Química en 2016. Por delante le quedan cuatro años de doctorado y un futuro cargado de sueños

 David Villarón
David Villarón

David Villarón es un salmantino nacido en abril de 1994, es decir, hace 24 años. Y hace apenas unos meses su vida cambió radicalmente, ya que decidió emprender la aventura y hacer las maletas para marcharse a Holanda. Concretamente a Groningen, ciudad al noreste de los Países Bajos (cerca de la frontera de Alemania), lugar donde vive desde hace casi dos meses.

Aunque su estancia allí de momento es corta, David ya sabe que se va a prolongar en el tiempo, puesto que está en el país neerlandés para cursar el doctorado el Química, carrera que estudió en la Universidad de Salamanca y en la que se especializó, a través de un máster, en la Universidad de Tarragona.

Así, no es la primera vez que se marcha fuera de Salamanca, puesto que ya estuvo todo el curso pasado en la ciudad catalana. A ello habría que sumarle su verano trabajando en Brighton con dos amigos, su primera experiencia lejos de su casa, sin contar el tiempo que pasó en Zúrich cuando era pequeño.

Sin embargo, nada se parece a esta oportunidad que le surgió en mayo del año pasado, ya que fue seleccionado para ser parte del grupo de investigación del Premio Nobel de Química en 2016, Ben Feringa, y del profesor Sander Wezenberg. Un sitio que eligió precisamente por recomendación de un compañero holandés con el que cursó el máster.

“Él, que es holandés, estaba en Tarragona, y me dijo que había una posición abierta para el doctorado”, comenta David Villarón. Así, echó el currículo y “en mayo me hicieron una entrevista aquí en Groningen y les gusté, así que decidimos que en octubre empezaría”, recuerda.

Una de las universidades más prestigiosas en el campo de la Química y la posibilidad de trabajar con un Premio Nobel

Dos fueron las motivaciones que llevaron a este charro a marcharse a casi 2.000 kilómetros de su casa. La Universidad de Groningen, según detalla, “es una de la universidades más prestigiosas en lo que se refiere a la Química y a sus publicaciones”. Esa es una, pero la otra es más importante si cabe, ya que está trabajando en el grupo de investigación de Feringa, un Premio Nobel.

Además, la química que realiza “es muy importante, porque se puede utilizar tanto para aplicaciones a nivel no sólo de ciencias de materiales, sino también a nivel biológico”, por lo que “lo que estamos haciendo ahora mismo tiene mucha aplicabilidad”, asegura para intentar simplificarlo. Esas fueron, principalmente, “las razones por las que decidí venir”.

Respecto al idioma, eso no es un problema, puesto que “aunque el idioma nativo es el holandés, todo el mundo sabe hablar inglés”, lengua que maneja a la perfección y que fue otra de las motivaciones para trasladarse. No descarta en el futuro aprender la lengua de Rembrandt ya que “hay ayudas y cursos gratis para estudiantes”, por lo que tiene esa facilidad para poder estudiarlo durante los cuatro años, que como mínimo, va a estar en Holanda, aunque “no es muy importante”.

“No te queda otra que conocer gente, aunque eso es muy positivo”

David Villarón recuerda que los primeros días no fueron muy complicados ya que tenía piso “y aquí en Groningen es bastante complicado encontrar alojamiento porque hay un montón de estudiantes”. Sin embargo, el amigo holandés que le alertó de la plaza disponible que había en el grupo de investigación de Wezenberg tenía una habitación libre en su piso, algo que le facilitó mucho las cosas, admite.

Eso sí, también reconoce que, pese a todas las comodidades y a conocer a alguien allí, “no te sientes como en casa, porque dejas a los amigos de toda la vida y a toda la familia”. Por tanto, “no te queda otra que conocer gente”, aunque eso lo valora como “muy positivo, porque aprendes a socializar con gente extranjera y conoces formas y visiones de la vida diferentes”.

Así, “por esa parte me está yendo bien y estoy conociendo a mucha gente”, afirma a la vez que insiste en que echa de menos Salamanca “pero tampoco es algo que esté sufriendo. Echas en falta a tus amigos y a tu familia, pero sin más, sin ningún problema”, aclara David, quien cree que está llevando su adaptación “bastante bien”.

Un nivel de vida mayor porque el salario es mayor

Respecto al nivel de vida, este egresado de la Universidad de Salamanca cree que sí hay mucha diferencia. “Aquí la gente cobra más, por lo que está mucho más caro”, y también cree que hay diferencia en la calidad de algunos productos. “Por todos es sabido que en España se come muy bien, y luego el tiempo no es el mejor, pero hay que acostumbrarse” relata, haciendo referencia a la lluvia constante que sufre diariamente.

Además, sobre su doctorado, matiza que no recibe una beca propiamente, “sino que formo parte del staff de la Universidad de Groningen”. Es decir, es miembro de la Facultad de Química, y por tanto le pagan una retribución como tal que le permite vivir allí.

Sobre la posibilidad de volver a España y a Salamanca, David explica que le quedan cuatro años, como mínimo, por delante en Holanda, ya que después no sabe si cursará allí un postdoctorado u optará a una beca en otro grupo de investigación. Así, tiene pensado volver “siempre que pueda”, como en Navidad, verano, u otras vacaciones, pero no sabe qué vendrá después.

Sus objetivos como químico son o bien trabajar en la academia (es decir, profesor de universidad) o ser parte de la industria farmacéutica. “Todavía no lo tengo claro”, concreta, porque cree que queda mucho para tener que tomar la decisión y, hasta entonces, “tengo que sopesar bastantes cosas.

Eso sí, finaliza la entrevista admitiendo que le gustaría volver a Salamanca algún día “y, a poder ser, si se pudiese, como profesor de la Universidad y con mi propio grupo de investigación”, imagina. Pero es consciente de que “eso es mucho pedir ahora”, aunque sentencia que “con el trabajo y esfuerzo ya se verá lo que pasará en unos años”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído