Salamanca no vivirá una huelga de transportes en plena Navidad: sindicatos y patronal acuerdan una subida salarial para tres años

Los camioneros verán revalorizado su sueldo en un 1,25%, 1,5% y 1,75% entre 2021 y 2023

Camión tráiler en Salamanca en el Polígono Industrial Montalvo II.
Camión tráiler en Salamanca en el Polígono Industrial Montalvo II.

Los camioneros de Salamanca no irán a la huelga. Así es, el sector de transportes provincial esquiva su segunda amenaza de parón en la última semana, después de que el cierre patronal previsto para antes de las Navidades (20, 21 y 22 de diciembre) se saldara con un acuerdo entre las empresas del sector, representadas por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), y el Gobierno.

Esta última cuestión, la del parón de la patronal, ha copado todos los titulares al ser de carácter nacional y debido a que, de haberse producido, hubiera paralizado el país por completo a tan solo dos días del inicio de las fiestas de Pascuas. No en vano los camiones es el principal medio de transporte de mercancías en España, si para la carretera se para el país.

En consecuencia, el parón previsto por los empresarios del sector, que pedían una serie de reivindicaciones históricas y, sobre todo, una importante inversión por parte del Estado, amenazaba con colapsar el comercio en España, pero de fondo, en Salamanca, se vivía una situación similar después de que las negociaciones entre patronal y sindicatos por el Convenio Provincial de Transportes de Mercancías en Salamanca se encontraran en un punto muerto.

Camión de la empresa Martín Diego. Foto Martín Diego.
Camión de la empresa Martín Diego. Foto Martín Diego.

Todo esto ocurría en las primeras semanas de noviembre. Los trabajadores del sector reclamaban a las empresas una subida salarial “de tan solo el 2% cuando el IPC ha subido un 5,5%, mientras que la patronal ofrece un incremento entre el 0,35 y el 0,8%”, exponía Claudio Sanz -responsable del Sector de Transportes de FerSMC-UGT de Salamanca- por aquellas fechas.

De hecho, la amenaza de la huelga no es el único problema con el que se enfrentaba el transporte por carretera salamantino, ya que actualmente el mundo del traslado de mercancías provincial sufre un grave problema de mano de obra. Una situación que para los responsables de UGT y CCOO en Salamanca responsa a “las malas condiciones que ofrecen las empresas del sector” y que se ha visto agravado por la ausencia de autónomos, ya que muchos no están pudiendo asumir la subida de los combustibles. “No debemos de tener miedo a parar, a la empresa para la que trabaje el transportista tiene que decirle que el gasoil ha subido más de un 30%, y que si no le paga más no le puede prestar el servicio. Así de claro”, explicaba José Antonio Mateos, presidente de Astasa (Asociación de Transportistas Autónomos de Salamanca), en las primeras semanas de noviembre.

Ante el encono que presentaba la situación, las discrepancias por el nuevo convenio provincial entre empresas y trabajadores fue llevada al SERLA (Servicio Regional de Relaciones Laborales), que es la herramienta que facilita Castilla y León para resolver conflictos de esta índole y que se muestra como el último paso antes de la huelga. En la segunda reunión llevada a acabo el pasado martes, empresarios y sindicatos acordaron que la subida salarial se establecería en el convenio laboral desde 2021 hasta 2023 de la siguiente manera: incremento del 1,25% el 2021, del 1,5% en 2022 y del 1,75% en 2023.

La reivindicación inicial de los trabajadores de obtener una subida mínima del 2%, lejos de la subida del 5,5% con la que cerrará el año el IPC, no se ha podido lograr, pero sí al menos obtener una cantidad superior a la horquilla de 0,3-0,8% que ofrecían la patronal salmantina del sector transportes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído