La salmantina que no piensa abandonar La Palma: “Aquí a muerte. No nos vamos, esta es nuestra casa”

SALAMANCA24HORAS habla con Carmen Verdú, una salmantina residente en La Palma que vivió en primera persona el estallido del volcán Cumbre Vieja

Recogida de pertenencias en La Palma | Fotografía Carmen Verdú
Recogida de pertenencias en La Palma | Fotografía Carmen Verdú

La desolación y la desesperanza se apoderan de los residentes en La Palma desde hace ya casi una semana. El volcán Cumbre Vieja ha acabado con la vida de miles de personas que lo tenían todo y ahora no tienen nada.

Se despertó el monstruo y seis días después el rugido sigue resonando en toda la isla y en todo el país, porque, aunque las consecuencias a penas se están notando en la península, los testimonios de dureza están calando abismalmente en todo el mundo.

En estos dolorosos instantes, donde cada segundo cuenta, no es momento de hurgar en la herida pero sí es importante dar voz a quienes la quieren poner. Por este motivo, SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con una salmantina afectada por el volcán.

Su nombre es Carmen Verdú, lleva viviendo en La Palma desde el mes de diciembre, concretamente en Puerto Naos de donde tuvo que salir corriendo como tantos otros vecinos.

Carmen Verdú, salmantina residente en La Palma
Carmen Verdú, salmantina residente en La Palma

Carmen al llevar poco tiempo en la isla estaba viviendo en una casa de alquiler, gracias a eso confiesa que “hemos podido recuperar parte de los bienes porque al estar de alquiler no tenía muchas cosas”.

Nos cuenta que un bombero la ayudó a sacar todas sus pertenencias mientras veía como el suelo se cubría de ceniza, tal y como pueden comprobar en la siguiente imagen.

Recogida de pertenencias mientras la ceniza tenía el suelo de negro
Recogida de pertenencias de nuestra entrevistada antes de ser desalojada | Fotografía Carmen Verdú

Su casa todavía no ha sido engullida por el volcán, pero “está a punto de quedarse incomunicada porque la lava bloquea la carretera”, afirma C. Verdú.

La situación en la isla actualmente tiene dos caras, la buena y la mala. En este sentido nuestra entrevistada ha vivido las dos. Al ser desalojada de su casa ahora mismo se encuentra al otro lado de la isla donde la situación está tranquila.

En ese otro lado donde la lava no ha llegado, a poco más de media hora, no se ha parado la vida, los pájaros siguen cantando, la gente sigue caminando sin pausa, pero sin prisa, se ve el cielo azul y el suelo no está bañado de ese polvo negro que tiñe las calles de su lado opuesto. Aquí es donde ahora está asentada Carmen, en casa de unos amigos que le han abierto las puertas de su casa.

Aunque no es oro todo lo que reduce, esta salmantina avisa de que, en ese otro lado, donde la vida sigue su curso con normalidad, se están empezando a notar los efectos: “Aquí están llegando ya las cenizas y se ha cerrado el aeropuerto, por la que las consecuencias ya empiezan a ser más serias”.

Y por lo que nos relata Carmen el volcán todavía no parece dar tregua: “Está previsto que el volcán esté entre 40 y 60 días más echando lava”. A esto hay que añadir que este viernes, 24 de septiembre, se abrieron dos nuevas bocas del volcán.  Principal motivo por el que nuestra paisana confiesa que la gente todavía no piensa en la remontada, "tienen puesta la mente en lo que queda por destruirse todavía, en cómo parar el golpe”.

Volcán Cumbre Vieja en su primera noche
Volcán Cumbre Vieja en su primera noche | Fotografía Carmen Verdú

En este sentido, el Gobierno de Pedro Sánchez ha comunicado que a principios de la semana que viene, el lunes o el martes, se declarará este lugar como zona catastrófica. Una noticia que llega con aliento hasta la isla: “Entendemos que las ayudas se acelerarán un poco más”, declara C. Verdú.

Aunque la desolación se ha apoderado de La Palma, su gente no piensa tirar la toalla. Cuando le preguntamos a Carmen si tiene intención de abandonar la isla, su respuesta es contundente: “No, aquí a muerte. No nos vamos, esta es nuestra casa”.

Además, la perspectiva que nos muestra esta salmantina es de una gran unión: “Todo el mundo está atendido y realojado. Hay mucha solidaridad entre los vecinos”.

Y solidaridad es lo que pide Carmen Verdú a sus paisanos con un mensaje directo: “Pido a los salmantinos que en la medida de sus posibilidades nos echen una mano, confío en mis paisanos, porque estamos viviendo una situación desoladora. Tengo amigos que lo han perdido todo”.

Desde este medio de comunicación les facilitamos los datos que necesitan, según nos ha facilitado nuestra entrevistada, para ayudar a los damnificados de la isla, si así lo consideran oportuno. Se trata de dos cuentas pertenecientes a La Caixa y BBVA. Ambas iniciativas de la Cruz Roja y el Cabildo de Canarias. 

banco
emergencia

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído