Las salmantinas que ganan miles de euros al mes exhibiendo su cuerpo desnudo por Internet

El fenómeno OnlyFans se abre paso en la ciudad del Tormes; Sara Luengo y Elshamor afirman que colgar imágenes eróticas en la aplicación da para vivir…y mucho más

Sara Luengo y Elshamor, modelos de OnlyFans que trabajan en Salamanca.
Sara Luengo y Elshamor, modelos de OnlyFans que trabajan en Salamanca.

Elshamor tiene 31 años, es natural de Madrid, pero lleva más de 13 años en Salamanca, donde ha desarrollado su vida profesional eminentemente en el mundo de la noche: gogó y bailarina en despedidas de soltero. El año pasado, con la llegada de la pandemia del coronavirus, su flujo de ingresos se cortó de raíz, le anularon todos los espectáculos y se encontró ante el hecho de tener que afrontar el pago del alquiler, las facturas y sus estudios de Estética con tan solo el dinero que tenía ahorrado. Colgar desnudos en OnlyFans se convirtió en su tabla de salvación, como ella misma lo define, y, ahora, en su trabajo.

La aplicación de OnlyFans ha experimentado un crecimiento espectacular desde el año 2020, el cual comenzó con 20 millones de usuarios y lo finalizó con 120. Se trata de una plataforma de canales privados, a los que se accede mediante suscripción, en los cuales se pueden visionar fotos y vídeos de índole sexual.

Elshamor empezó el 15 de marzo de 2020 -el fin de semana en el que se decretó el confinamiento- y su éxito fue inmediato. “Muchos de los seguidores que tengo en Instagram (más de 15.000) se suscribieron inmediatamente y desde entonces subo contenido todos los días”, explica esta estudiante de Estética.

¿Pero realmente es tan lucrativo? Elshamor tiene una cuota mensual de 19 dólares, una cifra a la que se han adaptado muchas modelos de OnlyFans. No todo el dinero va al bolsillo de los perfiles que cuelgan contenido, ya que un porcentaje se lo lleva la propia aplicación en su condición de intermediario y “otra, cerca de un 20%, el IRPF que hay que pagar por darse de alta como autónoma”. Es decir, que cuantos más abonados, más dinero. Nuestra protagonista declina decir la cifra exacta, pero indica que “en los peores meses no bajo de 200 suscriptores”. Una cifra que podría reportarle hasta 2.000 euros al mes, de acuerdo con las cuentas realizadas por otros modelos de la aplicación consultados por SALAMANCA24HORAS. “La gente no se hace una idea de las cantidades que se pueden llegar a ganar”, afirma esta treintañera.

Sobre el dinero (y edad) también declina hablar Sara Luengo, stripper y directora de Teledespedidas, una empresa especializada en organizar despedidas de soltero en la provincia de Salamanca. La pandemia también la impelió a crearse una cuenta en OnlyFans ante la imposibilidad de poder trabajar presencialmente. El pasado 11 de abril cumplió un año en la plataforma y lanzó una serie de descuentos para acceder a su contenido. Con más de 68.000 seguidores en Instagram, esta empresaria también gozó de un buen trampolín para dar a conocer su nuevo perfil como modelo de desnudos: “Mis seguidores, muchos de ellos de fuera de España, me preguntaban cómo poder verme o contratarme; antes era imposible, ahora con OnlyFans hago el mismo trabajo, pero desde mi casa”.

Sara Luengo, stripper.
Sara Luengo, stripper (1)

Desnudos sí, pornografía no

 

Desde un primer momento, ambas modelos quieren dejar claro que su contenido en la plataforma nada tiene que ver con la pornografía. Muchas actrices porno han encontrado en OnlyFans una forma de desarrollar su profesión sin la necesidad de intermediarios ni grandes productoras. En parte, la gran presencia de vídeos de alto contenido sexual ha encasillado a la plataforma, pero tanto Elshamor como Sara Luengo quieren reivindicar que su contenido es puramente “erótico”, con presencia de desnudos, pero "nunca sobrepasando la línea del porno”.

“De hecho, en la aplicación hay gente que sube vídeos de recetas o incluso sesiones de ejercicio. Antes lo hacían por Instagram, donde tenían muchos seguidores y ahora han visto una oportunidad de negocio”, explica la estudiante de Estética.

Lo cierto es que dichos perfiles representan un porcentaje ínfimo, la mayoría de los creadores de contenido obtienen réditos por exhibir su cuerpo desnudo o por colgar vídeos sexuales explícitos. En el caso de las modelos que trabajan en Salamanca, su apuesta ha sido por el erotismo. “Yo subo fotos eróticas, de índole sexual, con lencería, algunos desnudos, pero se trata de imágenes elegantes”, explica Elshamor. Por su parte, Sara Luengo afirma que sus suscriptores antes de pagar acceden a una pequeña descripción en la que conocen lo que se van a encontrar: “Yo no quiero que nadie se sienta engañado, yo no hago porno, solo desnudos y vídeos con masajes de carácter sensual no pornográficos, no voy más allá”.

Peticiones “ad hoc”

 

Ambas modelos garantizan un contenido diario a sus suscriptores, aunque la plataforma no obliga a sus creadores a tener una actividad periódica, los modelos pueden decidir subir las imágenes que deseen con la periodicidad que quieran. Amén de tener acceso a los contenidos subidos al muro, los abonados al canal pueden interactuar con Elshamor y Sara a través de un chat privado, a través del cual se suelen realizar encargos exclusivos que se pagan aparte.

“Me suelen pedir fotos mías con una lencería en particular, fijamos una tarifa y si está interesado ese suscriptor obtiene un contenido personalizado”, explica la directora de Teledespedidas. “Muchas veces te piden fotos de tus pies”, explica la estudiante de Estética.

A veces, las peticiones van más allá de lo que estas modelos están dispuestas a comerciar. La mayoría de las peticiones suelen ir por derroteros de carácter pornográfico como hacer una webcam en directo con el abonado en cuestión. Ambas modelos afirman que han rechazado estas propuestas, a pesar de los beneficios pecuniarios que les podrían granjear. “Yo tengo mis límites y no los sobrepaso”, comenta Elshamor. “Si alguien se pasa de la raya siempre tengo la opción de bloquearlo, aunque lo cierto es que en OnlyFans lo que he encontrado es mucho respeto”, abunda esta gogó residente en Salamanca.

Elshamor en la Plaza Mayor de Salamanca
Elshamor en la Plaza Mayor de Salamanca

“Podría ser tu vecina”

 

El éxito experimentado por esta plataforma es aun más sorprendente teniendo en cuenta las facilidades que hay en Internet para acceder a contenido adulto de forma absolutamente gratuita. ¿Qué razón hay para pagar por ver a una mujer desnuda o en lencería?

Sara Luengo lo tiene muy claro: “Cuando ves el típico vídeo porno la persona que está en la pantalla no tiene identidad, es una desconocida para ti. Sin embargo, OnlyFans un fuerte componente de cercanía; estás en Instagram, ves a una chica y de repente te das cuenta de que tiene canal en la plataforma. No es una persona al azar, podría ser incluso tu vecina y tienes la posibilidad de ver más de ella, incluso poder hablar, algo que si no es través de OnlyFans no podrías hacer de ninguna otra manera”.

“Les llama la atención haberme visto bailar o conocerme y tener la opción de visualizar un tipo de fotos que no subo a Instagram”, refrenda Elshamor.

El perfil: hombre entre 26 y 65 años

 

Sara confiesa que en tan solo un año solo dos suscriptores le han reconocido ser mujeres, pero precisa que en la plataforma los usuarios no suelen dar su nombre real, por lo que “es complicado establecer un perfil claro entre mis seguidores”.

Elshamor, por el contrario, lo tiene claro: “La mayoría son hombres entre 26 y 65 años”.

“Las que más me han criticado han sido las mujeres”

 

Plataformas como OnlyFans han sido duramente criticadas por ciertos sectores feministas, movimientos abolicionistas que están en clara oposición contra la pornografía y la prostitución. Sin embargo, desde otros sectores se ha llegado a considerar que estas aplicaciones empoderan a las mujeres, las cuales deciden libremente qué hacer con su cuerpo. En medio de todo eso: la precariedad y cómo este factor puede resultar un acicate, cuando no una soga en el cuello, para que muchas mujeres se decanten por esta manera de obtener ingresos rápidos.

“Nunca me he considerado feminista ni no feminista, algo neutral. En realidad, no creo que tener OnlyFans te haga menos feminista, más bien al contrario, si tanto se busca la libertad de la mujer y que esta pueda hacer lo que quiera, pues dejemos que hagan lo que quieran”, resume la empresaria Sara Luengo.

“No soy feminista porque en mi trabajo las que más me han criticado han sido las mujeres. Yo creo que una mujer es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, para eso lucha el feminismo. No creo que esté vendiendo mi cuerpo, vendo fotos, pero no me estoy dedicando a la pornografía. Mi trabajo no me hace sentir mal”, explica la gogó Elshamor.

Sara Luengo, stripper (3)
Sara Luengo, stripper (3)

“Dejaré OnlyFans, la vida tiene etapas”

 

La posibilidad de mantener OnlyFans como un trabajo de futuro difiere dependiendo de a cuál de nuestras dos protagonistas se les pregunte. Mientras que Sara Luengo lo considera una extensión de su trabajo habitual, Elshamor piensa que es una etapa que antes o después tocará a su fin.

“Mi relación con OnlyFans ha sido tremendamente positiva, seguiré con ello porque forma parte de mi trabajo de siempre”, explica esta organizadora de despedidas de soltero.

“Gracias a la plataforma pago mi piso y mis estudios, de no ser por esto me tendría que haber vuelto a la casa de mis padres con 31 años; sin embargo, no creo que trabaje en la noche toda mi vida, son etapas que tendrán que acabarse. Si jamás me hubiera dedicado a ser gogó y hacer despedidas nunca me habría creado el canal, pero como no enseño nada que no hubiera enseñado antes pues es lo mismo. Si hubiera tenido un buen trabajo con un buen sueldo no me habría hecho falta”, detalla la futura esteticista.

¿Qué le dirías a alguien joven que se está planteando crearse un OnlyFans?

 

Sara Luengo: “Lo primero que lo tenga claro, que lo haga de forma legal y que no se esconda, porque esto al final sale a la luz”.

Elshamor: “Si tiene la posibilidad de ganarse la vida con un trabajo en condiciones, que no digo que OnlyFans no lo sea, que lo haga. Si puede trabajar de lo que ha estudiado que tire por ahí, porque subir fotos es dinero fácil y una niña de 18 o 19 años puede perderse con facilidad si no tiene las cosas claras. Y solo hay una cosa clara: cuanto más enseñas, más ganas”.

Elshamor
Elshamor

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído