Si el coche se raya en el túnel de lavado, ¿quién paga el arreglo, la empresa o el propietario?

En principio es la empresa quien debería correr con los gastos, así avala al cliente el artículo 147 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios

7 Comentarios

Autolavado. Foto EP
Autolavado. Foto EP

La pregunta de quién pagará el destrozo que los cepillos del túnel del lavado pueden llegar a dejar en nuestro coche es bastante frecuente, y el motivo por el que muchos conductores deciden no lavar su coche en estos lugares.

Lo cierto es que, si los cepillos están en buen estado, el coche no debería de sufrir ningún daño, no obstante, en caso contrario hay un artículo de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios que respalda al cliente. Específicamente se trata del artículo 147 donde según expone el medio ‘Centímetros Cúbicos’: “Los prestadores de servicios son los responsables de los daños y perjuicios causados a los consumidores”.

De esta manera, si los rodillos giratorios o los cepillos causan rayones en la pintura del coche, serán los propietarios del autolavado quienes estén obligados a correr con el pago de los desperfectos. Aun así, hay que estar atentos porque en algunos lugares de lavado existen carteles informativos donde se advierte de posibles daños. Y aunque en principio esto no exime de responsabilidad a la empresa que debería hacerse cargos de los daños producidos, sí puede traernos algún que otro quebradero de cabeza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído