El ‘síndrome del gato paracaidista’: un fenómeno que se está haciendo viral entre los felinos

Principalmente afecta a los mininos que viven en pisos, no tanto a los gatos que están en contacto con la libertad diariamente

Gato acechando una ventana | Fotografía EP
Gato acechando una ventana | Fotografía EP

¿El mundo de las mascotas ha sufrido una revolución o somos nosotros quienes las estamos revolucionando sin ser conscientes? Es importante formularse esta pregunta para conocer el por qué del ‘síndrome del gato paracaidista’.

Si tienes una mascota, y concretamente esta es un felino, presta atención porque delante de tus narices tienes un problema que solucionar y que seguramente sin ser consciente de ello hayas pasado por alto.

Antes de plantearse tener una mascota deberíamos tener en cuenta si la vamos a tener encerrada como una princesa en un castillo, o si por el contrario no la vamos a privar de su instinto salvaje, porque aunque las mascotas sean animales domésticos que se adaptarán sin ningún problema a nuestra vida, en el fondo tienen un corazón salvaje: han nacido para no ser privados de su libertad. Algo que a menudo impedimos los humanos. Por eso, desgraciadamente, nacen síndromes como este.

El ‘síndrome del gato paracaidista’ se acentúa en los gatos que viven encerrados en un piso las 24 horas de los 365 días del año. Su instinto salvaje les hace depredadores por naturaleza, aunque no conozcan la vida más allá de esas cuatro paredes que lo mantienen encerrado. Esto hace que a menudo se lancen a cazar una paloma o una mariposa que revolotea por encima de la barandilla del balcón o la repisa de la ventana, y se lancen a por ella sin ser conscientes de que debajo tan solo hay aire. Esto puede provocar un grave accidente para nuestro felino que puede acabar fácilmente en la clínica veterinaria, siempre y cuando no sea peor lo que haya que lamentar.

Para evitar este trágico final podemos hacer varias cosas. Por un lado, deberíamos extremar las precauciones en los puntos de luz, es decir, en las ventanas. Lo recomendable es poner contraventanas, mosquiteras o simplemente una malla que evite que nuestro gato pueda precipitarse. Otra de las cosas más comunes es sacar a nuestros gatos a la calle para que tengan contacto con la naturaleza, para que puedan poner en practica sus instintos y así logren ser un poco más conscientes de que lanzarse desde una altura tiene consecuencias.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído